Me encanta el Salmo 23. Necesitamos tanto el corazón como la cabeza. Los sentimientos importan y...