No renuncies a tus amigos

Publicado por

Precio: GRATIS

Enlaces a recursos

Comienza

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

No renuncies a tus amigos

Si has asistido a una boda cristiana, es probable que hayas escuchado la lectura de 1 Corintios 13 como parte de la ceremonia.

El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido; no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”. (vv. 4-7)

¡Qué hermosa descripción del amor! Pero, ¿has notado alguna vez que esta definición está escrita desde una perspectiva eterna? Porque ahora vemos por un espejo, veladamente, pero entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido”. (v. 12)

Hoy quiero destacar algunas cosas que la eternidad puede enseñarnos sobre la naturaleza del amor verdadero. Por la gracia de Dios y con la ayuda del Espíritu Santo, podemos aplicar este tipo de amor eterno a cualquier relación, pero hoy quiero centrarme particularmente en nuestras amistades.

  1. La eternidad nos enseña que el amor no se rinde antes de que el trabajo esté terminado.
    Esto sonará duro, pero creo que muchos cristianos renunciamos a nuestros amigos. Prometemos perseverar a través de las dificultades, pero cuando enfrentamos momentos desalentadores y dolorosos, nos decimos a nosotros mismos que la relación ha terminado o que nunca fue lo que pensamos que era en primer lugar, y estamos en camino de salir. No puedes leer la historia de redención de la Biblia, desde su origen hasta el destino de redención y no estar profundamente impresionado por la paciencia y perseverancia de Dios. Dios nunca se rinde. No se rendirá hasta que se restaure todo lo que se ha roto.
  2. La eternidad nos enseña que el amor está dispuesto a sufrir.
    Sé honesto/a: sientes la tentación de dejar a tus amigos porque no te gusta sufrir. Ahora, no me malinterpretes. Estar dispuesto a sufrir no significa que debas permitir que una persona abusiva continúe abusando de ti o que una persona egoísta continúe haciendo demandas irrazonables. El verdadero amor “sufre” quiere decir que te confronto honestamente sobre los momentos cuando me has hecho daño, pero lo hago con un espíritu de paciencia y gracia. Significa que aunque sé que necesitas cambiar, no retengo mi amor. Recuerda que Dios allanó el camino hacia la eternidad al sacrificar voluntariamente a su único Hijo. Si Dios no hubiera estado dispuesto a sufrir, no hubiese habido esperanza para nosotros en esta vida, ¡y mucho menos en la venidera! Diez millones de años después de la eternidad, seguiremos alabando a Dios por su disposición a sufrir por nuestro bien eterno.
  3. La eternidad nos enseña que el verdadero amor siempre perdona.
    El perdón es una de las principales cualidades del carácter del amor verdadero. El amor real no ama solo en aquellos momentos en que la otra parte se lo merece. El amor verdadero continúa amando cuando no tiene el deseo o la capacidad de corresponder. Una economía del amor donde “si te lo ganas y lo obtendrás” matará cualquier amistad. No habría esperanza brillante de la eternidad si Dios no estuviera dispuesto a perdonar una y otra vez.

¿Podría ser que estás saboteando tus relaciones con amigos y ni siquiera lo sabes? ¿Será que lo que necesita tu vida social es una nueva y saludable dosis de eternidad?

Busca la ayuda de tu Padre celestial. Él te ama, sufrió por ti, te ha perdonado y no te abandonará hasta que seas como él y estés con él para siempre. 

PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR

1. Lee 1 Corintios 13. ¿Con qué aspecto de esta definición de amor tienes más dificultades en tus amistades?

2. ¿Hay algún amigo que al cual estés a punto de renunciar? ¿Por qué estás dispuesto a rendirte? ¿Has considerado esta relación a la luz de la eternidad?

3. ¿Has sufrido recientemente por una amistad? ¿Cómo ha producido ese sufrimiento un crecimiento santificador en ti?

4. ¿Estás operando con una economía de “si te lo gana y lo obtendrás” con alguno de tus amigos? ¿Lo están contigo? ¿Cómo te afecta?

5. ¿Cómo puedes encarnar el amor de Cristo con un amigo que aún no conoce al Señor? Sé específico y práctico.

 

Traducido y publicado con permiso de Paul Tripp Ministries.

Estamos terminando de configurar la nueva página de LOGOI, los cursos y algunos recursos todavía no están disponibles para comprar, apreciamos su paciencia.