Estoy agradecido por el camino a Emaús

Publicado por LOGOI

Precio: GRATIS

Enlaces a recursos

Comienza

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Estoy agradecido por el camino a Emaús

¿Por qué estás agradecido este año?

Yo me siento agradecido todos los días por la Biblia, pero particularmente este año y este [mes] de Acción de Gracias, tengo un agradecimiento renovado y profundo por el don de la Palabra de Dios.

¿Has estudiado alguna vez Lucas 24, la historia de dos seguidores de Jesús en el camino a Emaús? En esa caminata de siete millas, Jesús explicó de qué se trata la Biblia: de él mismo.

Entonces Jesús les dijo: ¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! ¿No era necesario que el Cristo padeciera todas estas cosas y entrara en su gloria? Y comenzando por Moisés y continuando con todos los profetas, les explicó lo referente a Él en todas las Escrituras. (Lucas 24: 25-27, LBLA)

La Biblia no es:

  • Una historia de cómo se desarrolló la religión
  • Un compendio de pensamiento religioso sagrado
  • Un libro de ideas moralistas para ayudarnos a vivir mejor nuestras vidas
  • Una enciclopedia de teología para personas que quieren asegurarse de creer las cosas correctas
  • Un catálogo de historias sobre personas nobles que tomaron las decisiones correctas
  • Un libro de reglas sobre cómo ser lo suficientemente bueno para que Dios nos acepte para la vida eterna

Aunque contiene historias como el camino a Emaús, la Biblia no es una colección de cuentos religiosos. Es una historia de principio a fin con las notas explicativas de Dios.

Es la historia más asombrosa y radical, que disipa el miedo y da esperanza más que cualquier lectura. Es una historia increíblemente honesta y tremendamente esperanzadora al mismo tiempo.

La trama de las Escrituras te hará comprender cosas que nunca antes habías entendido y ver cosas a las que habrías estado ciego. Esta historia aborda tus preguntas más profundas y tus miedos más aterradores. Tiene un comienzo impactante, un dilema horrible, una solución inesperada y un final glorioso. Es la historia de las historias, la única narrativa que todo ser humano necesita escuchar y comprender.

La historia de la Biblia es una historia de vida y muerte. El hedor de la muerte y la fragancia de la vida están en cada página. Puede hacerte llorar y celebrar. Puede producir más tristeza, y la alegría más profunda imaginabas podrías experimentar.

¿Lees las Escrituras como una historia? ¿Te cautiva su trama? ¿Estás enganchado con cada palabra que pronunció el personaje principal, Cristo? ¿Estás maravillada por su autor?

La Biblia es la historia de Cristo, quien vino a la tierra para vencer el pecado y la muerte y para restaurar una relación perfecta y eterna con las criaturas que creó a su semejanza.

¡Esa es una razón para estar agradecido este Día de Acción de Gracias!

La única esperanza
la única ayuda,
el único rescate,
la única curación,
el único consuelo,
el único bálsamo,
la única redención,
la única restauración
por un mundo roto,
disfuncional
marcado por el pecado,
infectado por el mal,
moralmente caído,
oscuro y peligroso
no se encuentra en
información,
socialización,
educación,
solución política,
percepción psicológica,
o reforma personal,
pero en la voluntad
nacimiento,
justicia,
humillación,
sufrimiento,
sacrificio,
y resurrección
de un Dios-hombre Redentor.
Ninguna idea puede liberar
ningún poder puede salvar,
ninguna institución puede canjear,
restaurar,
resucitar,
o recrear
lo que el pecado ha destruido.
Entonces un Hijo tenía que venir.
Hijo de Dios.
Hijo del hombre.
El creador vino a recrear.
El Salvador vino a ser el sacrificio.
El bendito vino a sufrir,
y en el sufrimiento
para bendecir al mundo con esperanza,
ayuda,
rescate,
curación,
consuelo,
bálsamo,
redención,
y restauración.
El costo de todo fue su vida.
Fue su misión de nacimiento,
su victoria en la resurrección.
La historia marchó hacia su venida;
no había otra manera.

Dios los bendiga,

Paul David Tripp

PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR

1. ¿Te caracterizarían las personas que viven más cerca de ti como una persona quejosa o una persona agradecida?

2. ¿Cuándo fue la última vez que te sentaste a contar específicamente tus bendiciones? ¿Qué tal hacerlo el Día de  Acción de Gracias y animar a los que están contigo a hacer lo mismo?

3. ¿Qué historia, ya sea un libro, una serie de televisión o una película, ha cautivado tu atención y asombro recientemente? ¿Qué tiene de fascinante esta narrativa? Considera cómo las Escrituras tienen todos los elementos del drama… ¡y mucho más!

4. ¿Con qué frecuencia le cuentas a los demás sobre la última historia (ya sea de ficción o de actualidad) que estás viendo o siguiendo? ¿Hablas de la narrativa de la redención con tanta frecuencia o con tanta emoción?

5. ¿Cómo puedes leer la Palabra de Dios más como una historia? ¿Cómo profundizará esto tu entusiasmo por el estudio de la Biblia? ¿Cómo puedes reducir tu tendencia al legalismo?

Traducido y publicado con permiso de Paul Tripp Ministries.