Agradecidos por el perdón

Publicado por Key Life Network

Precio: GRATIS

Enlaces a recursos

Comienza

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Agradecidos por el perdón

xx

Un devocional de Steve Brown, de Key Life Network

El perdón es una prioridad para Jesús. El perdón no fue una mera coincidencia en la enseñanza de Cristo. Era central y se repetía a menudo. Necesitamos desesperadamente el perdón. Lo conseguimos y estamos llamados a darlo.

Recordarás cuando Pedro (el discípulo de Jesús) estaba frustrado. Evidentemente, tenía un amigo que necesitaba con frecuencia que lo perdonaran. Pedro quería tener algunos límites y le preguntó a Jesús con qué frecuencia tenía que perdonar a este hombre. Pedro dijo que ya lo había perdonado siete veces y eso parecía suficiente. Jesús asombró a Pedro al decir: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete [es decir, perdón sin límite]” (Mateo 18:22).

Jesús le contó a Pedro una historia que es tanto instructiva como radical. Se trata de un sirviente que le debía mucho dinero a su amo. Justo antes de que el sirviente fuera enviado a la cárcel y su familia vendida como esclava, el sirviente se arrodilló ante su amo y suplicó misericordia. El amo perdonó la deuda.

Luego, en una muestra asombrosa de arrogancia, el hombre, quien acababa de ser perdonado de una deuda importante, se negó a perdonar una deuda pequeña a otro siervo y, no solo eso, lo metió en la cárcel. Cuando el amo se enteró, se molestó, llamó al sirviente que no perdonaba y le dijo: “Siervo malvado, te perdoné toda aquella deuda porque me suplicaste. ¿No deberías tú también haberte compadecido de tu consiervo, así como yo me compadecí de ti? (Mateo 18:32-33). Entonces el amo arrojó su triste trasero a la cárcel.

Jesús dijo: “Así también mi Padre celestial hará con vosotros, si no perdonáis de corazón cada uno a su hermano.” (v. 35).

Jesús incluyó “perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores” en la oración que enseñó a sus discípulos (Mateo 6:12). Dijo que antes de ofrecer un sacrificio en adoración debemos dejarlo en el altar y perdonar mucho para restaurar cualquier relación rota (Mateo 5:23-24). Hizo promesas increíbles sobre el poder de la oración y luego añadió una condición al decir: “Y cuando estéis orando, perdonad si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone vuestras transgresiones.” (Marcos 11:25).

Podría continuar.

¿Por qué supones que Jesús enfatizó el perdón? ¿Porque quería que fuéramos “amables”? ¿Porque no le importaba la justicia? ¿Porque era ingenuo sobre la maldad humana y lo que nos hacemos unos a otros? ¿Porque el “dulce Jesús, tierno y manso” simplemente no captaba el horror de la injusticia?

Debes estar bromeando.

El perdón fue el punto central de la enseñanza de Cristo porque sabía que, sin un perdón genuino, profundo y “hasta los huesos”, no hay libertad, ni verdadera alegría, ni paz, ni liberación del dolor y de la “raíz de amargura” que destruye naciones, familias e individuos. Comprendió que la clave de todo lo importante en la vida es el perdón.

Necesitamos desesperadamente el perdón. Lo conseguimos y estamos llamados a darlo.

Muchos cristianos tienen la falsa creencia de que perdonar es fácil. Uno simplemente dice: “Te perdono” y luego sigue hablando de la vida. Cualquiera que piense eso nunca se ha esforzado mucho en perdonar a alguien algo más grande que una pequeña indiscreción durante la cena. El perdón real es difícil de hacer. De hecho, es casi imposible.

Bueno. Si es tan difícil y Jesús dijo que debería hacerlo, ¿cómo lo hago?

¡Pensé que nunca preguntarías!

La única forma de perdonar es saber cuánto te han perdonado. No puedes perdonar hasta que hayas sido perdonado y entonces solo puedes perdonar en la medida en que hayas sido perdonado.

Pablo dijo en Efesios 4:31-32: “Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo”.

“Como Dios os perdonó en Cristo.”

¿Quieres un subidón barato? Ve y perdona a alguien que te haya hecho algo malo. Ve a perdonar a alguien que lo necesite. Es mejor que usar drogas.

Hora de reflexionar

Lee Mateo 6:14-15, Colosenses 3:12-15 y Romanos 8:1, 31-39

El perdón es difícil… y es un proceso. Pero ayuda recordar cuánto te ha perdonado Dios. Entonces es más fácil dar la vuelta y ofrecer perdón y amor a aquellos que están tan desesperados como tú. Sin ese reconocimiento, es imposible. La gracia siempre fluye cuesta abajo.