La armadura que vence el diablo

Publicado por LOGOI

Precio: GRATIS

Enlaces a recursos

Comienza

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

La armadura que vence el diablo

Bosquejo por Les Thompson

Hoy existen muchas recetas para luchar contra Satanás y sus demonios. La mayoría de ellas carece de base bíblica; son meramente opiniones de hombres. Por tanto, necesitamos aprender a rechazar todo aquello que es extraño a la Palabra de Dios y seguir fielmente lo que la Biblia nos enseña. Por ejemplo, la armadura de Dios —que expone el apóstol Pablo en su carta a los Efesios— no solo nos muestra las diversas maneras de usar los recursos que Dios nos da para defendernos del enemigo, sino también nos indica las variadas formas en que este nos ataca. Hagamos pues un repaso bíblico y aprendamos a emplear las armas que Dios nos da para vencer al enemigo con efectividad. Efesios 6:10-18:

10Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.
11Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las
asechanzas del diablo.
12Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
13Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
14Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,
15y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.
16Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.
17Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
18orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.

La importancia de esta lección se palpa con claridad en la historia puritana. Durante la era de los puritanos, en 1655, un pastor le dio a la congregación lo que llamó “Un muy pequeño regalo”. Era un libro de 1,472 páginas con 261 capítulos, al que tituló: La Armadura Completa del Cristiano. Un gesto parecido tuvo Martin L. Jones, un pastor inglés de nuestro siglo (ya con el Señor) que escribió dos tomos —736 páginas, 21 capítulos— titulados: La Guerra del Cristiano y El Soldado Cristiano. Allí describe los asaltos más sutiles que como humanos sufrimos. Trata esos ataques bajo dos temas: Contra la mente del cristiano y en la experiencia del cristiano

Pablo escribe desde una cárcel romana —el apóstol, atado a un soldado, al parecer encuentra la ilustración pertinente.

Trata acerca de la armadura que nos sirve de protección

El apóstol presenta seis piezas de la armadura: (1) El cinturón, (2) la coraza, (3) el calzado, (4) el escudo, (5) el yelmo (casco) y (6) la espada. Con ellas ilustra las cosas que Dios nos da para nuestra protección.

I. El cinturón de la verdad
Es la vestimenta básica del creyente, como lo afirma el pasaje bíblico: “Ceñid vuestra cintura con la verdad”. Esa verdad es lo que caracteriza al hijo de Dios. Lo opuesto —la mentira y el engaño—, caracteriza al hombre del mundo (véanse Efesios 4:15, 25; 5:6, 9).

  1. El cinturón Este accesorio era hecho de cuero, era ancho y servía para sostener la túnica y la ropa interior de modo que no impidieran el movimiento del soldado. “Ceñirse el cinto” hasta el día de hoy implica estar listo para enfrentarse al enemigo.
  2. El cinturón del creyente se llama “la verdad” ¿A qué se refiere esto?

Algunos comentaristas dicen que se refiere a la Biblia, ya que ella es la verdad escrita por parte de Dios. Es cierto que la Biblia: ..revela la mentira del diablo ..revela la verdad bíblica que nos libera del error Por tanto, con Pablo apelamos al “poder de la palabra”.

Otros comentaristas afirman que se refiere a nuestra integridad como hijos de Dios. Somos llamados a ser personas que hablamos la verdad y nos alejamos de la mentira.

Ilustración
Un empresario que conocí en la República Dominicana me contó que antes de convertirse al Señor trabajaba en la aduana. Por lo que, por dejar pasar objetos de contrabando, pedía dinero. Así vivía en la mentira y la avaricia. Pero ya como cristiano tuvo que aprender a ser un oficial íntegro, que obra con la verdad.

Lo importante que es la integridad en la vida de un creyente: Qué feo es ser hallado en la mentira y el engaño. Es por falta de la verdad que muchos caen en manos de Satanás. Qué hermoso es poder confiar en la Palabra de un creyente que muestra que es verdaderamente un hijo de Dios.

La integridad se pide en lo íntimo del ser, ya que no es algo artificial. Salmo 51:6: He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.

EL CRISTIANO CUYO CINTURÓN ES LA MENTIRA NO PUEDE VENCER AL DIABLO

II. La coraza de la justicia

A. Opiniones de eruditos

  1. Algunos comentan que la coraza no protegía la espalda del soldado. Darle la espalda al enemigo era exponerse a toda clase de peligro. Había que hacerle frente.
    Ilustración
    Observemos El Progreso Del Peregrino (Juan Bunyan, 1628-1688, puritano del siglo 17) Cristiano llega al Valle de la Humillación. Ve que por el camino viene APOLIÓN. Cristiano se llena de temor. ¿Qué hacer? ¿Correr y darle la espalda? No, puesto que la espalda no era cubierta porarmadura alguna. Correr significaría darle ventaja a APOLIÓN. Por lo tanto, determina pararse firme en el camino y darle batalla, así vence al diablo.
  2. Otros comentaristas insisten en que la coraza protegía todos los órganos vitales del cuerpo, en especial, al corazón. Por tanto, la referencia en este punto es acerca de la manera en que protegemos nuestra santificación, el modo en que vivimos piadosamente ante Dios, protegiendo el corazón de toda impureza.

1 Tesalonicenses 5:8 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.

Isaías 59:17 Pues de justicia se vistió como de una coraza, con yelmo de salvación en su cabeza; tomó ropas de venganza por vestidura, y se cubrió de celo como de manto.

B. Es la JUSTICIA lo que está en juego

  1. Tiene que ver con la justificación, con el pecador que por iniciativa de Dios es justificado declarado sin pecado por los méritos de Jesucristo (véase Romanos 8:1). Romanos 8:33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.
  2. Tiene que ver con nuestra conducta. Habla de las “ARMAS DE JUSTICIA”, es decir, nuestra conducta que brota de un carácter transformado por la gracia de Jesucristo. 2 Corintios 6:7 “En palabra de verdad, en poder de Dios, con armas de justicia a diestra y a siniestra”.
  3. Tiene que ver con una vida piadosa ante Dios y el mundo. Tito 2:12 “Enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente”.

El creyente cuya coraza está agrietada por una conducta marcada por la injusticia no vence al diablo.

III. Calzaos los pies con el apresto del evangelio de la paz
Las sandalias que usaban los soldados en la legión romana eran hechas de suelas gruesas y con púas, para no resbalar, de modo que se pararan firmes al atacar al enemigo. Además, las ataban a las anclas con unas tiras decorativas de cuero.

  1. Así se ha traducido este texto: “Que el calzado de tus pies sea el evangelio de la paz, para así estar firme [sin peligro de resbalar]”. Esto requiere que estemos en paz con Dios. A su vez, implica que si estamos en paz con Dios estaremos en guerra con Satanás. Es imposible complacer a los dos. También implica que estamos a la orden, listos para cumplir con precisión y destreza los mandatos de nuestro Capitán.
  2. Otra traducción
    Que tus pies estén calzados, listos para llevaros a anunciar las Buenas Nuevas de paz”. No se trata de un calzado lleno de lodo, es decir, contaminados con los locos fanatismos de nuestros días. Se trata del creyente que está listo en todo momento para hacerle batalla al enemigo. Aquel que camina ligero y vive, cual soldado, de forma disciplinada. El que sabe que lo importante es la fidelidad a su Capitán, para poder llevar a los necesitados el anuncio claro del amor de Dios. El mismo que procede con gozo a proclamarles a todos las buenas nuevas de salvación.

Ilustración
Unos años atrás, estando en Guatemala, fui a visitar una tribu. Me tocó predicarles. Escogí Isaías 52:7: ¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: ¡Tu Dios reina!

Les dije: “Miren sus pies” (había notado que muchos estaban descalzos). Apenados, enseguida comenzaron a esconderlos. “No los escondan”, les dije, “Cristo dice que son hermosos”. Esos pies tenían la piel dura, llena de callos, pero eran unos pies hermosos, mensajeros de paz. Aquellos indígenas acababan de completar su primer año de estudios en FLET. Llenos del amor de Jesucristo, habían salido por todas esas montañas fundando unas 15 misiones. Eran pies hermosos, listos para anunciar las Buenas Nuevas de Jesucristo.

¿Cómo son tus pies? ¿Serán considerados hermosos por Jesucristo?

EL QUE NO CALZA LA DISPOSICIÓN A SERVIR ES DERROTADO POR EL DIABLO

IV. El escudo de la fe
Efesios 6:16 “Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos encendidos del maligno”. El tamaño de un escudo normal era de 1.2 x 0.75 metros. Cubría casi todo el cuerpo. Se hacían de dos paneles de madera, pegados con cola y cubiertos con un lienzo, sobre el cual se colocaba un cuero. Dos barras de acero proveían el maniquete.

En los tiempos de Pablo se usaban para esquivar los misiles lanzados, cubiertos de chapapote encendido. Imagínense si le pegaban a alguien.

¿Qué aplicación tiene esto?

  1. Los dardos encendidos
    Representan las acusaciones del diablo por nuestras fallas y caídas para hacernos perder nuestra esperanza. Pablo habla de aquello que nos desanima como creyentes:…Tribulaciones …Angustias …Persecución …Hambre …Aquello que afecta negativamente el ánimo del creyente …Sentido de culpabilidad, lo que me hace dudar de mi fe. …Lascivia, sembrando todo pensamiento sexual, pasional …Malicia, llevándome a despreciar a mis hermanos ..Rencor, haciéndome pensar que soy una víctima …Temor, llenando mi corazón de desconfianza.
  2. ¿Por qué el ESCUDO de la FE?
    La fe es lo que nos aferra a las promesas de Dios.
    En Génesis 15 tenemos el ejemplo de Abraham. Dios le prometió un hijo. Abraham pregunta: ¿Dónde está? …Todo parece ir en contra de él …Lot, por avaricia, se aprovecha de él y se separa …La guerra con los reyes del valle es otra prueba de su fe …Luego, por fe, rehúsa ser enriquecido por los hombres.

Algo sobre el aspecto del casco del soldado

Como que protege la cabeza y el cerebro, es la parte más importante de toda la armadura, ya que la mente controla todo el cuerpo …Se fabricaba con acero o bronce …Su interior era forrado con felpa o esponjas …Sólo con un hacha se podía quebrar …Se decoraba dinámicamente ? con plumas o símbolos. Pablo nos dice en Romanos 12:1 y 2: Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestras mentes, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Si hemos de triunfar contra el diablo, nuestras mentes tienen que ser puras, no contaminadas.

La seguridad de nuestra futura y eterna salvación

  1. Vemos otro énfasis en 1 Tesalonicenses 5:8 “Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo”.
    Como aquellos que hemos puesto nuestra fe en Cristo, tenemos que recordar que nuestra salvación no depende de nosotros (estábamos muertos en delitos y pecados, no podíamos hacer nada para salvarnos). Fue Cristo el que tomó nuestra pena y sufrió en nuestro lugar. La salvación mía y tuya depende de la fidelidad de él, en que cumplirá su promesa y en que en base a esa muerte sagrada, Dios nos dará entrada al cielo.
  2. Somos HIJOS DE DIOS ¡Qué seguridad! Con el Yelmo de mi Salvación protegiendo mi cabeza, puedo levantar mi vista y vivir confiado de la eternidad. Con Pablo en Romanos 8:38-39, puedo gritar: “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.

A pesar de las circunstancias, Abraham sigue confiando en Dios, porque “Está viviendo para una ciudad eterna, cuyos fundamentos son puestos por Dios”.

¡Hay veces que tenemos que salir con las cosas de Dios y contar las estrellas por fe, como lo hizo Abraham¡ A su tiempo, Dios contestará.

¡UN ESCUDO DESCUIDADO PERMITE QUE LOS DARDOS DEL ENEMIGO NOS DERROTEN!

V. El caso del soldado
Efesios 6:17 “Y tomad el yelmo de la salvación”. El apóstol habla ahora de protección para la cabeza. Pareciera que pide prestada la idea a Isaías (59:17): “Pues de justicia se vistió como de una coraza, con yelmo de salvación en su cabeza; tomó ropas de venganza por vestidura, y se cubrió de celo como de manto”. Isaías, sin embargo, describe a Dios armándose para vengarse de sus enemigos. Pablo, a su vez, se da cuenta que igualmente nosotros tenemos que protegernos en nuestra lucha contra el diablo.

UN CASCO DAÑADO POR UNA MENTE ENTREGADA A CONCEPTOS MUNDANOS NO VENCE

VI. La espada del espíritu
Características de la espada. Este armamento romano se inspira en la espada corta hispana. Tenía una hoja de 50 a 55 cm. de largo por 6,25 a 7,5 cm. de ancho. Tenía la forma de cintura de avispa, es decir, un estrechamiento hacia la mitad de la hoja y la punta alargada. Las hojas eran de dos filos. Y en manos de un soldado eran mortíferas. Cumplía dos funciones: 1) ofensiva, para atacar; y 2) para defenderse.

Nos hace recordar Hebreos 4:12: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”.

Pablo nos explica el sentido que desea que captemos:

  1. Es “la espada del Espíritu”
    La manera en que muchos hoy pelean la “batalla espiritual” nos da a entender que creen que la espada es un instrumento que Dios ha puesto en nuestras manos para que hagamos la guerra contra el diablo y sus demonios. Está claro —por lo que dice el apóstol—, que quien maneja la espada no soy yo, es el Espíritu Santo.¡Qué diferente es su uso! Puesto que Él es Dios y es todopoderoso, y no tiene por qué afanarse ni preocuparse. Cuando veo acercarse a Apolión, enseguida me dirijo al Espíritu Santo y le pido que sea él quien luche por mí. Así no hay posibilidad de fracaso.
  2. Y explica que la espada que usa el Espíritu es “la palabra de Dios”
    No se trata de encantamientos ni de esfuerzos peculiares. Se trata del uso claro y perfecto de la Palabra de Dios, por dirección especial del Espíritu Santo. El mejor ejemplo que tenemos es el de Jesucristo cuando fue tentado en el desierto. “Está escrito…”, tres tentaciones, tres referencias a la Palabra de Dios. Hoy día hemos complicado la cosa tanto, con toda clase de ceremonia y esfuerzo humano.
  3. Satanás y sus demonios son vencidos únicamente por la Espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios Recordemos Génesis 1, la increíble potestad de la Palabra de Dios: Y Dios dijo… Ese decir de su palabra es invencible.

La espada no basada en la palabra de Dios es una espada sin filo e ineficaz

Conclusión
UN INGREDIENTE INDISPENSABLE “Con toda oración y súplica orad en todo tiempo en el espíritu, y así velad con toda perseverancia y súplica por todos los santos”.

No la ubica como un armamento separado, sino como el que sustenta a:
A) Todos los que ha descrito.
B) En nuestra guerra espiritual, la oración es indispensable. Al ponernos la armadura, lo hacemos en total dependencia de Dios.
C) Además, es la oración en el Espíritu, impulsada por Él, guiada por Él. Romanos 8:26-27 “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

  1. Finalmente es la oración comprensiva (en el sentido de lo que abarca). Tiene cuatro elementos universales expresados por la palabra “TODO”
    1. Hemos de orar en TODO TIEMPO, Regularmente y constantemente.
    2. Hemos de orar con TODA ORACIÓN Formas variadas.
    3. Hemos de orar con TODA PERSEVERANCIA Como buenos soldados, alertas, sin darnos por vencidos.
    4. Hemos de orar por TODOS LOS SANTOS, Hay una iglesia universal.

Acostumbramos orar por algunos con más o menos perseverancia. Pero, cambiar ALGUNOS por TODOS amplía nuestra apreciación de lo que Dios espera de nosotros.

Un médico amigo de mi papá, el Dr. Morsey, en una reunión universitaria en 1928 oyó de Haití. Comprendió sus muchos problemas y necesidades y se propuso orar diariamente por esa pequeña isla, pidiendo que Dios mandara misioneros para llevarles el evangelio. Oró por 20 años sin tener respuesta. En 1948, mi padre llegó a la iglesia donde él asistía. No sabía del Dr. Morsey ni de sus oraciones, pero ese día Morsey oyó de cómo Dios contestaba esas peticiones. Oyó de los primeros misioneros que habían ido y de la manera que Dios estaba bendiciendo en la isla necesitada.

¿Sabes tú, sé yo, el poderío que representa perseverar en la oración?

EL QUE NO APRENDE A DEPENDER DE LA ORACIÓN A DIOS EN TODOS LOS ASPECTOS DE SU VIDA, ES UN CRISTIANO FACILMENTE VENCIDO POR EL DIABLO.

Estamos terminando de configurar la nueva página de LOGOI, los cursos y algunos recursos todavía no están disponibles para comprar, apreciamos su paciencia.