Sermón 8: Noé, el hombre que construyó el arca

TEXTO: “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (Gn 6:8)

LECTURA BÍBLICA: Génesis 6:5-22

INTRODUCCIÓN: Muchos seguidores fieles de Cristo añoran ver un verdadero avivamiento espiritual. Sienten que vivimos en una época de corrupción, parecida a la que fue en los días de Noé. Oran y esperan que algo suceda.

Posiblemente se puedan aprender lecciones de la vida de Noé que sirvan de ayuda a los creyentes preocupados en este sentido.

  1. CONSIDEREMOS A NOE Y SU EPOCA
    1. Consideremos al hombre. Hay dos fuentes de información acerca de él. Una es Hebreos capítulo 11 y la otra es el Antiguo Testamento.
      1. Hebreos dice que Noé fue prevenido por Dios (He 11:7). Dios le habló y le reveló cuál era su propósito. El Señor habla de distintos modos, por la conciencia a veces acicateada por los sucesos de la vida, por palabras directas, por los buenos consejos, los sermones, y la Biblia. Noé fue movido por un santo temor. Temía a Dios. Era reverente. Caminaba con Dios y hablaba con él. Obedeció a Dios y preparó el arca siguiendo cuidadosamente las instrucciones de Dios, haciendo lo cual condenó al mundo. Su obediencia sin titubear condenó la incredulidad y la desobediencia de los que le rodeaban. Pedro dice que Noé fue un pregonero o predicador de justicia (2 P 2:5).
        (xx)
      2. El Antiguo Testamento da tres características de Noé:
        1. Era un hombre justo (Ez 14:14).
        2. Fue perfecto en su generación: esto quiere decir que era un hombre maduro y sano en sus juicios y en actos.
        3. Al igual que Enoc, también anduvo con Dios.
          (xx)
      3. Ahora consideremos la época. Era una época de mucha maldad. Génesis 6:5 dice: “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente mal.” La maldad era tanta que Dios lamentó haber hecho al ser humano (Gn 6:6). Era una época de corrupción (Gn 6:11), y la tierra estaba llena de violencia.
        (xx)
    2. CONSIDEREMOS LAS LECCIONES QUE SE HAN DE APRENDER
      1. El hombre ha de creer lo que Dios le dice. A veces, humanamente hablando, podrá parecer tonto hacer lo que Dios le manda. Podrá ser contrario a lo que todo el mundo hace o piensa, y puede demandar que abandone algunas de sus actividades habituales, su negocio, hacienda, o su ganado. No sabemos de qué vivía Noé, pero dio el primer lugar a la obra de Dios. A cada cual le llega un momento de elección. Debe escuchar y obedecer la voz de Dios o desoírla. Tiene que vivir como si la voz de Dios es importante, o como si no lo es.
        (xx)
      2. No podemos ajustar nuestras acciones según las burlas de los demás. Posiblemente para Noé esto era lo más difícil de aceptar. Las masas se mofaban y lo ridiculizaban por lo que consideraban la locura de construir el arca y construirla lejos del agua. Era un arca, no un barco, sin proa ni popa. Sí, se rieron. Y sucede cosa parecida hoy cuando procedemos en forma distinta a la manera de vivir y obrar de la mayoría.
        (xx)
      3. Noé construyó el arca a gran costo. Toda su fortuna, sus desvelos, y esfuerzos de ciento veinte años se dedicaron a la obra que Dios le había encomendado. Jesús nos mandó: “Predicad el evangelio a toda criatura.” ¡Hagámoslo, sin escatimar el costo!
        (xx)
      4. Cuesta caro ser realmente un creyente en Cristo. El mundo no comprenderá. Al creyente lo llamarán necio. Habrá burlas y momentos amargos. No olvidemos que es un privilegio sufrir por Jesús (Mt 5:11).
        (xx)
      5. La justicia es por fe, no por obras. Pablo dice que el hombre se salva por gracia por la fe, y no por obras (Ef 2:8,9). Nadie puede tener suficientes méritos propios. Necesita tener la fe que salva. Santiago dice que las obras deben venir como complemento de la fe (Stg 2:17).

CONCLUSIÓN.
En estos días en que existe tanta violencia, corrupción, e impiedad, el Señor busca personas que quieran vivir rectamente. ¡Ojalá todos los creyentes vivan vidas parecidas a Noé, quien fue un hombre tan recto y consagrado en tiempos tan terribles!

Estamos conscientes de ciertos problemas que se han presentado en nuestra nueva página de Internet.
A medida que hacemos las actualizaciones y cambios necesarios agradeceremos informarnos (clic aquí)
de las dificultades que estén teniendo. ¡Gracias por su paciencia!

Descarga gratis el libro

Regístrate para recibir el  LOGOIgrama