Sermon 2: ¿Fue muy alto el costo de la Navidad? (Mateo 2:13-23)

TEXTO: “Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate, y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo” (Mt 2:13)

LECTURA BÍBLICA: Mateo 2:13-23

ORACIÓN POR LA OFRENDA: Nuestro Dios y Padre celestial, tú eres el autor y dador de toda buena dádiva y todo don perfecto. Hoy venimos para ofrecerte las gracias de lo más profundo de nuestros corazones por tu don inefable que nos das en Cristo Jesús. Hoy queremos presentarnos a nosotros mismos en adoración agradecida y no tan sólo nuestro dinero. Bendice estas ofrendas para honor y gloria de su nombre y para la extensión de tu reino. Te lo suplicamos en el nombre glorioso de Jesús. Amén.

INTRODUCCIÓN: Una de las críticas comunes que se oyen contra la Navidad es que se gasta mucho dinero, que cuesta demasiado. ¿Cuesta demasiado la Navidad? La respuesta depende del punto de vista de cada uno. Quizá sería mejor preguntar ¿cuesta suficiente la Navidad?

Y la primera Navidad, ¿costó mucho?

Les costó a María y a José perder las comodidades del hogar durante el viaje a Belén y luego, dirigidos por el ángel, padecieron el exilio en Egipto para proteger al niño Jesús de las artimañas y la ira de Herodes.

A los padres de Belén y alrededores les costó la masacre de sus criaturas por el malvado Herodes.

A los pastores les costó descuidar sus ovejas, viajando hasta Belén para ver lo que había sucedido y que el Señor les había manifestado. La Biblia dice: “Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre” (Lc 2:16).

A los magos de oriente les costó un largo viaje y regalos de mucho precio: oro, incienso y mirra. También les costó vivir vidas cambiadas y la complicación de un viaje de regreso por un camino distinto.

A los apóstoles y a la iglesia primitiva les costó la persecución y a menudo el suplicio y una muerte atroz.

A los misioneros les ha costado sufrimientos y privaciones sin cuenta para extender las buenas nuevas predicando el evangelio de Cristo.

¿Cuánto le costó la Navidad a Dios el Padre? Le costó más que a nadie, pues al Padre le tocó dar a su único Hijo. La Biblia dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Jn 3:16).

¿Cuánto le costó la Navidad a Jesús? Le costó una vida de servicio y sacrificio, y una muerte cruel sin paralelo en la historia del mundo.

¿Cuesta mucho la Navidad? La respuesta es que sí. ¿Cuesta demasiado? Ese es otro asunto que quiero considerar ahora.

  1. LA NAVIDAD CUESTA DEMASIADO SI NO DA UNA ESPERANZA
    Las profecías del Antiguo Testamento habían señalado el advenimiento del Mesías, el gran libertador. El mundo esperó y añoró su venida durante más de cuatro mil años. La espera fue larga y el mundo estaba cansado de esperar. Fue a este mundo casi sin esperanza que los ángeles trajeron su mensaje. Fue un mensaje de esperanza.
    (xx)
    Desde aquel día los hombres no han carecido de esperanza. Aquellos que conocen al Cristo de la Navidad jamás estarán sin esperanza.
    (xx)
    Los que no tienen esperanza son aquellos que nunca oyeron de Cristo.
    (xx)
  2. LA NAVIDAD CUESTA DEMASIADO SI NO RECIBIMOS EL DON DE DIOS Y NO EXPERIMENTAMOS EL AMOR DE DIOS
    La frase más grandiosa acerca de la Navidad es: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito” (Jn 3:1-16a). “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Ro 5:8). “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” (1 Jn 4:10). Nadie puede comprender la primera Navidad mientras no experimente el amor de Dios en Cristo. Que nuestros corazones sean llenados de amor, verdadero amor, el amor de Dios en Cristo. Que también manifestemos aquel amor a otros.
    (xx)
  3. LA NAVIDAD CUESTA DEMASIADO SI NO EXPERIMENTAMOS EL PERDON DE PECADOS
    El ángel del Señor le dijo a José: “… y llamarás su nombre JESUS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mt 1:21).El ángel del Señor les dijo a los pastores: “… os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor” (Lc 2:11).
    (xx)
    Pablo dijo a los Efesios: “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Ef 1:7).
    (xx)
    W. Malcolm Fuller cuenta de un hombre que pasada la Navidad se sentó a considerar los perjuicios. Luego escribió a un amigo: “Los juguetes que compré ya están rotos; el árbol de navidad ya perdió su verdor y lo hemos arrojado afuera. Hemos comido demasiado, hemos gastado demasiado y nos hemos olvidado demasiado.”
    (xx)
    Ciertamente se olvida demasiado el verdadero significado de la Navidad si se olvida que Jesús vino a buscar y salvar a los perdidos (Lc 19:10). El propósito de la venida de Cristo al mundo fue salvar del pecado y dar perdón a los pecadores.
    (xx)
  4. LA NAVIDAD CUESTA DEMASIADO SI NO IRRADIAMOS GOZO
    El ángel del Señor dijo a los pastores: “No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo” (Lc 2:10).El gozo llenó los corazones de los hombres que oyeron el mensaje de buenas nuevas en la ladera de aquel monte. El gozo llenó los corazones de Simeón y Ana en el templo al comprender el significado de aquel niño para el mundo. El gozo llenó los corazones de los magos cuando vieron su estrella, al presentar sus regalos y retornando a sus hogares luego de adorar al Cristo de Dios.
    (xx)}
    GOZO es una palabra navideña. Que el gozo llene tu corazón en este tiempo de Navidad.
    (xx)
  5. LA NAVIDAD CUESTA DEMASIADO SI NO DIFUNDIMOS PAZ Y BUENA VOLUNTAD ENTRE LOS HOMBRES
    El ángel del Señor dijo: “Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres” (Lc 2:14).En la Navidad no cabe la amargura. La época navideña es época de paz y buena voluntad. Si hemos aceptado la buena voluntad de Dios, luego manifestaremos buena voluntad hacia Dios y hacia los hombres.
    (xx)
    La Navidad significa abandonar actitudes irrazonables y tercas. El tiempo navideño es tiempo de examinar de nuevo nuestras actitudes a la luz de la estrella de la Navidad.
    (xx)
    Para tener el verdadero espíritu de la Navidad debemos gozar de paz con todos los hombres.
    (xx)
  6. LA NAVIDAD CUESTA DEMASIADO SI NO PROCLAMAMOS LAS BUENAS NUEVAS
    ¿Qué son las buenas noticias de la Navidad? “Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor” (Lc 2:11).El mayor privilegio que nos puede tocar a cualquiera de nosotros es el de compartir nuestro conocimiento del Señor con aquellos que no le conocen. Esto lo podemos hacer por nuestros esfuerzos de evangelizar, de ganar almas, y puede también hacerse por los grandes y extendidos programas misioneros.
    (xx)
    Podemos vincular nuestras vidas con los eternos planes y propósitos de Dios proclamando las buenas nuevas. Demos significado a esta Navidad compartiendo el evangelio.
    (xx)
  7. LA NAVIDAD CUESTA DEMASIADO SI NO PONEMOS FE
    La fe es una palabra para Navidad. La fe de Dios en el hombre se revela por el don de su Hijo Jesucristo. ¿Puede alguien dudar jamás que Dios ama al pecador? Dios ha provisto el objeto para la fe del hombre.La maravillosa provisión divina exige una respuesta de parte del ser humano. Barre con tus dudas y preguntas, respondiendo con fe en el Señor Jesús.

CONCLUSIÓN:
La Navidad no cuesta demasiado si respondemos al Señor. Dios nos ama inmensamente y quiere venir y morar con nosotros. ¡El puede hacer esto a través del Cristo de la Navidad!

Descarga gratis el libro

Regístrate para recibir el  LOGOIgrama