Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Uno que nació para morir

TEXTO: “Dos días después era la pascua, y la fiesta de los panes sin levadura; y buscaban los principales sacerdotes y los escribas cómo prenderlo por engaño y matarle” (Mr 14:1).

LECTURA BÍBLICA: Marcos 14

INTRODUCCIÓN: El papel principal que debía cumplir el Mesías-Siervo era el de sufrir por la humanidad. Esta parte de las Sagradas Escrituras está pletórica de comentarios acerca de su muerte que se avecinaba, todo dicho en un tono sereno y mesurado.

  1. LA AMENAZA DE SU MUERTE
    1. Era el tiempo de una fiesta sagrada (vv 1,2). La fiesta que celebraban los judíos era un memorial de la ocasión en que el ángel de la muerte enviado por Dios pasó sobre las casas de los israelitas en Egipto. El ángel de la muerte pasó sobre cada casa que llevaba la sangre del cordero en la puerta sin tocarla. El ambiente estaba cargado del recuerdo de la muerte.
    2. Una muerte por engallo. En este momento dramático del año religioso judío, los líderes llenos de crueldad buscaban prender a Jesús por engaño y matarle. Y Jesús lo sabía.
    3. El temor del pueblo. Es una ironía y una hipocresía de parte de estos engalladores, el hecho de que temían a la gente pero no a Dios. Respetaban el día de fiesta, pero no respetaban al Hijo de Dios.
      (xx)
  2. UNGIDO PARA SU MUERTE
    1. En la casa de Simón (vv 3-9). Jesús y sus discípulos se hallaban comiendo en casa de un conocido. Inesperadamente vino una mujer y ungió la cabeza de Jesús con un perfume de nardo de mucho precio.
    2. Discípulos incomprensivos. Los discípulos pensaron que aquello era un derroche. Calcularon el costo y se quejaron de la mujer.
    3. El propósito aclarado. Jesús inmediatamente salió en defensa de la mujer y su acción. Explicó él: “Esta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura.” Los discípulos no pudieron apreciar el hecho en aquel momento, pero el Señor lo vio como parte de la preparación de su sacrificio como Cordero de Dios.
      (xx)
  3. UN TRAIDOR LE ENTREGA A LA MUERTE
    1. Judás se confabuló con los enemigos (vv 10,11). Marcos describe la traición en forma muy directa. Sentía un odio contra Jesús que le llevó a reunirse con los principales sacerdotes, quienes quedan prender a Jesús por engaño.
    2. La traición de Judas. El propósito de Judas era aprovechar la confianza que Jesús le tenía como un arma contra él. Encontró a los enemigos prontos a acompañarle en su plan malvado.
    3. El propósito de Judas. Se ve que la fuerza motriz en la vida de Judas era el dinero. Cuando le prometieron dinero, planeó la manera más conveniente para entregar a Jesús.
      (xx)
  4. LOS SÍMBOLOS DE SU MUERTE
    1. La muerte del cordero pascual (w 12-25). La muerte del cordero pascual llenaba las mentes del Señor y los discípulos mientras planeaban la cena en el gran salón en el primer piso. Durante esta comida Jesús reveló que uno de ellos le traicionaría. Esta traición le llevaría a la muerte.
    2. Su cuerpo roto. En cierto momento de la comida, Jesús tomó pan y lo bendijo y lo partió. Les invitó a comerlo con las memorables palabras: “Esto es mi cuerpo.” Como se partió el pan, así sería quebrantado su cuerpo.
    3. La sangre del nuevo pacto. Tomó la copa de “fruto de la vid”, dio gracias, y se la dio, diciendo: “Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada.” Así representó su muerte con el pan partido y el contenido de la copa.
      (xx)
  5. LA ORACIÓN ANTES DE SU MUERTE
    1. Triste hasta la muerte (w 26-42). Jesús condujo a tres de sus discípulos al huerto de Getsemaní para un tiempo de oración. La mente de Jesús estaba ocupada con el hecho de su muerte. Todo el dolor de la naturaleza humana se reveló en la declaración a los suyos: “Mi alma está muy triste, hasta la muerte.” En Getsemaní, sintió la carga pesada que resultaba de su gran amor.
    2. “No lo que yo quiero.” Jesús tuvo que luchar con la realidad de la muerte. Primeramente pidió que, si fuese posible, pasase de él aquella hora. Finalmente se resignó diciendo: “Mas no lo que yo quiero, sino lo que tú.”
    3. No pudieron velar una hora. En aquella hora oscura su carga fue aumentada por la falta de comprensión y apoyo de parte de sus discípulos, que se durmieron. Dolorido porque ellos no le acompañaron, velando él, les amonestó que velaran y oraran.
      (xx)
  6. CONDENADO A MUERTE
    1. El beso traidor (vv 43-65). Las etapas finales comenzaron con Judas conduciendo a la banda de esbirros y criados hasta Getsemaní. Completó su obra maestra de traición besando a Jesús en la mejilla.
    2. Le abandonaron. Uno tras otro los discípulos huyeron, temiendo que les alcanzaría una purga contra los que seguían al Rabí arrestado. Los detalles de la negación de Pedro revelan el grado de confusión y temor de los discípulos.
    3. Condenado por el sumo sacerdote. El sumo sacerdote debía guiar a su pueblo en la práctica de la justicia; pero en vez de ello, en un juicio viciado de injusticias, condenó la justicia en la persona de Jesucristo. El sumo pontífice exclamó: “¿Qué más necesidad tenemos de testigos? Habéis oído la blasfemia; ¿qué os parece?” Y todo el concilio lo condenó, declarándole digno de muerte.

CONCLUSIÓN
En casi cada versículo de este capítulo se pone énfasis en la muerte de Jesús. ¡Gracias a Dios que no es el último capítulo de la Biblia!