Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Un manual de disciplina

Basado en los principios dados por Jesús y Pablo

Compilado por Rogelio Aracena/Les Thompson

(Para este estudio seguiremos los lineamientos del Dr. J. Carl Laney: “A guide to church discipline” (Una guía de disciplina para la iglesia).

Nuestros temas:

  • Normas para los líderes
    1 Timoteo 3:1-7, 8-13
  • Directivas generales de Jesús
    Mateo 18:15-20
  • Instrucciones específicas de Pablo respecto de los líderes
    1 Timoteo 8:19-22
  • Pablo nos enseña cómo disciplinar

Instrucciones específicas de Pablo respecto a los líderes
1 Timoteo 5:19-22

v. 17  “Los ancianos (presbíteros/pastores) que gobiernan bien sean considerados dignos de doble honor, principalmente los que trabajan en la predicación y en la enseñanza“.

¿Qué quiere decir Pablo el referirse a ancianos (pastores o presbíteros) que “gobiernan bien a sus iglesias?

  1. Son aquellos pastores que sinceramente procuran seguir los lineamientos que Dios nos da en su Palabra. La iglesia no es una institución del mundo (aunque está en el mundo). Sus directrices vienen de Jesucristo y no del mundo (Colosenses 1:18).
  2. El mandato es: “Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús” (Colosenses 3:17). Pablo pide que imitemos a Cristo en toda nuestra actuación.

Si hemos de “gobernar” correctamente, las acusaciones necesitan ser atestiguadas

¿Qué seguridad tenemos de que un pecado fue cometido? Bíblicamente no podemos aceptar una acusación sin tener un mínimo de dos testigos:

  1. “Contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos” (1 Timoteo 5:19)
  2. Mandamiento mosaico (Deuteronomio 17:6), de ahí viene el principio de requerir 2 ó 3 testigos.
  3. Reiterado por Jesús (Mateo 18:16): “toda palabra sea confirmada por boca de dos o tres testigos“.
  4. Lenski observa: “El honor debido a la función demanda esta protección, porque aun siendo exonerado de la acusación, la obra del anciano (pastor) se daña”.
  5. 1 Timoteo 5:20 “A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman“.
  6. Se indica que la acción debe ser en contra del anciano que persiste en pecar (el mismo pecado continua), o aun si ha cometido en solo pecado. El versículo se lee literalmente “los que están pecando”.
  7. Otros han propuesto que si ha habido un verdadero arrepentimiento, o es necesario la reprensión púbica.
  8. ¿Podremos encontrar un equilibrio entre las dos perspectivas? La Biblia de Jerusalén, considerada una de las más eruditas, nos dice:  “No admitas ninguna acusación contra un presbítero, si no viene con el testimonio de dos o tres. A los culpables, repréndeles delante de todos, para que los demás cobren temor” (1 Timoteo 5:19-20).

OBSERVACIONES

¿Cuáles pecados deben ser disciplinados?

Pablo no nos da una lista de los pecados que necesitarían disciplina en el caso de los ancianos (pastores). Tampoco sugiere pecados más graves que los de un miembro de la iglesia, como por ejemplo:

  • Adulterio con la secretaria de la Iglesia
  • Robo o estafa a la Iglesia
  • Acoso sexual a las damas de la congregación
  • Maltrato físico a la esposa
  • Homosexualismo

Simplemente, los líderes que no alcanzan las normas de Dios, están sujetos a disciplina.

Listas de pecados en el Nuevo Testamento

  1. Marcos 7:21-23
  2. Romanos 1:18-32
  3. Gálatas 5:19-21
  4. Efesios 5:3-6
  5. Colosenses 3:5-6, y 8-9
  6. Apocalipsis 22:15

Recordemos que Dios no clasifica los pecados en rangos. Para Él todo pecado es sumamente detestable y ofensivo.

Tampoco hemos de inventar nuestra propia lista de pecados, con los que nos da la Biblia tenemos suficientes.

¿Qué significa “reprender”?

La palabra “reprender”, tiene el sentido de una censura que produce convicción. Se usa para la convicción que el Espíritu Santo produce en el incrédulo (Juan 16:8).

Pareciera que Pablo da por sentado que se han seguido los pasos previos en la disciplina que Jesús enseño en Mateo 18: es decir, confrontar al que ha pecado en privado con dos testigos, y sólo cuando no se arrepienta es que se denuncia en público.

La disciplina pública

Esta es apropiada, cuando la ofensa es de naturaleza pública (conocida por la congregación), especialmente cuando el ofensor ocupa un cargo en a Iglesia:

Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación” (Santiago 3:1).

Hay niveles correctos en el trato disciplinario

Mas el que sin conocer hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco, porque a todo aquel a quien se la haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se la haya confiado, más se la pedirá: (Lucas 12:48).

Pedro es reprendido públicamente

“Pero  cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar (Gálatas 2:14)?

¿Qué implica todo esto?

Principio #1
(Las cosas de familia se tratan entre familia, sin extraños presentes.) Por tanto, se hace una reunión especial sólo con los miembros de la Iglesia, o los miembros de la organización a la que pertenece el acusado, para tratar el caso.

Principio #2
Se presenta el caso con mucha delicadeza.

  1. El oficial de la iglesia que dirige la reunión ha de hacerlo en un espíritu sobrio y de humildad, recordando las palabras de Jesús: “El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en tirarle una piedra” (Juan 8:7), y las de Pablo: “Hermanos, aun si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado” (Gálatas 6:1).
  2. De la forma más breve posible, sin entrar en detalles innecesarios, se explica el por qué de la reunión.
  3. Se hace la denuncia, aclarando que se ha investigado el caso, y se ha verificado con testigos.
  4. Se hace un resumen de la acción disciplinaria que se ha tomado en busca del arrepentimiento y la restauración de que ha caído.

Principio #3
La iglesia se compromete a orar por la restauración del anciano o miembro caído.

Principio #4
Exonerar al anciano de las responsabilidades ministeriales hasta que restablezca su propia credibilidad y la relación de confianza que existía antes con la congregación.

Principio #5
Si no ha habido arrepentimiento, la reprensión pudiera implicar la exposición del pecado, la reprensión verbal de los testigos, la exhortación al arrepentimiento y la pérdida de las credenciales de ordenación.

RECOMENDACIONES

El peligro está en los detalles

No es necesario entrar en detalles para satisfacer la curiosidad morbosa, ni dar nombres que impliquen víctimas inocentes (se acostó con fulana o fulano). Pablo dice que “vergonzoso es hablar aun de lo que ellos hacen en secreto” (Efesios 5:21).

“…guarda estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad” (1 Timoteo 5:21).

Nos habla el texto de no tomar decisiones antes de tener y evaluar todos los hechos; la parcialidad indica inclinación a favor de alguien.

La disciplina del líder cristiano debe ser aplicada con sensatez e imparcialidad. Las emociones, como la simpatía o el rechazo de alguien, no deben interferir en el proceso.

El propósito de todo

Lo que busca la disciplina es arrepentimiento y restauración, por eso se administra con amor y compasión por el caído.

A su vez, cuando la Iglesia y sus líderes observan la administración de la disciplina, se apodera de todos un temor saludable hacia el pecado y sus consecuencias.

No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro” (1 Timoteo 5:22).

La imposición de manos significa delegar autoridad y representación. Pablo y Bernabé salieron en misión luego que la Iglesia impuso sus manos sobre ellos (Hechos 13:3). Por ese hecho ellos representaban a la Iglesia de Antioquía.

Los que ordenan comparten la responsabilidad de las actividades y ministerio de los que son ordenados. Cuando ocurren fallas espirituales o morales, la culpa hasta cierto grado, tiene que descansar sobre los que ordenan.

¿Quién o quiénes deben llevar a cabo la restauración?

Vosotros que sois espirituales, restauradle con mansedumbre” Gálatas 6:1.

PABLO NOS ENSEÑA CÓMO DISCIPLINAR

Dificultades en el proceso

Hay ciertas dificultades que se presentan en el proceso de la disciplina puesto que se piensa que una vida de pureza en la conducta no va de la mano con los valores humanistas que han permeado la Iglesia. En 1 Corintios 5 vemos la silenciosa complacencia de la Iglesia frente a un caso de incesto.

  1. ¿Dónde está la cadena?
    El proceso de la disciplina necesita una cadena de autoridad establecida. Es menos problemático en una denominación organizada, pero ¿Cómo hacerlo con las Iglesias libres y sus pastores? Hay Asociaciones de Iglesias libres, pero cada una tiene independencia en todo sentido.

    • En ciudades donde hay una Asociación de Pastores, el porcentaje afiliado es inferior a las Iglesias establecidas, y lo más que ellos pueden hacer es aconsejar.
    • Una posible solución sería que los pastores asociados establecieran y firmaran un acuerdo que dijera más o menos así:
      “Nos comprometemos a vivir el más alto nivel de vida espiritual y ético y el permitir aconsejarnos mutuamente. Cualquier situación o conducta que implique pecar contra Dios y Su Palabra, aceptamos nos sea advertida usando los procedimientos bíblicos”.
      xx
      “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo, puede mucho” (Santiago 5:16).
      xx
      Según 1 Pedro 2:9, en el Reino de Cristo, cada creyente es un sacerdote para otro creyente.
  2. ¿Cómo nos disculpamos?
    Una mala exégesis bíblica nos ha llevado a malinterpretar pasajes como:

    • “El que este sin pecado que tire la primera piedra”;
    • “No juzguéis para que no seáis juzgados”.

    Decimos: Mejor me quedo en silencio y oro por esta situación.

  3. Excusas que usamos
    • A cualquiera le puede pasar lo que le pasó a este hermano.
    • Somos de carne y hueso, no somos perfectos.
    • Pablo mismo dice en Romanos 7 que no puede dejar de hacer lo malo.
    • Si a mí me pasa, yo también quiero que me tengan comprensión.

    Teodoro Roosevelt dijo una vez: “Ningún hombre puede tener una carrera pública realmente digna de llevar, ningún hombre puede actuar con independencia en crisis serias, ni atacar los grandes abusos, ni granjearse enemigos, si tiene algo que ocultar”.

  4. Pablo no temió disciplinar
    • Su vida era un libro abierto.
    • Sus pecados los había reconocido.
    • Su pasado no lo callaba pues había sido perdonado por el Señor.
    • Su vida transformada y consecuente le daba autoridad.

    Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver, sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados” (Santiago 5:19,20).

  5. El por qué de la disciplina

    Si pues,  no examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo“. (1 Corintios 11:31,32)
    xx
    Se nos habla de la necesidad de la autodisciplina. Debemos examinarnos y corregir enseguida aquello que desagrada a Dios.
    xx
    La ausencia de comunión intima con el Señor tanto como la falta del auto examen sincero trae como consecuencia un abandono de la voluntad de Dios y comenzamos a hacer la nuestra y fallamos.
    xx
    ¿Cómo está nuestra vida devocional privada?

  6. ¿Quién es el que disciplina?
    Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado. He confiado asimismo en Jehová sin titubear. Escudríñame, oh Jehová, y pruébame; examina mis íntimos pensamientos y mi corazón” (Salmo 26:1-2).
    xx
  7. La disciplina es en el nombre del Señor y su Palabra
    • Nunca deben ser las normas o deseos de un hombre sobre otro hombre.
    • Ciertamente yo como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que tal cosa ha hecho. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder del Señor Jesucristo” (1 Corintios 5:3,4).
  8. Nos gustaría transigir con las altas normas de 1 Timoteo 3:1-7
    Excusamos nuestra conducta diciendo:

    “¡NADIE ES PERFECTO!”
    “¡NO SE PUEDE EXIGIR TANTO!”

    ¿Qué implica esta argumentación?
    Dios tiene que arreglárselas con nosotros. Ya que no tiene a nadie más, nos tiene que soportar, no importa lo que hagamos.

  9. ¿Se complace Dios con un liderazgo incompetente?

    Esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación … porque Dios no nos ha llamado a impureza, sino a santificación” (1 Tesalonicenses 4:3,7).
    xx
    Dios busca líderes que obedecen su Palabra y viven en santidad.
    xx

    Os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios…” (Romanos 12:1).

  10. Al desobediente Dios lo puede remover
    El ejemplo del Rey Saúl: “Entonces Samuel le dijo: Jehová ha rasgado de ti hoy el Reino de Israel y lo ha dado a un prójimo mejor que tú” (1 Samuel 15:22).
    xx

    ¡Qué errores!

    • Pensamos, y a veces hasta lo repetimos: “Dios es pragmático. El se mueve por resultados y estos son más importantes que nuestra calidad de vida”. (Leer 1 Samuel 15:22)
    • “¿Ves como todo ha crecido … gente, finanzas, influencia, etc.? Obviamente tenemos la aprobación de Dios”.  (Leer Mateo 7:21-23)

EL TIPO DE PASTOR QUE DIOS BUSCA

Yo conozco tus obras, he aquí he puesto delante de ti una puerta que nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra (convicciones religiosas) y no has negado mi nombre (testimonio de vida ético)” (Apocalipsis 3:8).

Los resultados en el ministerio no sirven para confirmar la aprobación de Dios, si es que no hay consecuencia interna.

Compare con: Apocalipsis 3:17 y Mateo 7:22-23.