Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Un hombre pide ánimo

PREGUNTA:

La verdad es que no se si esta sea una pregunta pero les cuento que me pasa: Me está pasando hace ya un tiempo que me siento un poco miserable frente a Dios. Creo que para todo lo que Él hace por mí yo he dejado mucho que desear, no le busco en ayuno, oración y palabra. Creo que soy un mediocre en este aspecto.

Me pregunto cuál es el inicio de la motivación que tienen los grandes hombres de Dios como el Rev. Les, entre otros. ¿Qué es lo que genera en ellos el deseo de buscar de Dios, porque yo no lo tengo? Quiero tener ese inicio de la motivación. (¿Qué debo hacer para tener ese querer de Dios en mí, y a través de mí?).

Otra cosa es que creo que no estoy contento con lo que soy en mi vida. Tengo 25 años y no soy nadie, sólo una carga para mi casa -tengo un pequeño trabajo-, para mi novia, hasta para el estado de Chile creo que soy una carga. No tengo ningún plan de salud, ni título, y para qué seguir. Según lo que ha leído quien quiera que este detrás de este mail: ¿qué opina de mí, por qué no ora por mí? Tal vez mi Señor Dios le revele algo sobre mi persona dentro de su gran misericordia. Por favor que su respuesta sea a la luz de la palabra de Dios (Santa Biblia). Creo que usted me podrá ayudar. Dios les bendiga mucho.

RESPUESTA:

Amigo, me parece, al leer tu nota, que estás teniendo un problema entendiendo lo que es creer y confiar en Dios. Se trata de tu fe real y viva en Jesucristo. Espero que lo siguiente te pueda ayudar.

“Si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais…” dice Jesús. No es cuestión de un aumento de fe. No es bulto, no es volumen, no es cantidad de fe lo que un creyente necesita, es una fe de cierta calidad. Para explicar la fe legítima y verdadera Jesús usa el ejemplo de una pequeña semilla de mostaza. ¿Por qué? Por las ideas falsas y equivocadas que tenemos de lo que es la fe.

¿Qué tiene una semilla de mostaza que hace posible que Cristo la use de ejemplo? ¡Tiene vida! Lo que es necesario para trasplantar un sicomoro o mover una montaña es la vida que está en esa semillita de mostaza, y no el tamaño.

No es creer por creer lo que mueve montañas. No es una cantidad grande de fe. Ni es fe en la fe. Es mas bien una fe viva, sembrada por el Todopoderoso en nuestros corazones, que hace posible que un hijo de Dios haga y viva lo imposible. Y ese vivir en la fe de Cristo es ¡vivir como Cristo! Es “¡Cristo en mí, la esperanza de gloria! Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios”(Gá. 2:20). No es por mi poder, sino ¡la vida de Cristo en mí! Eso es cristianismo legítimo, esa es la fe verdadera. No es lo que uno hace, sino es un corazón entregado en plena confianza en Jesucristo.

Creo que lo que tienes que hacer es dejar de mirar a otros, como ellos son y lo que ellos hacen, para considerar tu propio corazón. ¿De veras crees en Jesucristo como el que ha muerto en tu lugar y tomado tu castigo para que tú puedas escapar el castigo eterno de Dios? ¿Has puesto tu mirada en Él, y le has agradecido por lo que Él ha hecho por ti, le has entregado tu corazón, tu vida, tu familia, tu novia, tu empleo, tu futuro, tu todo a Él? ¿Le has dicho, “Todo lo que soy te lo doy a ti para vivir por ti todo el resto de mi vida”?

Esa es la relación que otros tienen con Cristo que te ha atraído. Ahora tienes tu que buscar por tu propia parte esa misma clase de relación con tu Salvador. Cuando te enamores de Él, cuando estés dispuesto a cambiar todo por Él, cuando estés dispuesto a vivir por Él y hacer todo lo que Él te pida, encontrarás lo que has visto en otros.

Espero que estos pensamientos te sirvan no sólo de ayuda pero de ánimo para entregarle a Cristo todo tu corazón. Dios te de entendimiento y esa fe viva.

Les Thompson
Ministerios LOGOI