Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Sobre los ángeles y los seres vivientes

PREGUNTA:

¿Cuál es la función de los ángeles? ¿Cuáles son los rasgos de los seres vivientes?

RESPUESTA:

Gracias por tus preguntas sobre los ángeles y los seres vivientes.

Con referencias a los ángeles te estoy proveyendo una explicación y dos afirmaciones doctrinales que puedes estudiar. La primera proviene de la Biblia del discípulo (primera edición), la segunda de SETECA y la tercera de DTS en español. Estas te darán un resumen doctrinal básico que puedes estudiar y evaluar:

1. Dios creó un gran número de seres espirituales llamados ángeles. Su cantidad no aumenta ni disminuye ya que no se reproducen entre sí. Ellos tienen rango, organización y más poder que los seres humanos. Los ángeles buenos existen para alabar, adorar y servir a Dios. También obra a favor de los que heredan la salvación. Aunque Dios creó todos los ángeles sin pecado algunos se rebelaron contra Él, bajo el liderazgo de Satanás. Estos tratan de obstruir la obra de Dios y serán castigados eternamente sin oportunidad de redención. Los otros disfrutarán eternamente con Dios y los humanos redimidos. (La Biblia del discípulo, primera edición, pp. 1251-1252)

2. Los Ángeles—Declaración doctrinal de SETECA (Seminario Teológico Centroamericano)

Creemos en la existencia y personalidad de los seres angelicales: los ángeles no caídos y los caídos. Los ángeles no caídos sirven a Dios en el cumplimiento de sus propósitos. Los ángeles caídos, Satanás y sus demonios, se oponen a Dios. Fueron vencidos por Cristo en la cruz y tendrán su fin en el lago de fuego. Heb. 1:7, 14; Ap. 12:9; Col. 2:15; Mt. 25:41.

3. Los ángeles: caídos y no caídos—Declaración doctrinal de DTS en Español (Seminario Teológico de Dallas)

Artículo III—Los ángeles: caídos y no caídos

Creemos que Dios creó una innumerable compañía de seres espirituales y libres de pecado conocidos como ángeles. Uno de estos ángeles, que tenía el más alto rango entre ellos y cuyo nombre es “Lucero, hijo de la mañana”, cometió el pecado del orgullo convirtiéndose así en Satanás. Un gran séquito de ángeles siguieron a Satanás en su caída moral convirtiéndose en demonios; éstos están activos como sus agentes y asociados cuyo propósito es lograr los impíos objetivos de Satanás. De igual manera, otros ángeles caídos están “retenidos y encadenados eternamente en la oscuridad hasta el gran día del juicio final” (Is 14:12-17; Ez 28:11-19; 1 Tim 3:6; 2 Pe 2:4; Jud 6)

Creemos que Satanás es el creador del pecado, y que, con el permiso de Dios, sutilmente guió a nuestros primeros padres hacia la transgresión logrando así su caída moral además de sujetarlos tanto a ellos como a sus descendientes a su dominio. Satanás es el enemigo de Dios y de Su pueblo oponiéndose y exaltándose a sí mismo sobre todo lo concerniente a Dios y a Su adoración. Él dijo en el principio “Seré semejante al Altísimo”; y, se manifiesta como ángel de luz en su guerra, corrompiendo la obra de Dios por medio de la promoción de movimientos religiosos y sistemas doctrinales que se caracterizan por el rechazo de la suficiencia de la sangre de Cristo y de la salvación únicamente por la Gracia (Gén 3:1-19; Rom 5:12-14; 2 Cor 4:3-4; 11:13-15; Ef 6:10-12; 2 Tes 2:4; 1 Tim 4:1-3). Creemos que Satanás fue juzgado en la cruz, aunque no fue ejecutado, y que él, un usurpador, ahora reina como el “dios de este mundo.” En la Segunda venida de Cristo, Satanás será atado y echado a los abismos por un período de mil años; después de estos mil años será liberado por un corto período de tiempo y, finalmente, “será arrojado al lago de fuego y azufre” donde “será atormentado día y noche por los siglos de los siglos” (Col 2:15; Ap 20:1-3, 10). Creemos que un gran número de ángeles no caídos—que retuvieron su estado santo—están delante del trono de Dios desde el cual son enviados como espíritus ministradores para auxiliar a los herederos de la salvación (Lc 15:10; Ef 1:21; Heb 1:14; Ap 7:12). Creemos que el hombre fue creado inferior a los ángeles; y que, en Su Encarnación, Cristo se autolimitó temporalmente en forma de hombre para elevar al creyente hacia Su propia esfera, la cual es superior a los ángeles (Heb 2:6-10).

Además, aquí te ofrecemos otros pasajes que puedes estudiar:

Génesis 2:21-24; 3 (capítulo entero); 18:1—19:29; 1 Crónicas 21:1; Job 1:6-22; 38:4-7; Salmos 34:7; 91:11-12; 104:4; Isaías 14:12-17; Ezequiel 1:1-25; 11:22; 28:11-19; Daniel 10; Zacarías 3:1-5; Mateo 1—2; 4:1-11; 13:24-30, 36-43; 16:18; 18:10; 25:41; Marcos 1:12-13; 3:23-27; Lucas 1:1—2:20; 4:1-13; 10:17-20; 16:19-31; 20:34-36; 22:39-46; Juan 8:43-44; 12:27-33; 13:26-27; Hechos 8:26; 10; 12; 27:13-26; Romanos 8:37-39; 16:19-20; 1 Corintios 6:3; 10:14-22; 11:10; 2 Corintios 2:10-11; 11:3-4, 13-15; Gálatas 1:8; 3:19-20; Efesios 1:19-23; 2:1-3; 6:10-18; Colosenses 1:9-18; 2:15; 1 Tesalonicenses 2:18; 2 Tesalonicenses 1:5—2:12; 1 Timoteo 2:1-7; Hebreos 1—2; 12:18-24; 13:2; Santiago 4:6-7; 1 Pedro 1:10-12; 1 Pedro 5:7-9;2 Pedro 2:1-11; 1 Juan 3:8; 5:18; Judas 8-10; Apocalipsis—La palabra “ángel” aparece en: 1:2, 20; 2:1, 8, 12, 18; 3:1, 5, 7, 14; 5:2, 11; 7:1, 2 (2 veces), 11; 8:2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 10, 12, 13; 9:1, 11, 13, 14 (2 veces), 15; 10:1, 5, 7, 8, 9, 10; 11:15; 12:7 (2 veces), 9; 14:6, 8, 9, 10, 15, 17, 18, 19; 15:1, 6, 7, 8; 16:1, 2, 3, 4, 5, 8, 10, 12, 17; 17:1, 3, 7, 15; 18:1, 21; 19:9, 17; 20:1; 21:9, 12, 15, 17; 22:1, 6 (2 veces), 8, 16.

   En cuanto los seres vivientes, ellos aparecen en varios textos de Apocalipsis y posiblemente en Ezequiel 1:12-20. Básicamente se sabe lo que Apocalipsis dice (y tal vez Ezequiel). La interpretación de los rasgos no es fácil. Y, como todo en Apocalipsis (y en la Biblia) debemos cuidar de no introducir sentidos ajenos en el texto. Aquí están las referencias:

  1. Apocalipsis 4:6-11 
  2. Apocalipsis 5:6-14 
  3. Apocalipsis 6:1-8
  4. Apocalipsis 14:1-5
  5. Apocalipsis 15:1-8
  6. Apocalipsis 19:1-8
  7. Ezequiel 1-28 

El diccionario griego que utilizan muchos estudiosos del Nuevo Testamento, A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature, 3rd Edition, considera a los cuatro seres vivientes así: “…cuatro seres peculiares en el trono De Dios, cuya descripción en Ap. 4:6-9 nos hace recordar uno de los [ζῷα] seres vivientes en Ez. 1:5, los querubines.” p. 431.  (Dicho diccionario no identifica a los seres de Apocalipsis de manera absoluta con los de Ezequiel, sino que dice “nos hace recordar” a estos. De manera, que como hemos dicho, debemos tener cuidado en cómo explicamos esto a las personas. Mejor dejar las Escrituras hablen por sí mismas.)

Bendiciones,

Alberto Valdés
Profesor de Biblia