Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

¿Qué nos puede decir acerca de la música de Navidad?

¿Debemos cantar los villancicos? En mi iglesia rehúsan cantar los himnos de Navidad. Dicen que estos son cantos Católicos. ¿Qué nos puede decir acerca de la música de Navidad?

Un domingo en Monterrey, México, pasaba por una iglesia católica y para mi asombro oí cantar el himno de Lutero, Castillo fuerte es nuestro Dios. Aunque tenemos fuertes desacuerdos con doctrinas católicas, recordemos que católicos y protestantes somos “cristianos”, es decir, ambos adoramos a Cristo y creemos la Biblia. Históricamente han venido grandes himnos de ambas tradiciones. Lo que santifica un himno es su apego a la Biblia. Hay canciones llamadas “evangélicas” que yo rehúso cantar por su letra no bíblica. Y me encanta cantar Noche de paz, escrita por un sacerdotes católico aleman, Joseph Franz Gruber en diciembre de 1792, himno que fielmente sigue el mensaje de san Lucas. “Las canciones de Navidad”, dice Paul Westermeyer, “en su mayoría tratan temas cristianos; de cada siete que se han escrito, cinco son cristianas”.1)Paul Westermeyer, Te Deum, Fortress Press, Minneapolis, 1998, p. 136 Luego explica que en tiempos antiguos la celebración navideña duraba 12 días y para satisfacer la necesidad de solistas y coros, los músicos se dedicaban a componer estos himnos. Por eso hay tantos. Tuve el privilegio de poder disfrutar de la “antigua” música antes de que toda esta nueva ola de “música de alabanza” la reemplazara. Con nostalgia recuerdo las cantatas escritas cada año por un gran amigo, John Peterson. Obras originales que daban a los coros y solistas el reto de presentar un drama navideño alrededor de una música celestial. ¡Qué pena que pasaron de moda! Hoy, con toda la condenación que se ha hecho en contra de la Navidad, menos y menos se cantan en las iglesias los grandes himnos que celebran la venida de Cristo. Es triste ver que son los medios seculares, conscientes de la época de Navidad, los que ahora usan nuestra música cristiana para sus programas de radio y como fondos musicales en los comercios. Lanzo un reto al público cristiano: volvamos a reincorporar en nuestra adoración a las hermosas canciones de Navidad.

References   [ + ]

1. Paul Westermeyer, Te Deum, Fortress Press, Minneapolis, 1998, p. 136