Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Puestos los ojos en Jesús: Hebreos 12:1-3

por Les Thompson
(Mensaje a la  primera clase graduada de la Universidad FLET, 1983)

Introducción:

Un evento en mi hogar, muy singular y especial, es mi aniversario de boda. Se acordarán que dos años después de la muerte de mi primera esposa, me volví a casar.

Lo interesante y diferente de esta segunda boda fue la participación de mis tres hijos. Tanto así que ahora, cuando llega la fecha del aniversario, mis hijos preguntan: “¿Qué vamos a hacer para celebrar NUESTRO aniversario?” ¡Es de ellos también!

En esta noche celebramos NUESTRA GRADUACIÓN. Representa esta ocasión el cumplimiento de un sueño… de una visión realizada.

Juntos hemos aprendido y luchado para formar un SEMINARIO SOBRE RUEDAS. Ahora pastores y obreros del Señor en seis países, desde México a Chile, tienen la oportunidad para prepararse, allí donde viven y sirven al Señor, recibiendo la instrucción y haciendo los estudios indispensables para un ministerio efectivo.

Para esta primera graduación… para esta ocasión tan especial… para este momento histórico en que cerca de 500 pastores de Chile, Argentina, Uruguay, y México se gradúan con títulos en Biblia y teología, quisiera referirme al pasaje bíblico que se encuentre en Hebreos 12:1-3:

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual, por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, me nospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a Aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra si mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.”

El texto habla de que vivimos rodeados de una “gran nube de testigos”.

  • Estos testigos, al mirar el contexto, parecieran ser los grandes héroes de la fe del capítulo 11, que por sus vidas ejemplares, y actos tan singulares, levantaron en alto el sagrado nombre de Dios. Allí están como una nube de testigos de lo que cada uno de nosotros podríamos llegar a ser.
    xx
  • Estos testigos, dicen algunos, podrían ser Dios y los ángeles que desde los cielos nos contemplan.
    xx
  • Podría ser otros creyentes que nos observan.
    xx
  • Podría ser la humanidad, con su variedad y homogeneidad, que considera la fe cristiana en medio d e las realidades de la vida: ¿Tenemos respuesta para estos testigos, para este mundo que nos reta?

Dice Octavio Paz, el conocido autor mexicano: “Entre lo ancho y lo alto, entre el labio que cita la Palabra y la Palabra misma, hay una pausa: una chispa que divide y destruye… “

Preguntémonos: “¿Es la fe bíblica; esa Palabra que citamos, esa palabra que hemos estudiado, esa Palabra que divide y, como espada de dos filos, destruye… es esa Palabra la respuesta, y esperanza para nuestra América Latina?

Por un momento démosle una mirada a:
I. EL MUNDO “EN DERREDOR NUESTRO”

Una característica innegable es LA VIOLENCIA

  • Esta centuria nació con el primer conflicto que en términos reales se pudo llamar la Primera Guerra Mundial.
  • No habíamos llegado a mitad del siglo cuando ya sufríamos La Segunda Guerra Mundial.
  • Lo único que ha detenido otra conflagración similar es el temor a la bomba atómica .
  1. Este siglo ha conocido y tolerado las monstruosidades de un Lenín y un Stalin quienes para subyugar a su propio pueblo mataron sin piedad a 12 millones de conciudadanos.
  2. Este siglo vio a Hitler asesinar despiadadamente a 6 millones de judíos en las cámaras de gas venenoso.
  3. Por un concepto bárbaro de libertad femenina hemos visto en este siglo unos 5 millones de infanticidios por aborto, y esto en los Estados Unidos … todos desde 1973 … y en el país que se enorgullece de ser el más avanzado del mundo.

Dice la revista TIME:
“El factor dominante de los últimos 60 años posiblemente ha sido la muerte; no sólo el mero hecho de la cantidad de personas matadas (los más de cien millones muertos a consecuencia de guerras, ejecuciones, homicidios, terrorismo, y campos de concentración) sino el alza de la muerte violenta. Es como si la violencia fuera la norma central de nuestro mundo, la expectación diaria en el curso de la vida. Antes había muertos por plagas, pestilencias, y desastres naturales. Hoy la causa principal de muerte es el mismo hombre.”

ANTE TAL MUNDO, lleno de violencia y muerte, ¿qué respuesta tienen ustedes que hoy se gradúan con títulos de Biblia teología?

¿Cuál es la enseñanza que les hemos dado, nosotros los profesores, para ayudarlos a confrontar a este mundo lleno de angustia por el odio, el terror, y la muerte?

Mirando a nuestro mundo vemos:
II. OTRA CARACTERÍSTICA: LA TECNOLOGÍA

Este mundo nuestro es increíble. Ya cosas como el teléfono, la radio, televisión, refrigeradores, electricidad, aviones jet… las aceptamos como si fueran ordinarias. Han perdido el sentido de maravilla y asombro. Nos olvidamos de que hace apenas 100 años que estos inventos eran desconocidos.

En aquel entonces:

  • La velocidad máxima que podia alcanzar un hombre era a caballo.
  • Cuando Henry Ford introdujo su automóvil los científicos debatían la velocidad máxima a que podría llegar un ser humano. Calcularon que si llegaran a la velocidad imposible de 100 kph morirían o asfixiados o de un ataque de corazón.
    xx
    Nos olvidamos de que por más de 4.000 años el hombre vivió sin los adelantos comunes nuestros. Abraham, Moisés, Jesús, y los discípulos vivieron muy parecido a los abuelos tuyos y míos.
    xx
    En estos últimos 100 años la tecnología ha cambiado cada aspecto de la vida humana. Desde el descubrimiento de la penicilina en 1944 por el Dr. Fleming al primer transplante de un corazón por Christian Barnard en 1967 el hombre moderno vive con una esperanza médica que parece desafiar a la misma muerte.
    xx
    En noviembre, en Tokyo, Japón, se exhibieron los últimos modelos automovilísticos.
  1. Autos que literalmente “hablan” con en conductor, diciéndole que le falta gasolina, que una puerta está abierta, que excede la velocidad.
  2. Autos que automáticamente disminuyen la velocidad si alcanzan a otro auto a una velocidad peligrosa.
  3. Autos que despiertan al chofer si se duerme.
  4. Autos que viran las 4 ruedas de lado a lado para entrar a un estacionamiento como un cangrejo.
  5. Autos que pueden andar 40 k con las llantas pinchadas.
  6. Autos que andan 30 k con un litro de gasolina.

Y como los autos, así en todas las ramas de la vida; maravillas científicas que a diario cambian nuestros modos de vivir. Por su progreso la ciencia parece desafiar a la religión, como diciendo: “Seguir la Biblia es algo anticuado, algo del pasado. Seguir Cristo es algo absurdo, sólo para viejos supersticiosos . Ya la religión, con sus principios antiguos, no tiene validez para el hombre moderno”.

Para este mundo tecnológico, ustedes que se gradúan, ¿qué respuesta, digna de oírse, tienen?

¿Que Palabra de Dios, segura y confiable, hemos enseñado nosotros que hemos sido vuestros profesores?

Debemos hablar de:
III. OTRA CARACTERÍSTICA: LA NUEVA MORAL

La radio, el cinema, el teatro, la televisión, junto con libros revistas y periódicos, han introducido a la misma sala de cada hogar un mundo nuevo. Cada norma de la vida ha sido retada.
xx
Por radio, televisión, y películas nuestros hijos se enteraron del rock & roll y la música moderna. Luego trajeron los discos la misma casa para invadirnos con poemas, a veces vulgares e inmorales, junto con su ruido intolerable.
xx
El cine y la publicidad erótica introdujeron la minifalda y los pantalones jeans. Hoy la juventud sensacional viste exóticamente. En su música han “avanzado” a ritmos extraños y excitantes.
xx
En los últimos mes es se han familiarizado con los ritmos extremos y las vestimentas seductivas del flash dance, que pretende dar nueva vida, nueva libertad, y nuevo fuego a la nueva ola.
xx
Antes, cuando salía una chica, tenia que ir acompañada.|Hoy, eso también pasó de moda.
xx
Los anticonceptivos, el divorcio, el libertinaje se han vuelto comunes; se aceptan como algo legítimo del progreso.
xx
Ya la gente no le hace caso a lo que Cristo dijo de la pureza. Como dice el famoso escritor Graham Green en su libro sobre México: El poder y la gloria: “Se confunden con pulcritud pensando que equivale la pureza“.
xx
Cien años atrás era bastante sencillo cerrar las puertas contra una moral inaceptable. Hoy es imposible. Tendríamos que salir de nuestro mundo en un cohete para ir a vivir en la luna o en otro planeta.
xx
Vosotros que salís de la disciplina escolar para servir a este mundo inmoral, ¿qué mensaje tenéis par a volver al hombre a los caminos santos de Dios?
xx
Nosotros los profesores, ¿qué hemos enseñado a nuestro alumnado para ayudarles a eludir las voces seductivas de estmundo que cada día se vuelve peor?

Si así es, nuestro mundo actual:
IV. ¿CUÁL ES EL SERVICIO A QUE CRISTO NOS LLAMA?

Tenemos que dar respuesta a nuestro mundo: a la violencia, a una tecnología que ignora a Dios, a la inmoralidad que tanto ofende a Dios. Si nuestro mensaje y modo de vida no ofrecen una alternativa mejor, perderemos el interés del hombre moderno.
xx
Ya la juventud pasa en número a los adultos. El 52 por ciento de nuestras poblaciones tienen menos de 16 años de edad. Visite una iglesia promedio. ¿Dónde están los jóvenes? Niños hay pero al llegar a la edad de adolescentes ¡los perdemos!
xx
Si no hacemos algo, y con urgencia, en la próxima generación, tendremos que empezar toda nuestra obra misionera de nuevo.
xx
Necesitamos en nuestro mundo moderno ejemplos ¿qué clase de santidad? Hay santidad falsa. Dice Charles Colson (autor del libro Nacido de nuevo) en su libro Loving God (Cómo Amar a Dios):
xx
“Muchos cristianos han asociado la santidad con una larga lista de cosas que no se deben hacer, y otra lista de cosas que son nuestro deber. Pero entender la santidad sólo en términos de obediencia a una serie de reglas produce problemas. Primero, limita lo que es la verdadera santidad bíblica. Segundo, es muy posible obedecer reglas en lugar de obedecer a Dios. Tercero, cuando ponemos nuestro énfasis en obedecer reglas nos engañamos, ya que pensamos haber logrado la santidad por tal esfuerzo. Jamás podremos lograr la santidad sin una obra interna y profunda del Espíritu Santo. Finalmente, está el peligro de que, por nuestro esfuerzo de obedecer reglas, lleguemos a volvernos orgullosos, a exhibir nuestra santidad como si estuviésemos en una competencia de belleza. Todo esto es contrario a la verdadera santidad.”
xx
El ejemplo perfecto de la santidad fue el Señor Jesús. Aunque nunca pecó, nadie lo acusó de ser un santurrón. Su misión era vivir en este mundo lleno de pecadores y mostrarles, por vida ejemplo, el camino a Dios. “He venido”, dijo, “para buscar y salvar al que se había perdido”.
xx
Su santidad no le hizo apartarse de la humanidad, ni del mundo pecador. Al contrario, los fariseos lo acusaron de siempre estar entre publicanos y pecadores. Allí, entre ellos, donde había tanta oscuridad, resplandeció la luz.
xx
Dios no pide de nosotros una santidad inoperante. Lo que Él pide es que vivamos como vivió Jesús, en ese tipo de pureza ostensible, a fin de que él que anda en tinieblas vea en nuestro vivir y palabra la Luz de Dios. Dice nuestro texto:

“Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, Puestos los ojos en Jesús”.
xx
Un gran predicador del siglo pasado, Jonatán Edwards, tenía un sermón gráfico que tituló: “Pecadores en manos de un Dios enojado.” En su sermón pintaba un cuadro temible del ser humano en camino al infierno. Tendido entre el cielo y la tierra había como una telaraña. Debajo, como un monstruo hambriento, estaba el infierno. Haciendo cruces, el hombre andaba tentativamente sobre un tenue hilo. Cualquier pecado, por pequeño que fuera, cualquier descuido, y caía para ser abrasado por las llamaeternas. Parecía, al oírle, que para el hombre no había salvación. Pero hábilmente Edwards convertía el tema espantoso en un soneto de esperanza. ¡Había escape de esa terrible condenación: los ojos fijos en el Salvador Jesús!
xx
En esta telaraña moderna que caminamos hay salida, hay respuesta: LOS OJOS FIJOS EN JESÚS.
xx
El hombre a rienda suelta engendra sólo muerte, terror, y violencia.
xx
El hombre con toda su técnica fabrica e inventa: produce todo tipo de conveniencia y comodidad; pero los aparatos jamás satisfacen.
xx
El hombre cambia de ritmos de ropa, y de costumbres; pero SIN CRISTO la nueva ola deja en su arrastre sólo hogares destrozados, corazones quebrantados, y una moral sin sentido.
xx
Graduandos y profesores:

  • Nuestra tarea PERSONAL es fijar nuestros ojos en JESÚS.
  • Nuestra tarea MINISTERIAL es fijar los ojos de la humanidad no en nosotros sino en Jesús.

Seguir a Jesús no es señal de debilidad; es señal de fuerza. ¡Animo, pues! Para nuestro mundo hay tan poderosa respuesta:

Por el amor exhibido, encarnado en nosotros, Cristo nos da la respuesta a la violencia. Y ¿qué diremos de la tecnología? Usémosla para Cristo: radio, televisión, teléfonos, libros, revistas, periódicos, películas, computadoras, aviones. Todos pueden ser medios eficaces para llevar el mundo a Cristo.

En cuanto a la nueva moral, también hay respuesta :

La nueva moral es sencillamente la vieja moral: el pecado revestido en trapos nuevos. Y Cristo nos enseñó qué hacer con el pecado y los pecadores.

Seguros de nuestra respuesta, salgamos desde ahora y desde aquí, con los ojos fijos en Jesús a proclamar a creyentes y a impíos por igual las palabras de vida que Cristo ha sembrado en nuestro corazones.

Que América Latina sepa que aquí, en esta ciudad, se ha levantado un grupo de hombres y mujeres LISTOS a enfrentar esta época moderna y difícil. Hombres y mujeres:

—preparados por largas horas de estudio,
—disciplinados por la verdad,
—templados por la adversidad,
—orgullosos de su fe, de su patria, y de su Dios.

GRADUANDOS/FACULTATIVOS, Damas y Caballeros, Que Dios nos bendiga.

 

*Les Thompson fue el fundador y presidente de Ministerios LOGOI y la Universidad FLET