Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

¿Puede enviarme una interpretación de Génesis 50:20?

PREGUNTA:

¿Puede enviarme una interpretación de Génesis 50:20, considerando el contexto histórico de ese momento y la aplicación a las necesidades actuales de la Iglesia?

RESPUESTA:

Cuando estudiamos lo que la Biblia enseña en cuanto a lo “bueno” y lo “malo”, nos damos cuenta rápidamente que las misericordias de Dios y los favores de Él siempre están a favor de los que son sus escogidos. Dios ama con un amor grande, intenso, e inexplicable a los que le pertenecen. Esto lo vemos expresado claramente en Jeremías 29:11. A su vez, hacia los impíos, y malvados que viven rebeldes y desafiando continuamente a Dios, vemos la reacción divina hacia ellos en pasajes como Isaías 34.

Génesis 50:20 es para el Antiguo Testamento lo que es Romanos 8:28 para el Nuevo. El principio que tenemos que recordar es que igual que los niños aprenden por medio de sus travesuras y castigos, igualmente nosotros los hijos de Dios aprendemos por medio de las cosas y pruebas que Dios permite y hasta envía, por ejemplo, el caso de Job (vea el capítulo 2, versículo 3: (“todavía retiene su integridad, aun cuando tu [Satanás] me incitaste a mí [Dios] contra Él para que yo [Dios] lo arruinara sin causa“.) Otro versículo que derrama luz sobre este tipo del obrar de Dios es Deuteronomio 8:2-5, y también Jeremías 31:28 con Hebreos 12:5. Dios nos prueba por medio de las dificultades que nos deja sufrir.

No es que Dios necesita saber como somos -él ya muy bien lo sabe todo y con detalle. Es que nosotros no sabemos lo que tenemos en nuestros corazones (Isaías 64:6) y tampoco comprendemos cuánto necesitamos aprender de Dios. La vida y sus luchas son la escuela de Dios para su pueblo. Los que predican que para el cristiano la vida es un hermoso paseo sin luchas y sin pruebas, predican herejía. La Biblia nos dice que ese lugar es el cielo -jamás la tierra.

La vida de José contada en Génesis es una perfecta ilustración de la manera que Dios nos ama, nos cuida, nos prueba como su pueblo y su iglesia, y como al fin nos recompensa como sus hijos amados que somos.

Que Dios le de entendimiento. Si lo que he escrito no concuerda con lo que usted cree, favor de volverme a escribir, explicándome dónde tiene sus diferencias.

Dios le bendiga,
Les Thompson
Ministerios LOGOI