Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Problemas legales causan conflictos matrimoniales

PREGUNTA:

Mi duda es un asunto legal que está causando conflicto en mi matrimonio. Mi esposa y yo hemos comprado nuestra primera casa, la cual nos brindó mucha ilusión. El proyecto de construcción ha estado lleno de problemas y desperfectos y ha sido una pesadilla desde que nos mudamos, incluyendo inundaciones, equipo–supuestamente nuevo–dañado y otros problemas. Nuestro abogado nos ha recomendado que demandar al contratista nos causaría más problemas en el futuro, inclusive para vender. El nos recomienda que vendamos y compremos en otro lugar. Mi esposa dice que es un asunto inmoral, vender una casa llena de problemas a otra persona. Yo quiero saber si ella tiene la razón, porque estamos en desacuerdo sobre qué hacer. Esto se ha convertido en un gran dolor de cabeza para nosotros. ¿Es justo que nos tengamos que quedar aquí cuando no somos felices?

RESPUESTA:

Tristemente vivimos en un mundo lleno de engaño con gente malintencionada que se aprovecha de los inocentes. ¿Qué deben hacer como un matrimonio cristiano?

Primero, no permitan que el diablo use estas dificultades para crear unas barreras entre ustedes dos. Su relación matrimonial es más importante que una casa, créanlo o no. Si se pasan el tiempo discutiendo y peleando, ya Satanás habrá ganado la victoria: recuerde que nos dice Dt 32:30 que con la ayuda de la Roca (Jesucristo), uno podrá hacer huir a mil, pero dos harán huir a diez mil. Divididos pierden fuerza, unidos y con Dios a su lado son invencibles.

En segundo lugar, pareciera (por lo que dicen), que demandar al constructor les traería mas problemas en el futuro que aceptar el trabajo hecho. Me pregunto: ¿son ustedes los únicos que han sufrido este tipo de trabajo del constructor? Si otros han tenido una experiencia también dolorosa, creo que si se unieran y unidos hicieran una demanda, entonces librarían a la sociedad de una constructor fraudulento, para que otros no sufrieran lo que ustedes han sufrido. Pero, al no estar ahí, no puedo aconsejarles sabiamente.

Tercero: tienen el derecho de vender la casa, usando la frase “en la condición en que está”. Así es la responsabilidad del comprador revisar todo y asegurarse de que lo que compra está en condición aceptable. Esto es muy común por acá en Florida. Es decir, ustedes por la frase indican que la casa necesita ser revisada, y que la falta de revisión no será culpa de ustedes. De esa misma forma se venden y compran autos usados. En otras palabras, es la responsabilidad del comprador asegurarse de la condición de lo que compra. Eso no es engaño, ya que dan la oportunidad para que todo sea revisado. Fraude es cuando hay engaño deliberado, donde deliberadamente se procura tapar algo. Yo vendí mi última casa usando esa frase, ya que el techo le faltaba trabajo. El que compró la casa lo sabía. Compramos el edificio donde están nuestras oficinas de la misma forma (“en la condición en que estaba”). Con un constructor revisamos todo, vimos lo que tendríamos que hacer para arreglar el edificio, y así, conformes, lo compramos.

Lamento que les haya pasado esto. Y lo que más me preocupa es que no permitan que esta mala experiencia cree un conflicto entre ustedes dos. Ustedes dos tienen que ponerse de acuerdo (no a la fuerza pero amorosamente) y los dos funcionar como “una sola carne”. Dios les ayude.

Les Thompson