Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Pregunta sobre la Torre de Babel

PREGUNTA:

Me gustaría preguntar si ese espíritu que hubo en la Torre de Babel continua en nuestras iglesias modernas y en el mundo entero. Pregunto que algunos teólogos, mas los actores de la Escritura y personajes a través de la historia hasta hoy no siguen con los mismos anhelos?

RESPUESTA:
La ilusión bajo la cual vivían los hombres en los días de la Torre de Babel era que el hombre podía hacer cualquier cosa que quisiera. Tristemente los hombres y muchos líderes religiosos no han aprendido la lección de aquella torre.

Dios no sólo confunde las lenguas, planes, ilusiones y ambiciones de los hombres, El también trae desastres, terremotos, grandes pérdidas y conflictos de toda índole para que los hombres mismos destruyan sus propias “torres”. Por medidas y acciones parecidas Dios sigue mostrando al hombre las muchas limitaciones que tiene. Esto nos enseña que Dios muchas veces interviene para que el hombre no haga todo el mal que le es posible hacer. Considérese la manera en que Dios limitó el poder del diablo en Job 1:12 y 2:6. Algo parecido es expresado 2 Tes. 2:7 (Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción, sólo que aquel que por ahora lo detiene, lo hará hasta que él mismo sea quitado de en medio). Estoy seguro que Dios en ocasiones “detiene” las acciones y determinaciones de los pecadores. A su vez, Dios en otras ocasiones permite que el mal aumente para mostrar Su juicio y divina ira contra el pecado, como en el caso del diluvio (Gn. 6-7) y como Dios entrega el hombre al pecado para que el mismo pecado le destruya (Ro. 1:24-32).

Notemos que en la historia referida Dios se acerca a los que edifican la torre. Nada de lo que hacen los hombres escapa la vista de Dios. Es de notarse que cuando Dios se acerca en la Biblia es para enjuiciar o para bendecir. Cuán terrible es cuando Dios juzga; cuan hermoso cuando bendice. Nosotros por nuestra obediencia o desobediencia somos los que creamos las condiciones correspondientes.

LES THOMPSON