Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Pregunta sobre el ministerio pastoral en diferentes denominaciones

PREGUNTA: ¿Cuál es la perspectiva que tienen las principales denominaciones (los bautistas, presbiterianos, metodistas, pentecostales, etc.) sobre el ministerio pastoral?

RESPUESTA: ¡Interesante pregunta! Y antes de entrar en algunos detalles, quiero decirte algo importante también. Los tiempos han ido cambiando y las perspectivas denominacionales sobre el ministerio pastoral también han ido cambiando. Es posible que dentro de ello se mantenga una línea histórica, pero no debemos olvidarnos que las denominaciones han experimentado cambios muy importantes que hacen ver el ministerio pastoral desde una óptica diferente a la de los inicios. Pertenezco a una denominación de cortes bautistas, aunque no se denomine así. Mis raíces tienen perspectivas americanas y también anglicanas. Dentro de nuestra denominación, el ministerio pastoral siempre ha sido visto como algo sublime y que no cualquier hombre puede desarrollar. El énfasis en el llamado de Dios es vital a la hora de determinar si alguien es llamado o no. Pero ¿cómo determinamos esto? No se parte de lo que sea simplemente el deseo de una persona o porque alguien diga que ha sido llamado; esto tiene que ser reafirmado por el desarrollo de dicha persona en la marcha de la iglesia. ¿Es alguien que se sujeta a la autoridad de la iglesia? ¿Es alguien que tiene un espíritu de servicio antes que de liderazgo? ¿Está dispuesto a mostrar su llamado a través de un periodo de prueba? Estos aspectos son muy importantes y dicen mucho de la persona.

No te olvides que la Palabra de Dios dice: “El que anhela obispado, buena obra desea”. Pero también la Biblia nos recuerda que no debemos hacernos maestros sabiendo que recibiremos mayor condenación. En lo personal, habiendo terminado mis estudios ministeriales, tuve que someterme a la guía de un pastor de experiencia durante dos años. Luego de ese tiempo, el pastor guía daría su informe respecto a mi desarrollo ministerial; era como pasar un examen práctico, no bastaba con tener conocimientos bíblicos, teológicos o ministeriales se necesitaba algo más que eso. Hoy, después de poco más de 30 años de ministerio puedo apreciar ese tiempo bajo la tutela de un pastor guía. Junto a él aprendí no sólo el saber conducirme en el ministerio pastoral, sino que también aprendí el verdadero valor del consejo de alguien que aprendió a caminar en el Señor. Ahora, dentro de las iglesias presbiterianas, el ministerio pastoral es apreciado de una manera un poco diferente. De hecho, el título “presbiteriano” da lugar a lo que se denomina el “presbiterio” lo cual llega a ser más importante y de mayor autoridad que un pastor. En otras palabras, el pastor se somete al presbiterio. Esto tiene su valor, pero al mismo tiempo tiene su peligro. Su valor radica en el sentido de que el pastor tiene a un grupo que le puede servir de ayuda en los momentos difíciles del pastorado. Pero por el otro, el peligro se centra en el hecho de que el pastor puede llegar a ser puesto en funciones por conveniencias o porque el mismo se somete sumisamente al presbiterio a fin de no perder su pastorado. No puedo profundizar demasiado dentro de lo que es el tema del ministerio pastoral dentro de la iglesia metodista. Así que considero apropiado que alguien pueda ayudarnos en esto. Finalmente, dentro del pentecostalismo hay una diversidad muy grande respecto al ministerio pastoral. Lo más común, es que el pastor llega a constituirse en la autoridad única de la iglesia y todo se sujeta a sus decisiones. Por otro lado, dentro del pentecostalismo muchas veces el pastorado llega a ser un tema de familia; me explico, la familia del pastor asume todas las responsabilidades y donde no queda lugar para nadie fuera de ella. Además, existe el tema de la lucha pastoral. La iglesia pentecostal se diversifica en muchas otras debido a la lucha por posición pastoral cuando en el seno de la iglesia surge otro con capacidades especiales y que se transforma en un oponente para el pastor titular que la iglesia tiene.

A fin de evitar las peleas internas, se llega a la conformación de una nueva iglesia. Finalmente, quisiera decirte que el pastorado, según podemos entender por lo escrito en la Biblia, la Palabra de Dios; el pastor tiene que ser una persona muy especial. Tiene que ser alguien dotado, por sobre todo, de forma sobrenatural. Es decir, alguien que tiene dones y talentos que Dios le ha concedido y que está dispuesto a utilizarlos para edificar la Iglesia de Cristo. El pastor es alguien que se entrega a la gente y no alguien que busca servirse de la gente (como es costumbre muchas veces en gobernantes de turno de las naciones). El pastor es alguien que aprende a reír y a llorar con la gente. El pastor es alguien que vive al lado de la gente y está listo a atenderles bajo cualquier circunstancia. El pastor es alguien que tiene un concepto bien definido respecto a ser un siervo antes que un líder. Quisiera dejarte algunos pasajes que harías muy bien en considerar: 1 Timoteo 3:1-7, 1 Pedro 5:1-4 Bendiciones

Juan Medina