Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Pregunta sobre convivencia fuera del matrimonio

PREGUNTA:
¿Puede alguien que convive maritalmente con otro(a) participar efectivamente de la SANTA CENA (no se ha bautizado en agua, sigue con su relación sexual y sin embargo asiste todos los domingos a las reuniones y participa de la Cena)? La Iglesia local no toca este tema. Gracias bendecidas.

RESPUESTA:

Hablando con sinceridad y mucha sencillez, la respuesta debería ser claramente NO

Algunas razones ya más específicas serían:

Primero, en el mandato que Jesús dejó a los discípulos dice: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo…” (Mt. 28:19). Luego, en el libro de los Hechos encontramos lo siguiente: “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron (¿adónde? A la iglesia local) aquel día como tres mil personas” (Hch. 2:41)

A la luz de estos dos pasajes entonces, podemos notar que el bautismo siempre ha sido un requisito para ser parte de la iglesia local. Ojo, no estoy diciendo requisito para salvación; sino requisito como evidencia de haber alcanzado salvación. Por lo tanto, para participar de la Santa Cena, la persona aparte de creer necesita ser bautizado en agua.

Segundo, cuando utilizas el término “convivir”, quiero interpretar que estás diciendo “no casado(a)”. Dios ha ordenado el matrimonio. “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Gn. 2:24). El sexo, fuera del matrimonio constituye “fornicación” y la fornicación es condenada por la Biblia. Por lo tanto, quien está en esa situación está en pecado y nadie puede acercarse a la Mesa del Señor para servirse el pan y la copa que representan el cuerpo y la sangre de Jesucristo y participar de ellos de manera digna. Acercarse a la mesa en pecado es menospreciar la mesa y los símbolos sobre ella y por lo tanto, nadie debería osar participar sin antes arreglar su situación.

Lamentablemente, como tú señalas, muchas iglesias locales dejan de lado este tema. Esto puede deberse a muchas razones, razones que podríamos contestar en otro momento. Lo que sí debemos ver como necesario, es que la iglesia local no deje de enseñar lo que la palabra de Dios señala al respecto. Cuando la iglesia local  asume una posición doctrinal y práctica firme, sus miembros entenderán que el Evangelio es algo que demanda compromiso y seriedad. Cuando lo hacen, entonces viven vidas dignas delante de Dios trayendo honor y gloria a quien les ha salvado.

Espero que esta respuesta satisfaga tu pregunta. Si crees que sería necesario profundizar más, hacédmelo saber y lo haremos.

Atentamente,

Pr. Juan Medina