Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

¿Por qué ser Pro-Vida?

MI PEDIDO A LOS LECTORES

Si apoyas el movimiento pro-elección y estás leyendo un libro titulado ¿Por qué ser pro-vida?, te felicito. Espero que esto signifique que tienes una mente abierta. Si concluyes que el grupo pro-vida no tiene sentido o razón como puedes haber pensado que sería, bien. Le habrás rechazado como merece. Pero si te parece sensible, te invito a reconsiderar tu posición.

Si eres uno de los muchos que están en la cerca, con sentimientos encontrados, te pido que hagas de este libro parte de una búsqueda de la verdad. Puedes escuchar la posición pro-elección en cualquier lugar, sólo tienes que encender un televisor o leer el periódico. Pero esta puede ser tu única oportunidad de examinar la posición pro-vida.

Si eres pro-vida, te pido que reflexiones sobre tu posición. No es suficiente decir: “Yo sé que tengo razón, pero no estoy seguro por qué.” Debemos basar nuestras creencias en la evidencia. Si nos equivocamos en cualquier momento, por todos los medios vamos a revisar nuestra posición. Si tenemos razón, tenemos que aprender la manera de informar de manera inteligente y con gracia a otros.

Algunos lectores cristianos pueden pensar, “Este libro no es para nosotros-es la gente sin iglesia que están teniendo abortos.” Sin embargo, es un hecho que el 43 por ciento de mujeres que obtienen abortos se identifican como protestantes, mientras que el 27 por ciento se identifican como católicas. Así que las dos terceras partes de los abortos de Estados Unidos se obtienen por mujeres que tienen una afiliación cristiana. Dieciocho por ciento de todos los abortos que se realizan en los Estados Unidos son mujeres que se identifican como nacidas de nuevo o cristianas evangélicas.1)Family Planning Perspectives, julio-agosto de 1996, 12. Eso es casi un cuarto de millón de abortos cada año de creyentes de la Biblia.

El tema del aborto no se trata de la necesidad de la iglesia de hablarle al mundo. Se trata de la necesidad de la iglesia de hablarse a sí misma primero, y luego al mundo.

Una cosa es cierta: Si el aborto realmente asesina a niños y hace daño a las mujeres, entonces hay demasiado en juego como para permanecer al margen y no hacer nada.

References   [ + ]

1. Family Planning Perspectives, julio-agosto de 1996, 12.