Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

¿Por qué Jesús le dijo a uno de los ladrones, “Desde hoy estarás conmigo en el paraíso?”

PREGUNTA:

¿Por qué Jesús le dijo a uno de los ladrones, “Desde hoy estarás conmigo en el paraíso?”, si en ese instante él descendía al infierno para vencer a la muerte.

RESPUESTA:

¿A dónde van los que ponen su fe en Cristo cuando mueren? La Biblia habla del lugar bajo el nombre de Hades o de Séol—que sencillamente quiere decir “el lugar de los muertos”. Aquí Cristo usa la palabra “Paraíso”, refiriéndose al lugar donde mora Dios, donde está el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, los ángeles y los que han creído en Jesús como Salvador. Jesús le promete al ladrón que ese mismo día estaría con él en el cielo (el paraíso). Y porque lo dijo Cristo creemos que ese mismo día se encontraron en ese bendito paraíso.

Entonces usted hace una referencia a Cristo descendiendo al infierno, una frase muy debatida que se añadió al Credo Apostólico en los años 400. En los primeros credos de los años 300 no se encuentra. Fue añadido. Tiene como base el texto de 1 Pedro 3:19, “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados…”. (De paso, esta porción de 1 Pedro 3:18-20 sirve como base para la idea y la doctrina Católica sobre el purgatorio.)

¿A quiénes realmente fue que predicó Cristo? ¿No es cierto que todos los que están es sus pecados están en cadenas? ¿Cuándo fue que les predicó? ¿A dónde estaban esos espíritus encarcelados?

Desde San Agustín hasta el presente encontramos una variedad increíble de ideas, contradicciones e interpretaciones. Cuando eso pasa con un texto de la Biblia, nos hace ver que nadie puede basar una doctrina sobre ese texto. Por ejemplo el muy equivocado Kenneth Copeland, basándose en ese texto enseña que no somos perdonados por lo que Cristo hizo en la cruz, sino por lo que logró cuando fue al infierno. Eso es herejía. Todo el Nuevo Testamento nos enseña que es por su MUERTE que somos perdonados y hechos aceptos ante Dios. No hay un texto que diga claramente que Cristo fue al infierno. Las versiones modernas del Credo Apostólico correctamente cambian la frase para decir que Cristo descendió al Hades (el lugar de los muertos).

Y usted dice que Cristo venció la muerte cuando fue al infierno. Esa idea también es incorrecta. No hay prueba bíblica que Jesús fue al infierno donde están los enjuiciados de Dios. No debemos meternos en especulaciones en cuanto a dónde estaba Jesús ni qué fue lo que hizo durante esos tres días en que estaba en la tumba. Por cierto, leemos en Hebreos 9:27-28 que para los que han muerto ya no hay ni nunca ha habido una segunda oportunidad. Jesús venció la MUERTE cuando resucitó de la tumba (1 Corintios 15).

No hay duda que lo que sufrió Jesucristo en la cruz fue como un infierno, pero no hay texto en lo que aceptamos como Bíblico que diga que Cristo fue al infierno. Nosotros no aceptamos los libros apócrifos. Lo más cercano es este que citamos de 1 Pedro 3:18-20, y como ya hemos indicado, los intérpretes fieles de la Biblia no han podido explicarlo a satisfacción de todos.

Les Thompson