Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

¿Por qué en los grupos carismáticos católicos se dan sanidades y otras manifestaciones espirituales igual que en ciertos grupos cristianos?

PREGUNTA:

¿Por qué en los grupos carismáticos católicos se dan sanidades y otras manifestaciones espirituales igual que en ciertos grupos cristianos?

RESPUESTA:

Los grupos carismáticos católicos comenzaron en la década del 1960 en la Universidad de Notre Dame en USA. Fueron el resultado de grupos de oración y búsqueda de la Palabra de Dios. Inicialmente rechazados por la Iglesia Católica, más tarde fueron acogidos por el Papa Juan 23. Se comenzó a hablar en medio de la jerarquía de “católicos pentecostales” y hoy en día funcionan tanto dentro de la Iglesia, como en forma independiente con algunas restricciones.

Para los pentecostales evangélicos, esto fue una sorpresa ¿católicos hablando en lenguas, imponiendo las manos para sanidades? No podían entender como el Espíritu Santo aparentemente estaba obrando en personas que todavía seguían el rosario, comulgaban y reconocían a la virgen María.

Independientemente que no todos los teólogos están de acuerdo en cuanto a las manifestaciones carismáticas, tenemos que decir lo siguiente:

  1. Dios es supremo en todas las cosas y el puede actuar como El quiera, en donde quiera. Ninguna Iglesia tiene el monopolio o representación exclusiva del Espíritu Santo. Dios se manifiesta y actúa en y a través de personas que le buscan de corazón y siguen su Palabra. Hay verdaderos cristianos en el medio católico, que creen en el Señor Jesucristo y su obra de salvación por ellos, así como hay “evangélicos” que sin embargo no creen completamente en la necesidad de la salvación por la obra de Cristo. El buen árbol se conoce por sus frutos. ¿Qué podríamos decir de una Teresa de Calcuta?
  2. No es la Iglesia a la que uno pertenece la que determina la veracidad de la obra de Dios o no, sino la relación y comunión con Dios en lo personal. Sin duda alguna que caminar en la verdad, nos llevará finalmente a estar con los que caminan en la verdad y apartarnos de los que están en el error.
  3. Jesús nos da una excelente pauta para evaluar estas cosas: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declarará: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”. Mateo 7:21-23

Las sanidades, los milagros, las manifestaciones espirituales no necesariamente son signos de la presencia de Dios. Estas deben ir acompañadas de un testimonio evidente de caminar en la voluntad de Dios. Esto implica confianza y obediencia a su palabra. Las manifestaciones espirituales no salvan; muchos de los sanados por Cristo después no andaban con Él. El gran milagro, la gran sanidad, es cuando un corazón es transformado por el Espíritu Santo a través de creer y aceptar a Cristo para ser salvo. Esto da la verdadera sanidad y la vida eterna.

Cordialmente,
Rogelio Aracena