Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

¿Por qué el Nuevo Testamento ya no usa el nombre Jehová y únicamente dice Dios o el Padre?

PREGUNTA:

¿Por qué en el Nuevo Testamento ya no se escribe la palabra Jehová y únicamente se refieren a El como Dios o el Padre?

RESPUESTA:

En parte, la respuesta a su pregunta tiene que ver con el hecho que el Antiguo Testamento fue escrito en hebreo y el Nuevo en griego. Los traductores al español del texto hebreo mantienen el nombre “Jehová”, mientras que los traductores del griego del Nuevo Testamento mantienen el nombre “SEÑOR”. Recordemos que la palabra SEÑOR, cuando se escribe en mayúsculas en el Antiguo Testamento, es la palabra “Yahweh” (en hebreo) y es la palabra “Kurios” en griego. Este nombre SEÑOR es el título más usado en cuanto a Jesús en el Nuevo Testamento. Por ejemplo, cuando los griegos decían: Kurios Kaisar, anunciaban: “César es Señor”. Y tiene el mismo significado cuando el título SEÑOR (Kurios) se aplica a Jesucristo.

Por su parte, el Antiguo Testamento afirma una vez tras otra que Yahweh es el SEÑOR. Exactamente igual a como el Nuevo repite Jesús es el SEÑOR. La implicación o la enseñanza es obvia: el Yahweh del Antiguo Testamento no es ni más ni menos que el Jesucristo del Nuevo. Cuando el Antiguo Testamento habla del SEÑOR (Yahweh) se está refiriendo a Jesucristo, al Hijo de Dios, a la Segunda Persona de la Trinidad.

Para más evidencia, tomemos las palabras de Jeremías 23:5-6 que dice: He aquí, vienen días —declara el SEÑOR [Yahweh/Kurios]— en que levantaré a David un Renuevo justo; y él reinará como rey, actuará sabiamente, y practicará el derecho y la justicia en la tierra. En sus días será salvo Judá, e Israel morará seguro; y este es su nombre por el cual será llamado: El SEÑOR [Yahweh/Kurios], justicia nuestra.

Se entiende claramente la profecía. El profeta declara que el SEÑOR —Dios Padre— anuncia que en el futuro vendrá un Salvador cuyo nombre también será SEÑOR (Yahweh/Kurios), es decir, uno que es igualmente Dios. Aparte de ese texto podemos ir a numerosos pasajes del Antiguo Testamento y ver que cuando se cita en el Nuevo se está señalando al SEÑOR Jesucristo. Como venimos estableciendo, el SEÑOR del Antiguo es el mismo Jesucristo del Nuevo. Para confirmarlo, haga las siguientes comparaciones:

•Isaías 40:3 con Mateo 3:3
•Salmo 8:2 y Mateo 3:11-17
•Salmo 110:1 y Mateo 22:44-45
•Malaquías 3:1 y Lucas 1:76
•Salmo 23:1 y Juan 10:11
•Isaías 8:14 y Romanos 9:32-33
•Joel 2:32 y Romanos 10:9-13
•Isaías 45:23 y Romanos 14:11; Filipenses 2:16
•Jeremías 9:24 y 1 Corintios 1:31
•Isaías 40:13 y 1 Corintios 2:16
•Salmo 68:18 y Efesios 4:8-10
•Zacarías 12:10 y Apocalipsis 1:7
•Salmo 62:12 y Apocalipsis 221:12

Jehová (Yahweh/Kurios) es el mismo Hijo de Dios, Jesús, el que la Biblia nos dice que es exaltado por encima de los ángeles y los profetas (Mateo 13:32; 21:27; 22:2), el que tiene una relación especial con el Padre (Mateo 11:7), el Hijo con el cual el Padre está complacido (Mateo 3:17; 17:5; Marcos 1:11; 9:7; Lucas 3:22; 9:35), el unigénito del Padre (Juan 1:18; 3:16; 1 Juan 4:9), el Hijo de Dios (Romanos 8:32), el Hijo eterno (Juan 17:5, 24; Hebreos 1:5; 5:5), la imagen del Dios invisible (Colosenses 1:15; 2 Corintios 4:4), la refulgencia de su gloria (Hebreos 1:3), a quien el Padre le dio vida en sí mismo (Juan 5:26), igual a Dios en conocimiento (Mateo 11:27), en honor (Juan 5:23), en poder para redimir (Juan 1:3; 5:21, 27), en todas sus obras (Juan 10:30), en dominio sobre todo lo que existe (Mateo 11:27; Lucas 10:22; 22:29; Juan 16:15; 17:10), el que será el justo juez de todos los pecadores (Mateo 25:31; Judas 14 y 15), y el que con justicia recompensará a los suyos (Isaías 62:11; Mateo 6:4, y Apocalipsis 22:12).

Espero que esta explicación le haya ayudado a entender la razón por la cual el nombre Jehová como tal llega a ser sencillamente la palabra SEÑOR en el Nuevo Testamento.

Les Thompson
Ministerios LOGOI