Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Para ti, universitario

Por Enrique Fernández

«Quedaos con Dios, que en el camino de la virtud es perder tiempo el pararse uno, y peligroso responder a quien pregunta por curiosidad y no por provecho.» —Francisco de Quevedo

Prólogo

«La juventud es tan extraña y maravillosa…», dijo Bernard Shaw, «…que no sirve para niños». Y cierto es que en este mundo —especialmente en esta era que muchos llaman “era de la desilusión”— el joven alerto y estudioso se encuentra azorado por el ambiente de confusión que lo rodea.

Ve que el gentío vaga sin rumbo en un mar de problemas: choques de razas, religiones y culturas. Reconoce que el individuo ha llegado a perder valor ante el juego de la política, el materialismo y el secularismo. Contempla a sus semejantes marchando impacientes bajo banderas y credos extraños. Se compadece de las víctimas de los oportunistas y teme caer víctima de las poderosas corrientes que acorralan y encadenan.

Estos temores son reales. Vivimos en el mundo y el mundo es muy nuestro, la corriente de lo vida nos une, nos revuelve; nos cambia, nos adapta, con el único propósito de mezclarnos con la enmascarada muchedumbre. Procura hacernos pueblo sin cena, gentío sin identificación, grupo sin personalidad.

Es hora de estar alertos: ¡no fuimos creados pare ser acorralados! Somos cristianos. Creemos en Dios. Tenemos Salvador. No somos “grupo” somos “personas”. Podemos ejercer la voluntad. Optamos por lo divino y lo bíblico; fijamos lo meta en la eternidad.

Conscientes de esto dedicamos estas páginas a la juventud fervorosa y estudiosa que trata de vivir cristianamente.

—Los editores.