Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Papá, ¿estás ahí?

Del libro devocional Manantiales en el Desierto

por la Sra. Charles Cowman

14 de septiembre

Este pobre clamó y oyóle Jehová, y lo libró de todas sus angustias.
Salmo 34:6

HACE MUCHOS AÑOS cierto niño dormía en una cuna. Acababa de acostarse. Antes de dormirse miró a la gran cama donde dormía su padre y le dijo:
—Papá, ¿estás ahí?

La respuesta no se hizo esperar:
—Sí, hijito. —Entonces el niño se acurrucó en la cuna y se entregó al sueño sin temor. Hoy en día aquel niñito tiene setenta años, es un viejo, pero cada noche, antes de irse a dormir mira el rostro de su Padre Celestial y le dice:
—Padre, ¿estás ahí?

Éste le respondió:
—Sí, hijo mío.

—¿Me cuidarás esta noche?— pregunta de nuevo con fe de niño. La respuesta llega clara y fuerte:

—Sí, hijo mío, no te dejaré ni te desampararé. ¿A quién temeremos si Dios nuestro Padre está con nosotros?

Tu oración ha sido oída. ¡No temas! Alaba al Señor.
Dios recordó tu petición en su tierno amor.
¡Alégrate! ¡Gózate! ¡Descansa en sus Promesas!
Su Palabra es segura, de cumplirse nunca cesa.

Tu oración ha sido oída, ¡tengamos sin igual valor!
sigamos avanzando hasta que la noche se vaya con su dolor,
y el cielo oscuro reciba el resplandor de la aurora
y cantemos sus Alabanzas ante el trono de su gloria.

Tomado del libro Manantiales en el Desierto (Segundo tomo), por la Sra. Cowman