Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Nuestro Gran Salvador

INTRODUCCIÓN

Eran, los cuatro, montañeros. Su pasión era escalar las montañas más difíciles. En una ocasión, subiendo una montaña en Suiza, les sorprendió una tempestad, dejando la superficie de la montaña cubierta de hielo.

Los cuatro estaban conectados con una soga por si acaso hubiera un resbalón, un desprender de una roca o un paso en falso. Cuidadosamente subían clavando sus hierros con cuidado, a veces agarrándose con los dedos en pequeñas grietas, mientras sus pies buscaban la seguridad de una roca. Así hacían su peligrosa ascensión hacia la cumbre.

Cuando llegó la furia de una tormenta de nieve, el que estaba más abajo resbaló, cayendo hasta llegar a la extensión máxima de su soga. Él que estaba arriba de él no estaba preparado para el golpe y se desprendió de su agarre, también cayendo. El tercero no pudo con el peso de los dos, y también cayó. El guía, que estaba primero, había sentido el jalón de la soga cuando cayó el primero. Temiendo una catástrofe, tomó la precaución de hundir más profundamente su hierro en la grieta y atar su soga a ella.

Suerte que lo hizo, porque pronto él mantenía el peso de todos sus compañeros, hasta que uno por uno pudo de nuevo prenderse a las rocas en la montaña.

ADÁN NO SOLO RESBALÓ, CAYÓ Y NOS LLEVÓ A TODOS
Tras él, uno por uno, fuimos todos resbalando hasta estar todos flotando en el aire sobre el precipicio. Debajo —la muerte segura, en el infierno eterno.

Pero, colgados de la soga de uno que no cayó, pudimos poner nuestros pies sobre la roca. ¡Cristo Jesús nos salvó!

¿Cuál fue ese hierro que Cristo firmemente clavo en la grieta? Hagamos un estudio de lo que hizo para lograr nuestra salvación.

PROPICIACIÓN
xxLlamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”.

  1. Significado
    • Apaciguar la ira de Dios.
    • Aplacar la ira de alguien.
    • Propiciar —intervenir.
      xx
  2.  Textos
    • Romanos 3:25
      Cristo Jesús, a quién Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su Justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados.
      xx
      —Hagamos la combinación de dos textos para entender lo que significa
      xx
    • 1 Juan 4:10
      En esto consiste el amor de Dios, que envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados.
      xx
    • Romanos 1:18
      Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad en injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad.
      xx
  3. Explicación de esta ira de Dios
    1. En el Hebreo del Antiguo Testamento se usan 20 palabras
      — “Mi furor se encenderá”.
      — “Se encendió mi ira sobre ellos”.
      — 600 pasajes en el Antiguo Testamento.
    2. En el Griego de la Biblia del Nuevo Testamento se usan dos palabras
      • Ejemplo 1: IRA (Gr. thymos) =
        —Apasionarse ferozmente.
        —Estar acalorado de violencia.
        —Respirar violentamente.
        …Romanos 1:18: Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad en injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad.
      • Ejemplo 2: IRA (Gr. orgê) =
        —Sentido de quemadura.
        —Gradualmente se va amontonando.
        …..Era de la Gracia: “viene el día de la Ira de Dios”
      • Lo que NO es Dios, él es perfecto. No puede pecar ¡ni aún en su ira!
        —No es ira maliciosa.
        —No es ira caprichosa.
        —No es ira.
        —Expresiones reales de esa ira:
        …..Diluvio: Génesis 6
        …..Sodoma y Gomorra: Génesis 19
        …..Ananías y Safira: Hechos 5
        —La concordancia apunta a “la ira de Dios contra el pecado”
        …..en 50 textos en el Antiguo Testamento.
        …..en 22 textos en el Nuevo Testamento.
        —Jonathan Edwards y su sermón:  Pecadores en manos de un Dios airado
        …..Reconocido entre los más prestigiosos y importantes teólogos y filósofos norteamericanos. Vivió en los tiempos coloniales, fue fundador del Seminario de Princeton. Vio uno de los más gloriosos avivamientos espirituales que tocó a todas las colonias. La historia cuenta que en muchas ocasiones, cuando la gente entraba a la iglesia en donde iba a predicar, caía sobre la gente un sentido de arrepentimiento y agonía por sus pecados que se ponían a gritar en voz alta, confesando sus pecados y pidiendo misericordia de Dios, sin Edwards decir una palabra.
        xx
        Ilustraciones:
        —El hombre camina sobre tablones podridos
        ….Que cubrían, como si fuera la tapa a la entrada al infierno.
        —El hombre con grillos de plomo pesado.
        …..Colgados desesperadamente de un precipicio, el plomo arrastrándole al infierno debajo.
        —El hombre viviendo al pie de una represa
        …..Las aguas de la ira de Dios se amontonan, la represa rompe para destruir a todos.
        —Dios tiene una flecha en su mano.
        …..Coloca la flecha y lentamente estira la cuerda …y la flecha apunta a tu corazón.

Algunos tienen problemas con el concepto: Dios es amor, lleno de gracia y misericordia
—¿Cómo se puede hablar de ira?
—No es Dios quién se ha separado de nosotros a causa del pecado. Somos nosotros quienes nos hemos apartado de Él por el pecado.
xx
Un renombrado especialista en terminología, el Dr. C.H. Dodd de la Universidad de Cambridge (Inglaterra), ha dirigido una campaña para buscar otra palabra en sustitución.
xx
Tan influyente ha sido su argumentación, que aún en ALGUNAS de nuestras traducciones en Español se ha quitado la palabra.
x
COMENTARIO DE JAMES MONTGOMERY BOICE
“La Biblia enseña que Dios es un Dios de IRA a la misma vez que es un Dios de AMOR. Aún más, su ira no es algo pequeño e insignificante, que casualmente esta ahí al lado de Su grande y significante carácter de amor. La verdad es que la ira de Dios es un elemento importantísimo que puede ser trazado desde el juicio del pecado en el Huerto de Edén hasta los juicios catastróficos del cual nos habla el Apocalipsis. “El que lee la Biblia sin prejuicios sentimentales, tiene que darse cuenta de que la ira de Dios contra todo pecado es muy obvia y real —una enseñanza clara e inescapable. ESTAMOS EN GRAVE PELIGRO A CUENTA DEL PECADO.

REDENCIÓN

  1. Significado
    1. Cumplir la demanda que pide la ley
      goel“: Heb. — el deber de preservar el honor o las posesiones de un pariente cercano, familiar.
      xx
      Noemí y Rut y el deber del “pariente cercano”.
      Boaz, asume esa responsabilidad.
      xx
    2. Pagar el precio de rescate: redimir
      padah“: Heb. — redimir, al pagar el precio correspondiente.
      kofer“:  Heb. — pagar la suma del precio de rescate.
      xx
      Una casa de empeño donde se deja algo de valor. Si lo quieres recuperar, lo redimes (pagas por el).
      xx
      El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida EN RESCATE por muchos. Mt. 20:28
      xx
      Da su vida, pagando el precio de RESCATE.
      ¿A quién se lo paga? ¡A Dios!
      ¡Pagó en su totalidad las demandas de la justicia de Dios!
      xx
  2. Textos
    Efesios 1:7  En él tenemos redención mediante su sangre.
    Colosenses 1:12,13   Su hijo amado, en quién tenemos redención, el perdón de nuestros pecados.
    xx
    Ilustración
    Hay una vieja historia [seguramente apócrifa, según un historiador de Lincoln] que cuenta que un día Abraham Lincoln fue a un mercado de esclavos. Allí notó que una joven y hermosa mujer afroamericana estaba siendo subastada a la oferta más alta. Ofertó por ella y ganó. Se podía ver la ira en los ojos de la joven y se podía imaginar lo que estaba pensando: “otro hombre blanco me comprará, me usará y luego me descartará”. Cuando Lincoln se fue con su “propiedad”, se volvió hacia la mujer y le dijo:

—Eres libre
—¿Qué significa eso?  Respondió ella.
—Significa que eres libre.
—¿Significa que puedo decir lo que quiera decir?
—Sí, respondió Lincoln, sonriendo, significa que puedes decir lo que quieras decir.
—¿Que puedo ser lo que quiera ser? preguntó incrédula.
—Sí, puedes ser lo que quieras ser.
Luego dijo la joven vacilante
—¿qué puedo ir a donde yo quiera ir?
—Sí, significa que eres libre y puedes ir a donde tu quieras ir.
—Entonces, dijo la mujer con lágrimas en los ojos, creo que iré contigo.

JUSTIFICACIÓN
…..¿Cómo obtengo yo justificación?
………..Declarado totalmente sin pecado y culpa
xx
…….No por ser mejor que otros (Ro. 2:1-16)
…………..—los que juzgan y se comparan unos a otros.
…… Ni por esfuerzos religiosos
…………..—obedecer las leyes (Ro. 2:17-29).
…….Sólo por intermedio de Jesucristo. Dios pone a mi cuenta los méritos de Su Hijo amado.

  1. Significado de justificación
    Término judicial: tiene que ver con equidad, con derechos.
    Tiene que ver con el cumplimiento de las demandas de la ley, las demandas de justicia, declarando justificado al condenado, como si nunca hubiera cometido delito.
  2. Textos
    Romanos 3:24  Siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús.
    Romanos 4:25 [Jesucristo] el cual fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado por causa de nuestra justificación.
    Romanos 5:9 Habiendo sido ahora justificados por su sangre, seremos salvos de la ira de Dios por medio de él.
  3. Explicación
    Amnistía versus Justificación
    xx
    Ilustración
    Cliff, mi tío, era rebelde, travieso y contradictorio. Su comportamiento desesperaba a mi abuela. Me contó difícil que era disciplinarlo, ya que al parecer no respondía a ningún castigo. Una vez mi abuelo lo llevó al establo donde guardaban caballos y vacas para castigarlo por una falta. Mi abuelo, hombre de pocas palabras pero de gran carácter cristiano, tomó un látigo que usaba para controlar a los caballos. Puso el látigo en manos de su hijo Cliff, y entonces quitándose la camisa, dijo:

—Hijo, hoy voy a llevar el castigo que tú mereces. Pégame con el látigo en la espalda hasta que fluya la sangre.
—Pero, papá, yo soy el culpable, no tú. No puedo pegarte —dijo el asombrado muchacho.
—Sí, hijo. Tu pecado tiene que ser castigado. Y yo voy a recibir tu castigo. Mi abuela lloraba al contarme la historia. Le pregunté si Cliff cumplió con la demanda de su padre.
—Sí —me dijo—, hasta que derramó sangre. Tu abuelo llevó las cicatrices hasta su muerte. Él era así; quieto pero severo.
—Y ¿cómo respondió Cliff? —pregunté.
—Por primera vez comprendió lo que Cristo había hecho por los pecadores —me dijo. (Cliff, más tarde, fue al África como misionero.)

Explicación teológica
La obra de Cristo se entiende en tres palabras:

  1. PROPICIACIÓN — apaga la ira de Dios.
  2. REDENCIÓN — paga el precio de rescate.
  3. JUSTIFICACIÓN — cumple las demandas de la ley.

¿Cómo cumple las demandas de la ley?
Romanos 3:23-26  Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados [declarados justos] gratuitamente por Su gracia, mediante la redención [el precio de rescate] que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre.
xx
¿Con qué propósito?

RECONCILIACIÓN CON EL PADRE
……Rom 5:10 Cuando éramos enemigos, fuimos RECONCILIADOS con Dios por la muerte de su Hijo.

Ilustración
Una chica de Traverse City, Michigan (sigue la moda: anillo en la nariz y ombligo, amigas rebeldes, etc.). Sus padres ponen límites.

“¡Les odio!” dijo, empaca sus cosas y huye de la casa. Se va a Detroit, allí se une a los chicos de la calle. Un día un hombre en su Cadillac le ofreció ayuda. Pronto se convirtió en prostituta: ¡Esto sí que es vivir!

Un día se sintió mal. Fue al médico, estaba enferma. El hombre la hechó. Ahora no tiene nada —tiene que vivir en la calle con frío y periódicos como sábanas. Se encuentra pensando cada vez más en su casa y en sus padres. “¡Cómo quisiera regresar!” Desesperada, llama a su casa: “¿Qué diré?” Comienza a llorar: “¡El perro en mi casa vive mejor que yo!” Tres llamadas y nadie contesta, solo el servicio de mensajes. Por fin contestaron, “mamá, papá, soy yo, quisiera verlos. Voy a tomar un bus mañana que llega a la media noche. Si quieren recibirme, vengan a la estación. Si no están, sabré que no soy bienvenida”.

El viaje tomó siete horas, siete horas de agonía.  ¿Qué le diré a papá?  Papá, sé que hice mal. Todo fue mi culpa. ¿Me podrás perdonar? [Se memoriza el dicho.] Cuando por fin llegó, bajó del bus temblorosamente. No vio a nadie. Entró en un pánico terrible. Entonces vio que la estación está toda decorada. Aparecieron sus primos, tíos y más de una cuarentena parientes. Entonces vio a su padre. El vino corriendo hacia ella. “Papá, todo fue mi culpa”. “Caya hija, ahora no hay tiempo para eso, hemos preparado una fiesta de bienvenida para ti…”