Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Nuestra lucha con el pecado

 por Les Thompson

Introducción
Uno de los personajes del pasado que ha impactado increíblemente a nuestra era moderna es el filósofo alemán Friedrich Wilhelm Nietzsche (1844-1900).

Resumen de su filosofía:

  • El rechazo de valores morales absolutos (p.ej., lo bíblico).
  • Vocifero opositor a lo que llamaba “esclavitud a la moralidad cristiana”.
  • Argüía que Dios había muerto, por lo tanto, estamos libres para crear nuestros propios valores.
  • Su ideal era el “súper hombre”, la persona con fuerza para imponer su voluntad sobre los débiles (de ahí las ideas “arianas” de Hitler).

Su influencia

  • Hasta hace poco sus creencias fueron ignoradas o atacadas.
  • Hoy se nota su influencia en la literatura nihilista, la filosofía moderna, la teología radical y en el campo del psicoanálisis.
  • Es el “padre” de la nueva ola de postmodernidad.

Nietzsche, en su libro: La Ciencia Alegre
¿No habrás oído del hombre que, en una mañana resplandeciente, prendió una lámpara y fue al mercado gritando: “¡Busco a Dios, busco a Dios!”?
xx
Algunos de los hombres allí parados no creían en Dios, así que comenzaron a reírse de él:

—¿Se habrá perdido Dios?— preguntó uno.
—Quizás se ha extraviado como un niño— dijo otro.
—Seguro se está escondiendo— sugirió otro, —o se ha ido a pasear en una embarcación.

Así se entretenían, gritándose uno al otro. Pero el señor con la lámpara se enojó y con fuego en los ojos comenzó a gritar: —¿Dónde está Dios? Yo le diré a dónde. ¡Nosotros lo hemos matado, tú y yo! ¡Nosotros todos somos sus asesinos! Pero, ¿cómo pudimos hacerlo? ¿Cómo pudimos tragarnos el mar? ¿Con qué esponja pudimos limpiar el horizonte? y ¿qué haríamos si la tierra llegara a desprenderse del sol?

Las conclusiones de Nietzsche:
“Ya que Dios ha muerto”, decía él, “¿cómo podremos nosotros —sus asesinos— confortarnos a nosotros mismos? Fácilmente: ¡convirtiéndonos nosotros mismos en dioses!

¿Seremos dioses? —¡Qué lejos estamos de ser como Dios!

La realidad es que somos seres débiles, frágiles, inclinados hacia el mal, siempre a punto de caer, en constante necesidad de Dios.

Pablo lo dice, como en un llanto de desespero:
“Miserable de mi, ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?”

Lectura bíblica: Romanos 7:14-25

14Porque sabemos que la ley es espiritual, pero yo soy carnal, vendido a la esclavitud del pecado.  15Porque lo que hago, no lo entiendo; porque no practico lo que quiero hacer, sino que lo que aborrezco, eso hago. 16Y si lo que no quiero hacer, eso hago, estoy de acuerdo con la ley, reconociendo que es buena. 17Así que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. 18Porque yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada bueno; porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no. 19Pues no hago el bien que deseo, sino que el mal que no quiero, eso práctico. 20Y si lo que no quiero hacer, eso hago, ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. 21Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. 22Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios, 23pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros. 24¡Miserable de mí! ¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte? 25Gracias a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que yo mismo, por un lado, con la mente sirvo a la ley de Dios, pero por el otro, con la carne, a la ley del pecado.

EL TEMA DE LA SANTIFICACIÓN
(Nuestra lucha con el pecado)

Definición
La más expresada (pero equivocada):

La santificación es una renovación espiritual en la que la persona —por grandes esfuerzos personales— logra cualidades espirituales deseadas.

Ilustración

Mi lucha como joven, en un ambiente cerrado.
Lo que la gente hacía para convertirse en santos.

La definición bíblica
qadash

Hebreo, = cortar, “separación”
Griego, hagiaso= separarse de algo para dedicarse a otra cosa

La persona que es sacada de las relaciones pecaminosas de la vida y colocada en una nueva relación con Dios, en la cual se consagra a él y a su servicio— (Luis Berkhof, Manual de Doctrina, p. 214)

La definición doctrinal (teológica)
Berkhof: Aquella obra bondadosa y continua del Espíritu Santo por la cual purifica al pecador de la contaminación del pecado, renueva la totalidad de su naturaleza a la imagen de Dios y lo capacita para realizar buenas obras. (Ibid, p. 215)

Ilustración
Cuando leí: “La voluntad de Dios es vuestra santificación”, 1 Tesalonicenses 4:3. Cómo cambió mi actitud. Comencé a ver lo que Dios hacía en mí.

Las características de la santificación

  1. La santificación es obra de Dios —a la que yo respondo cooperativamente (2 Co 7:1; Col 3:5-14; 1 P 1:22).
  2. La santificación no es un milagro instantáneo en que Dios me quita todo deseo de pecar y me hace perfecto, sino un proceso, una obra en que gradualmente Dios me va cambiando y conformándome a Cristo.
  3. La santificación es completada después de la muerte, en que de una vez para siempre Dios me limpia y cambia para yo poder entrar al cielo donde no hay pecado alguno (Fil 3:21; He 12:23; Ap 14:5; 21:27)

La naturaleza de la santificación

  1. Es una obra sobrenatural de Dios.
  2. Se realiza por un doble proceso
    • La mortificación del viejo hombre (Ro 6:6; Gá 5:24)
    • La vivificación del nuevo hombre (Ro 6:4-5; Col 2:12; 3:1-3)
  3. Afecta la totalidad de la persona.
  4. Es una obra en la que coopera el creyente.

HABLEMOS DE LA LUCHA QUE CONLLEVA

Puntos de énfasis

Jesús: Marcos 7:15-23
1. Lo interior (el corazón) es lo que vale —el campo de lucha.
2. Nunca lo exterior, esto no contamina al hombre.

Juan:
1. El Mundo, con todo su seductivo ofrecimiento.
2. El Amor, que está en contra oposición al mundo.

Pablo: Introduce 3 conceptos:
1. La Carne—nuestra inclinación es satisfacer los deseos naturales.
2. La Ley—el instrumento que Dios usa para condenarnos.
3. El Espíritu Santo—el poder que resucitó a Jesús para vencerlo.

CONSIDEREMOS EL EJEMPLO PERSONAL DE PABLO

I.¿QUIÉN ES EL HOMBRE QUE CLAMA EN ROMANOS 7?

Algunas explicaciones

  1. La lucha de una persona antes de recibir a Cristo
    1. Imposible.
    2. El que no conoce a Cristo no tiene lucha con el pecado:
      • Se entrega al pecado con gozo.
      • El pecado es lo que le da razón de vida.
    3. Un período de carnalidad en la vida del apóstol
      1. Improbable.
      2. No hay respaldo bíblico ni histórico ello.
  2. Es un caso hipotético
    1. Inconsistente.
    2. En todo el libro Pablo escribe en primera persona:
      • Se usa así mismo como ejemplo: (véase 9:3, 10:1, 15:15)
      • Sería inconsistente de repente introducir un elemento simbólico
    3. Fue la realidad de Pablo —y es nuestra realidad (la tuya y la mía)
      1. Consistente.
      2. Es la conclusión de la gran mayoría de expositores.
      3. Es la experiencia real que cada uno sentimos.
    4. Hay una agrupación que le da otro sentido —un sentido errado.
      1. Pablo muestra que todos pecamos.
      2. La victoria sobre el pecado es imposible.

    Un creyente puede vivir en pecado con tal que reconozca que es malo, pero Dios no le condenará, pues así somos por naturaleza.

    Tenemos que buscar la interpretación correcta.

    EL MAL QUE RESIDE EN NOSOTROS

    1. Tenemos a dos padres
      • Hijos naturales de Adán

      Génesis 5:3 “Cuando Adán había vivido ciento treinta años, engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y le puso por nombre Set”.

      ¿Qué comprende “a su semejanza, conforme a su imagen” en relación de ser “hijo de Adán”?
      Romanos 5:17-19 17Porque si por la transgresión de uno, por éste reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por medio de uno, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. 18Así pues, tal como por una transgresión resultó la condenación de todos los hombres, así también por un acto de justicia resultó la justificación de vida para todos los hombres. 19Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos”.

      ¡Adquirimos los atributos de Adán: el pecado!

      • Hijos por adopción de Dios

      Romanos 8:15 “Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!”

      1. Tenemos dos tendencias
        • Satisfacer la naturaleza adánica en nosotros.
        • Satisfacer la naturaleza de Cristo en nosotros.
      2. Tenemos una lucha interna constante:
        ¿Cuál “padre” me controlará?

    Ilustración:
    Joven que había vivido una vida entregada al placer. Se convirtió y se casó. Pastor les enseña sobre Romanos. 12:1-2 [1Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional. 2Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.] Un día la esposa fue a otra ciudad para visitar a sus padres. El se encuentra con una novia de su vida pasada: (ayúdame Señor—foto de esposa)

    UN EXAMEN DE LO ENSEÑADO POR PABLO

    1. La lucha interior del apóstol
      1. “La ley es espiritual, pero yo soy carnal”
        • La idea es de un esclavo que, por lo que es, sigue ciegamente automáticamente a su amo.
        • Aunque ama y aprecia la ley, no está en condición de obedecerla, porque es esclavo de otro amo.
        • Ese amo es su naturaleza pecaminosa.

      Porque sabemos que la ley es espiritual, pero yo soy carnal, vendido a la esclavitud del pecado (vs. 14).
      xx

      “La ley es espiritual”
      Porque viene de Dios (no la desprecia, la respeta)

      “Yo soy carnal” = pertenezco a la raza caída.
      Por naturaleza me rebelo contra la ley, que es buena.

      “Vendido a la esclavitud del pecado”.
      — Dice Pablo: “Porque lo que hago, no lo entiendo;

      Romanos 7:15-17 “15Porque lo que hago, no lo entiendo; porque no practico lo que quiero hacer, sino que lo que aborrezco, eso hago. 16Y si lo que no quiero hacer, eso hago, estoy de acuerdo con la ley, reconociendo que es buena.17Así que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí”.

      — Pablo declara que está en una situación de confusión
      No entiende por qué no puede vencer su carne, pues el “deseo” de resistirla está en él.
      xx
      Ilustración
      “Sendero Luminoso” en Perú. Un “gobierno” ilegítimo, malo, pero muy real. Aunque yo amo al Perú (gobierno bueno), y vote por el presidente que fue elegido, sin embargo, hay otro poder presente en el lugar donde vivo que me obliga a obedecerlo —o por yo quererlo— pero por la fuerza de su presencia.
      xx

      Si el gobierno me capturara, me puede condenar con todo derecho, porque yo he estado obedeciendo las demandas de los Senderistas.
      xx

      No me quito la culpa, la realidad es que me siento responsable, pero impotente. Esto no es mi deseo como buen peruano, pero los Senderistas me han obligado a hacerlo.
      xx

      [“Ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que mora en mí.]
      xx

      Pablo mantiene que el pecado en él es más fuerte que la ley. La ley no tiene el poder para aquietar ni sus deseos ni acciones.

      1. La nueva ley que descubre el apóstol
        1. No es la ley de Moisés, es una “ley” interna
          • Vimos que dice que la ley de Moisés es “espiritual”, queriendo decir que viene de Dios y hace reclamos “buenos”, deleitosos.
          • “según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios”
          • Esta nueva “ley” (la palabra en Gr.= principio, autoridad) contrariamente, se caracteriza por “mala” conducta.

          “combate contra la ley de mi mente”

        2. La función que cumple esta nueva ley

        “Me encadena con la ley del pecado que está en mis miembros”.
        xx

        Pensemos en los 10 mandamientos:
        xx

        No crear otros dioses —dinero/sexo/poder/deporte/vestidos.
        No tener ideas falsas de Dios —pensar que el es un Papa Noel.
        No tomar el nombre de Dios en vano —las vanas repeticiones.
        Santificar el Día del Señor —le doy un par de horas el domingo.
        Honrar al padre y la madre —no de vez en cuando.
        No matar —las veces que quisiéramos destruir a alguien.
        No adulterar —las cosas que me permito pensar del sexo opuesto.
        No robar —las cosas que me llevo que no son mías.
        No regar rumores falsos —las calumnias falsas que regamos.
        No desear lo que no es mío —cuántas cosas codiciamos.

      2. ¿Cuántas veces y cuántos quiebras cada día?
        ¿Puedes pasar un día sin quebrantar siquiera uno? ¡La ley del pecado reina en tí!
        Igualmente la lucha diaria. Conocer la Biblia, textos y sermones no te podrán librar de esta lucha, estos son como la ley.

    Romanos 7:21-23
    21Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. 22Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios, 23Pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros.

    1. El clamor del apóstol
      1. No dice que, sino quien.
      2. No es otra ley, otro principio, otro curso, otro retiro espiritual.
      3. Necesito un Salvador.
        Romanos 7:24 “¡Miserable hombre de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?
    2. El remedio que ha descubierto
      Romanos 7:25 “Gracias a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que yo mismo, por un lado, con la mente sirvo a la ley de Dios, pero por el otro, con la carne, a la ley del pecado”.

Ilustración

Jon Kregel. No necesitaba un culto / unas alabanzas
¿Por qué?
Porque no son las cosas las que nos libran, ¡no!
¡Es nuestro bendito Salvador!
¡Doy gracias a Dios por Cristo!