Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Nuestra lucha con Dios – Parte 3

Romanos 7:14-25                                      

Introducción: El conflicto forma parte de la vida. Como toda madre aquí sabe: desde nuestros primeros días, cuando nuestros deseos y necesidades de cosas como comida y comodidad se enfrentan a los deseos y necesidades de nuestros padres, tales como el sueño; hasta los conflictos con otros niños en la escuela, con jefes y compañeros de trabajo en nuestros empleos, con otros conductores en las calles y autopistas de Miami. Especialmente con otros conductores en las calles y autopistas de Miami.

El terapeuta matrimonial y familiar cristiano Gary Chapman cuenta la historia de un padre que llevaba a sus hijos a la escuela todos los días. Un día no pudo hacerlo, así que su esposa los llevó. Cuando se acercaban a la escuela, el mayor dijo: “Mamá, ¿dónde están todos los idiotas? Cuando papá nos lleva, hay idiotas por todos lados”.

El conflicto externo forma parte de la vida. Pero cuando ese conflicto se vuelve hacia el interior puede ser francamente debilitante.

Luchar con Dios: hace dos domingos estudiamos Génesis 32:22-32 [repaso]. El domingo pasado estudiamos Mateo 26:36-46 [repaso].

Esta mañana estaremos mirando a otro hombre que experimenta este gran conflicto interno y confusión entre quien se sabe un seguidor de Cristo, y su experiencia de sí mismo como hombre roto y pecador, uno con significativas tendencias y patrones diferentes a los de Cristo:

El erudito hebreo, predicador cristiano, misionero y teólogo Saulo de Tarso, mejor conocido por nosotros como el Apóstol Pablo. Esta es una parte muy conocida y problemática de su carta a las iglesias cristianas de Roma:

Romanos 7:14-25:

Porque sabemos que la ley es espiritual, pero yo soy carnal, vendido a la esclavitud del pecado.  Porque lo que hago, no lo entiendo; porque no practico lo que quiero hacer, sino que lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no quiero hacer, eso hago, estoy de acuerdo con la ley, reconociendo que es buena.  Así que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. Porque yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada bueno; porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no. Pues no hago el bien que deseo, sino que el mal que no quiero, eso practico. Y si lo que no quiero hacer, eso hago, ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios, pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte? Gracias a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que yo mismo, por un lado, con la mente sirvo a la ley de Dios, pero por el otro, con la carne, a la ley del pecado.

Romanos 7 es un desafío para los teólogos y estudiosos de la Biblia. Es un vistazo a la mente y al corazón de un hombre que parece estar experimentando una profunda e intensa crisis existencial.

Buenas noticias: Me he convertido en un existencialista comprometido.

Malas noticias: No tengo ni idea de lo que eso significa.

Tal vez sería más acertado llamarla crisis de identidad: ¿Quién soy y qué soy? ¿Soy un seguidor comprometido de Cristo, o un réprobo desesperado, un fracasado miserable y un pecador? ¿O ambos?

Carl Sandberg: Encuentro que tengo dentro de mí un águila que quiere volar, y un hipopótamo que quiere revolcarse en el fango.

¿Alguna vez se siente así? A juzgar por las tarjetas que me han dado, muchos de ustedes se sienten así. [Nota: cada domingo durante esta serie he estado distribuyendo y recogiendo las tarjetas que he referido en las notas de la primera parte].

Sus preguntas/conflictos: son realmente buenas, honestas, reflexivas, profundas… y muy variadas. Me di cuenta esta semana de que me será bastante difícil tratar de abordar todas o incluso muchas de ellas individualmente en uno o dos sermones; estoy abierto a hacerlo un miércoles por la noche o varios miércoles por la noche si lo desean. Pero estas tienden a caer en estos campos: crisis de identidad o desafíos; y crisis o desafíos intelectuales.

Primero déjenme intentar hacer justicia a este texto tan difícil: Pablo se debate entre la Ley, la Torá, que él como judío, rabino y ex-fariseo siempre ha considerado como algo grandioso, algo maravilloso, uno de los mayores regalos que Dios le ha dado al mundo… y lo que esa Ley le ha hecho a él personalmente y al pueblo judío colectivamente.

Algunos piensan que Pablo debe estar describiéndose a sí mismo antes de convertirse en cristiano. Yo no lo creo:

  1. Hay un cambio en los tiempos verbales de los vv. 13-14 del pasado al presente.
  2. Hay un cambio en la forma en que se describe a sí mismo, de un estado de muerte a uno de vida.
  3. Ahora dice que se deleita en la ley de Dios, lo que un no cristiano no hará / no puede hacer.

La Ley:

Revela el carácter/naturaleza de Dios. La Ley, especialmente como se resume en los 10 Mandamientos, revela mucho sobre Dios. Actúa como una ventana al carácter de Dios.

Esa es una gran razón por la que los judíos históricamente han estado tan orgullosos de ella: de todas las personas en el mundo, todas las naciones, Dios eligió a los judíos como aquellos a quienes les daría su Ley, revelaría quién es y cómo es Él.

Pero la Ley también revela el carácter/naturaleza del pecado: Esta pinta un cuadro; actúa como un retrato de la impiedad – y no es bonito. El mundo lo viste y lo hace parecer bello y atractivo, seductor y tentador; pero es como maquillar un cadáver.

Me he parado al lado de muchos ataúdes abiertos, y todos decimos lo mismo: Vaya, se ve tan natural… Pero no es así. A veces la funeraria hace un buen trabajo haciendo que su ser querido se vea como lo hizo días antes; a veces no lo logran. Pero todos sabemos que el cuerpo en el ataúd no se parece a nuestro ser querido cuando este estaba vivo.

Pero eso es lo que el pecado nos hace. Nos desgasta y nos roba todo lo que nos hace portadores de la imagen de Dios. Nos convierte en muertos vivientes. Y si ese fuera el final de la historia, sería una historia realmente triste. Pero no lo es.

La Ley revela el carácter/naturaleza del pecado:

Catecismo abreviado de Westminster Pregunta 14: ¿Qué es el pecado?

Respuesta: El pecado es cualquier falta de conformidad o transgresión de la ley de Dios.

Es quedarse corto, no estar a la altura de todo lo que Dios espera de nosotros. Esa es una norma difícil de cumplir; es como decir, “Salta el Arco Gateway de San Luis. Haz salto con garrocha en el Monte Everest… o en el Monte Kilauea en Hawái [que en ese momento estaba en erupción]. Buena suerte“.

La Ley: revela el carácter/naturaleza de Dios; el carácter/naturaleza del pecado; define el pecado para nosotros; y:

Revela el pecado en nosotros: actúa como un espejo. Nos muestra cómo se ve nuestra propia marca particular de pecado. Algunas personas son ruidosas, abrasivas, incluso explosivas en sus pecados, tan sutiles como un rinoceronte drogado con LSD. Usted los ve y los oye venir a una milla de distancia. Incluso a 100 millas de distancia.

Otras personas son mucho más silenciosas, más discretas en sus pecados… pecan usando la tecnología del sigilo. Son las serpientes en la hierba que no se ven venir. Usted no sabe que están ahí hasta que pisa una y le muerde.

El pecado siempre vuelve para mordernos, de una forma u otra. El pecado siempre nos toma por tontos.

Climax Blethen era un lanzador novato de 30 años para los Medias Rojas de Boston.  No tenía dientes, así que usaba una dentadura postiza. Él pensaba que lanzar sin sus dientes lo hacía ver más intimidante, así que los ponía en su bolsillo trasero mientras estaba en el montículo. El 21 de septiembre de 1923, se acercó a batear olvidándose de sacar los dientes del bolsillo y volver a ponérselos en la boca. Batea un doble… y deslizándose en segundo base, se muerde en el trasero. Eso es lo que el pecado nos hace…

La Ley:

  • revela el carácter/naturaleza de Dios;
  • revela el carácter/naturaleza del pecado;
  • define el pecado para nosotros;
  • revela el pecado en nosotros; y…
  • provoca el pecado en nosotros.

¿¡Qué!?

Sí: la Ley en realidad nos incita a pecar. Considere estos versos de justo antes del pasaje que leímos:

Romanos 7:7-11:

¿Qué diremos entonces? ¿Es pecado la ley? ¡De ningún modo! Al contrario, yo no hubiera llegado a conocer el pecado si no hubiera sido por medio de la ley; porque yo no hubiera sabido lo que es la codicia, si la ley no hubiera dicho: No codiciarás. Pero el pecado, aprovechándose del mandamiento, produjo en mí toda clase de codicia; porque aparte de la ley el pecado está muerto. Y en un tiempo yo vivía sin la ley, pero al venir el mandamiento, el pecado revivió, y yo morí; y este mandamiento, que era para vida, a mí me resultó para muerte; porque el pecado, aprovechándose del mandamiento, me engañó, y por medio de él me mató.

Así es: la Ley en realidad nos incita a pecar. Usted ve un letrero que dice: “Pintura húmeda”. ¿Qué quiere hacer automáticamente? …Quiere tocarlo, averiguar si está realmente mojado. Ve otro cartel que dice: “No se acerque al césped”. ¿Qué quiere hacer? …Quiere caminar sobre él, ver qué pasa. Le dice a sus hijos mientras están sentados en el asiento trasero: “Niños, quédense en su propio lado”. ¿Qué es lo que quieren hacer? … Quieren estirar sus manos en el espacio aéreo de su(s) hermano(s) y decir: “No estoy en su lado…”

Hay en cada uno de nosotros un rebelde que se muere por salir, agitar el puño, hacer un gesto obsceno y dar a conocer su presencia.

Hace poco vi una pegatina en un parachoques que decía: “Intenté contenerme… pero me escapé”.

En las Confesiones de Agustín leemos lo siguiente: Cerca de nuestro viñedo había un peral cargado de fruta, aunque la comida no era particularmente atractiva ni en color ni en sabor. Yo y algunos otros… jóvenes concebimos la idea de sacudir las peras de este árbol y llevárnoslas. Salimos tarde en la noche… y robamos toda la fruta que pudimos cargar. Y esto no fue para alimentarnos; puede que probáramos algunas, pero luego tiramos el resto a los cerdos. El verdadero placer estaba simplemente en hacer algo que no estaba permitido. Yo tenía muchas peras mejores; solo tomé estas para poder ser un ladrón. Una vez que las tomé las tiré, y todo lo que probé en ellas fue mi propia iniquidad, la cual disfruté mucho.

Él no quería esas peras. Solo quería rebelarse contra las leyes de Dios y del hombre, solo por hacerlo, para ver si podía salirse con la suya. Esa es la esencia misma del pecado… y ayuda a definir un lado de la atracción, del conflicto, que experimentamos en un grado u otro toda nuestra vida.

A menos que dejemos de luchar y nos rindamos totalmente a ello lo que tristemente define a mucha gente en nuestro país y especialmente aquí en Miami. Hemos elevado esta rebeldía, este absoluto deleite en nuestro pecado y depravación a un arte — y gran parte del resto del país y del mundo quiere seguirnos, copiarnos.

Digo esto como alguien que ama a Miami. Este es mi hogar. Florida es el quinto estado en el que he vivido, pero he vivido en Miami más tiempo que en todos los demás lugares en los que he vivido puestos juntos. Heidi y nuestros hijos nacieron y se criaron aquí. Pero en caso de que no lo hayan notado — esta es una ciudad bastante pagana. Pero también lo era Roma, Corinto, Éfeso y todos los demás lugares y ciudades a los que Pablo escribió cartas.

Entonces… ¿qué hacemos? ¿Aquellos de nosotros que, como Pablo, estamos en esta batalla, que experimentamos este conflicto externamente con nuestra cultura circundante, e internamente dentro de nuestros propios corazones y mentes?

Sus preguntas/conflictos: realmente buenas, honestas, reflexivas, profundas… y muy variadas. Así que permítanme tratar de dar algunas aplicaciones prácticas en cuanto a lo que pueden hacer cuando están experimentando este tipo de conflicto:

  1. Sea honesto con Dios y consigo mismo sobre sus luchas. Dios se ocupará de aquel que se acerca a él humildemente, en debilidad, imperfecto, vacilante, avergonzado, repetidamente. La única persona con la que Dios no tratará es la que se acerca a Él de forma deshonesta.
  2. No alimente el Lado Oscuro. Si su lucha es el alcoholismo, no entre en bares, clubes nocturnos y licorerías. Si su lucha es comer en exceso, no entre en los buffets de todo incluido. Si su lucha es la lujuria, únase a la raza humana…
    Un joven le preguntó a un hombre de 93 años: “Señor, ¿cuántos años se tiene que tener para dejar de pensar en el sexo todo el tiempo?” El viejo caballero hizo una pausa por un momento, y luego dijo: “No estoy seguro, pero debe de ser más de 93”.
    Ahora: No se siente en casa solo durante horas frente a su ordenador o su TV, donde toda clase de contenido sexual explícito está llamando a su monitor, pantalla de TV y teléfono, pidiendo a gritos entrar en su casa y en su mente.
    Groucho Marx tenía una rutina en la que decía: “Fui a mi médico y le dije: ‘Dr., Dr. —Me he roto la pierna en tres sitios’. Mi médico me dijo: ‘No vayas a esos lugares’”.
    No vaya a esos lugares, ya sea en persona o en línea, donde sabe que la tentación está esperando para encontrarle, agarrarle, retenerle, esclavizarle, poseerle, avergonzarle. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente en nuestra cultura online de alta tecnología de 24 horas al día los 365 días del año, donde a pesar del hecho de que podemos comunicarnos casi instantáneamente con gente de todo el mundo, experimentamos cada vez más soledad y aislamiento.
  3. Encuentre a alguien con quien hablar. Alguien en quien pueda confiar, alguien en quien sepa que puede confiar, alguien que se lleve lo que le diga a la tumba. Alguien que le escuche de verdad, que no espere a que se tome un respiro para poder interponer sus preocupaciones. Alguien que orará por usted, y también le hará responsable si es necesario.
    Por supuesto que puede hablar conmigo, con el Pastor Victor o con alguno de los otros ancianos, pero no tiene por qué ser uno de nosotros. La Biblia enseña el sacerdocio de todos los creyentes. Todos estamos llamados a ello: Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. — Gálatas 6:2.
    Asegúrese de hablar con alguien que crea en la Biblia, y que la conozca lo suficiente como para poder ir a las escrituras y decir: “Aquí hay algo de lo que Dios tiene que decir sobre esto…”
  4. No tenga miedo de hablar con un consejero profesional. A veces se necesita un profesional capacitado para ayudarnos a resolver pecados muy difíciles, complejos, profundamente arraigados y heridas largamente enterradas. De nuevo – remítase a alguien que crea en la Biblia, y que tenga una visión de la vida centrada en Cristo.
  5. No se sobreestime. Nunca piense que ya no es susceptible a una u otra tentación, que ya está fuera de peligro, fuera del alcance de cualquier pecado con el que haya luchado en el pasado. La Biblia y la historia de la iglesia están repletas de ejemplos de siervos de Dios que acababan de salir de un gran triunfo… solo para caer de bruces.”Soy un cristiano muy bueno y fuerte”, dijo un cristiano no muy bueno y fuerte. Siempre. Cuanto más nos acercamos a Jesús, más nos damos cuenta de lo lejos que aún tenemos que llegar.

    Como Pablo, experimentaremos la lucha entre lo que somos como seguidores de Cristo y pecadores radicales y prevalentemente depravados toda nuestra vida. El único cristiano que no lucha con el pecado… está muerto.

    Sea honesto con Dios y consigo mismo sobre sus luchas;
    No alimente el Lado Oscuro;
    Encuentre a alguien con quien hablar;
    No tenga miedo de hablar con un consejero profesional;
    No se sobreestime;

  1. Sus pecados, sus luchas, son la razón por la que Jesús vino y murió. Él murió por sus pecados. Todos ellos.Y tampoco olvide nunca, nunca:
  1. La gracia de Dios es más grande que su pecado.

El conflicto forma parte de la vida. Externo, interno… Mientras nuestros pulmones bombeen, nuestros corazones latan y nuestros cerebros registren actividad habrá conflicto. El mayor conflicto de la historia fue el que se produjo entre la justicia de Dios y la pecaminosidad del hombre, y se resolvió hace 2000 años en una colina muy lejos en las afueras de Jerusalén, cuando el inmaculado Cordero de Dios tomó sobre sí los pecados del mundo y venció.