Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

¿Nació Jesús un 25 de diciembre?

PREGUNTA:

Me quedo inquieto cuando se dice que Jesús nació un 25 de diciembre, cosa que no es cierta.  La Biblia no lo describe así.

RESPUESTA:

Usted tiene toda la razón en decir que la Biblia no dice que Jesús nació el 25 de diciembre; sencillamente, no nos da una fecha para ese célebre día. La realidad es que no sabemos la fecha en que nació Jesús. En aquellos días no tenían un calendario como el nuestro; este fue creado en 1582 (poco después de la muerte de Martín Lutero) por órdenes del Papa Gregorio XIII. Para esa fecha la ciencia había descubierto muchos más detalles sobre la rotación de la tierra alrededor del sol y un día de 24 horas. Así se pudo hacer un calendario mucho más exacto. Antes de esa fecha se usaba en Europa el calendario gregoriano que fue instituido por Julio Cesar 46 años antes del nacimiento de Jesucristo, calendario que no se ajustaba correctamente a los días totales en un año. Además de estos calendarios, existía el calendario judío (para ellos un año puede tener entre 12 y 13 meses). Es curioso notar que el calendario judío data de la supuesta creación del mundo —ellos dicen que fue creado el 7 de octubre del 3,761 a.C. Existe también el calendario chino, que es lunar, con un ciclo de 60 años (en 1911 adoptaron el calendario nuestro). Y también los musulmanes tienen su propio calendario con 12 meses de 30 y 29 días alternados. El año de ellos tiene 354 días. La era Mahometana inicia en el año 622 d.C., el día en que Mahoma salió huyendo de Meca. Como usted podrá reconocer, por los calendarios inexactos de la antigüedad, fijar una fecha exacta para un nacimiento hubiera sido sumamente difícil. La fecha escogida por el Papa Gregorio XIII para celebrar el nacimiento de Jesús tiene una nota interesante (nótese , que no se pretendió nombrar ese día como el día de su nacimiento, mas bien fue para fijar un día en el calendario “cristiano” para celebrar el nacimiento de Jesús). La enciclopedia secular, Webster’s New Universal Enciclopedia, p. 246, nos informa con qué propósito fue escogido ese día: “El haberse escogido esa fecha [el 25 de diciembre] se debió mucho a un deseo misionero de facilitar la conversión de personas de otras religiones, ya que muchos tradicionalmente celebraban festivales en ese período del año” ( el solsticio invernal). En otras palabras, los cristianos querían darle a los paganos un evento que en verdad meritaba celebración. Comprendiendo que el 25 de diciembre no se ha fijado como el día del nacimiento de Jesús, sino para fijar un día en el calendario cristiano para celebrar su nacimiento, esto debe ayudarle a usted, mi buen hermano, a aclarar su concepto.

En cuanto a mí, yo no celebro una “fecha”, celebro a una Persona. El día exacto del nacimiento de Jesús es secundario, pero que nació, y que es el Hijo de Dios, y que vino al mundo para perdonar a los pecadores son verdades que merecen ser grandemente celebradas. Hoy sabemos que esa fecha [25 de diciembre] estaba equivocada, pero por siglos fue la fecha aceptada por la iglesia para el nacimiento de Jesús. En la actualidad los que condenan la celebración de la Navidad apuntan a las fiestas paganas de celtas y germanos que alrededor del 25 de diciembre celebraban el solsticio invernal. Preguntan, ¿cómo es posible que se celebre el nacimiento de Jesús en una fecha de fiesta pagana? ¡Eso es horrible y malo! No, no lo es. Mas bien, en mi opinión, es bueno. ¡Jesús ganó! ¿Quién en Navidad piensa del solsticio celebrado por esas tribus salvajes indoeuropeas? El evangelio tiene el poder para transformar y redimir la sociedad. Hoy se celebra el nacimiento de Jesús por todas partes del mundo cristiano. Admitimos que hay grandes abusos de la Navidad por parte de aquellos que no conocen a Jesucristo, pero al menos están dando fe de que un día Jesús, el Salvador del mundo, nació en Belén. Aunque ellos lo celebren mal, nosotros que le amamos y le aceptamos como Salvador podemos celebrarlo bien, y con gran gozo y júbilo. Sea con lindos programas en la iglesia o con tiempos especiales de la familia alrededor del arbolito, celebremos la incomparable historia de la venida de Dios al mundo. Con gozo unámonos a los ángeles para cantar “¡gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!”

Les Thompson Ministerios LOGOI