Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Lo que creemos los evangélicos

Por Les Thompson

CREEMOS QUE:
I. La Biblia es la palabra inspirada de Dios

  1. Rechazamos la teoría de que la Biblia contiene mitos
    1. Especialmente los venidos de Babilonia y de los Caldeos
    2. Ni aceptamos que los primeros capítulos son meramente reportajes escritos de leyendas venidas por comunicación verbal de generación en generación.
      xx
  2. Del Génesis hasta el Apocalipsis:
    1. Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para la enseñanza, para la reprensión, para la corrección, para la instrucción en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente capacitado para toda buena obra” (2 Ti 3:16-17).
      xx
    2. Porque jamás fue traída la profecía por voluntad humana; al contrario, los hombres hablaron de parte de Dios siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 P 1:21).
      xx
  3. Por tal creencia, aceptamos que La Biblia es
    1. Nuestra única infalible regla de fe y práctica
    2. La que nos da nuestras doctrinas (enseñanzas)
      xx

CREEMOS QUE:
II. Dios es soberano

  1. La Biblia nos revela su gran poder
    1. Daniel 4:35 Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada. El hace según su voluntad con el ejército del cielo y con los habitantes de la tierra. No hay quien detenga su mano ni quien le diga: ‘¿Qué haces?’ Al ver su grandeza nos damos cuenta de nuestra pequeñez e insignificancia.
      xx
    2. Isaías 6:1 revela a Dios “sentado sobre un trono alto y sublime”. Dios es el Gobernador espiritual y moral del mundo.
      xx
    3. En Efesios 1:11 San Pablo nos dice que El es “aquel que realiza todas las cosas conforme al consejo de su voluntad”.
      xx
    4. Salmo 115:3 ¡Nuestro Dios está en los cielos! ¡Ha hecho todo lo que ha querido! Al ver la majestad de la creación nos obliga a exclamar: “¿Qué es el hombre, para que de él te acuerdes; y el hijo de hombre, para que lo visites?” (Sal 8:4).
      xx
      Un Dios débil no nos da confianza.
      El Dios Soberano de la Biblia nos llena de animo.
      xx
  2. Por ser Soberano sabemos que no hace las cosas en vano
    1. Tiene un plan eterno
      Colosenses 1:16-20Porque en él fueron creadas todas las cosas que están en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominios, principados o autoridades. Todo fue creado por medio de él y para él. El antecede a todas las cosas, y en él todas las cosas subsisten.
      xx
      Y además, él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. El es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo él sea preeminente, por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo mismo todas las cosas, tanto sobre la tierra como en los cielos, habiendo hecho la paz mediante la sangre de su cruz.
      xx
  3. En estos textos basamos nuestra DOCTRINA DE LA PREDESTINACIÓN:
    1. Efesios 1:4-6 Asimismo, nos escogió en él desde antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él. En amor nos predestinó por medio de Jesucristo para adopción como hijos suyos, según el beneplácito de su voluntad, para la alabanza de la gloria de su gracia, que nos dio gratuitamente en el Amado.
      • Este es Su plan divino para rescatar al perdido y darles vida eterna
      • Este es su plan para garantizarnos el eventual triunfo de Su Reino.
        xx
  4. Lo que NO es la predestinación:
    1. Esto no es fatalismo (un ciego destino ante el cual uno es totalmente indefenso, llevado por una corriente irresistible). Al contrario, la predestinación es el plan del Dios misericordioso que provee para que un indefenso y condenado pecador pueda encontrar escape eterno.
      xx
    2. Ni tampoco nos quita la predestinación nuestro libre albedrío.
      xx

      La Confesión de Fe de Westminster: 3.1
      Dios desde la eternidad, por el sabio y santo consejo de su voluntad, ordeno libre e inalterablemente todo lo que sucede (Ef 1:11, Ro 11:33, 9:15, 18; He 6:17). Sin embargo, lo hizo de tal manera que Dios ni es el autor del pecado (San 1:13, 17; 1 Jn 1:5), ni hace violencia al libre albedrío de sus criaturas, ni quita la libertad ni contingencia de las causas secundarias, sino mas bien las establece (Hch 2:23; 4:27-28; Mt 17:12; Jn 19:11; Prov 16:33).
      xx
  5. En la Soberanía se afirma el Plan de Salvación
    1. Dice La confesión de Fe de Westminster: 11.C
      Cristo, por su obediencia y muerte, saldó totalmente la deuda de todos aquellos que…son justificados, e hizo una apropiada, real y completa satisfacción a la justicia de su Padre en favor de ellos (Ro 5:8-10,19; 1 Ti 2:5-6; He 10:10, 14; Dan 9:24,26; Is 53:4-6). Sin embargo, por cuanto Cristo fue dado por el Padre a los justificados (Ro 8:32) y su obediencia y satisfacción fueron aceptadas en su lugar (2 Co 5:21; Mt 3:17; Ef 5:2), y ambos gratuitamente (no porque hubiera alguna cosa en ellos), su justificación es solamente de pura gracia (Ro 3:24; Ef 1:7); para que las dos, la exacta justicia y la rica gracia de Dios, puedan ser glorificada en la justificación de los pecadores (Ro 3:26; Ef 2:7).
      xx
  6. En la Soberanía de Dios anclamos la Seguridad eterna del Creyente
    1. Dice La Confesión de Fe de Westminster (12.A):
      Dios se digna conceder a todos aquellos que son justificados en y por su único Hijo Jesucristo, que sean participes de la gracia de adopción (Ef 1:5; Ga 4:4-5): por la cual ellos son contados dentro del numero, y gozan de las libertades y privilegios de los hijos de Dios (Ro 8:17; Jn 1:12), están marcados con su nombre (Jer 14:9; 2 Co 6:18; Ap 3:12), reciben el espíritu de adopción (Ro 4:6); tienen acceso confiadamente al trono de la gracia (Ef 3:12; Ro 5:2); están capacitados para clamar, Abba, Padre (Ga 4:6); son compadecidos (Sal 103:13); protegidos (Prov 14:26); proveídos (Mt 6:30, 32; 1 P 5:7); y corregidos por él como por un Padre (He 12:6); sin embargo, nunca desechados (Lam 3:31); sino sellados para el día de la resurrección (Ef 4:30); heredaran las promesas (He 6:12), como herederos de salvación eterna (1 P 1:3, 4; He 1:14).