Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

La Navidad, experiencia de gozo

Lectura Bíblica: San Lucas 2:8-14
«…porque he aquí os doy nuevas de gran gozo…»

INTRODUCCIÓN
Entre los muchos himnos que cantamos en esta época de Navidad hay uno que se titula «OH, SANTÍSIMO, FELICÍSIMO». ¿Lo recuerda? «¡Oh, santísimo, felicísimo, grato tiempo de Navidad! Al mundo perdido Cristo le ha nacido: ¡Alegría! ¡Alegría, cristiandad!» Este himno refleja una verdad fundamental: la NAVIDAD es una experiencia de gozo. Así lo expresaron los ángeles a los pastores cuando les dijeron: «…he aquí os doy nuevas de gran gozo…» De ese gozo vamos a hablar hoy.

  1. EL MENSAJERO
    Hay personas que afirman que el MENSAJE es siempre más importante que el MENSAJERO. Es cierto, la verdad que como predicadores proclamamos es más importante que nosotros; pero eso no evita nuestra responsabilidad de vivir lo más y mejor que podamos a tono con el mensaje que compartimos.

    1. El ángel: «se les presentó un ángel del Señor…»
      En este caso se trata de un emisario celestial, pero en las Escrituras el concepto de «ángel» se aplica a los ministros del evangelio por ser los vigilantes y los encargados de presentar al pueblo el mensaje de Dios (véase Ap 2:1, 8,12,18).
    2. El encuentro: la expresión «se les presentó» tampoco puede ser ignorada.
      Es un hecho que quienes son mensajeros de Dios tienen que buscar, y acercarse, a las personas a quienes se va a ofrecer el mensaje. La idea del ángel bajando de las alturas al nivel de los hombres es un reto para los predicadores modernos, que muy a menudo no disfrutan de un contacto personal con quienes les escuchan.
    3. La procedencia: «del Señor»: es decir, el ángel venía comisionado directamente de Dios y tenía instrucciones específicas acerca del mensaje que tenía que comunicar.Un gran gozo de la Navidad es el hecho de que hayamos sido «separados» y «enviados» por Dios para encontrarnos con los demás a fin de proclamar el bendito mensaje del advenimiento del Hijo de Dios.
  2. EL MENSAJE
    1. Un mensaje de aliento: «No temáis». Una expresión para romper distancias, atenuar desconfianzas y establecer un medio de comunicación.
    2. Nuevas: La palabra «evangelio» significa exactamente «buenas nuevas», noticia o aviso gratos. El ángel traía la mejor noticia del mundo: la del nacimiento del Hijo de Dios. Esa es, precisamente, la noticia que —como predicadores— nos corresponde comunicar.
    3. De gran gozo: El GOZO de la NAVIDAD es CRISTO, y así se anuncia en el EVANGELIO. Los seres humanos buscamos el gozo en las extravagancias y los excesos; pero el GOZO verdadero de la NAVIDAD es interior. Se trata de la PRESENCIA del SEÑOR JESÚS, venido de los cielos para nuestra salvación.
    4. Para todo el pueblo: Juan 3:16 nos dice que «de tal manera amó Dios al mundo». Jesús no vino para redimir a los que se creen una clase especial, sino que vino «al pueblo», a todos los que nos sabemos perdidos, empobrecidos y sin recursos y que desde el dolor de nuestro pecado confiamos en la salvación. ¡Este es otro gran GOZO de la NAVIDAD: para «el pueblo» es la dádiva de Dios!
    5. Os ha nacido un Salvador: Ese es el MENSAJE de la NAVIDAD, en cinco palabras. Y esa es la fuente del verdadero GOZO NAVIDEÑO. No se dice que JESÚS nació, sino que «ha nacido» para nosotros. En la NAVIDAD la gente se intercambia regalos, pero el regalo supremo es el de DIOS: su HIJO ÚNICO.
  3. LOS QUE RECIBEN EL MENSAJE
    1. Los pastores: Recibieron el mensaje en medio de la rutina diaria de la vida. Dios los interceptó en la hora en que estaban inmersos en sus labores. Son ellos un símbolo de nosotros mismos: el MENSAJE de DIOS llega, no porque estemos especialmente preparados para recibirlo, sino porque le place a DIOS dárnoslo.
    2. El cambio: Inunda DIOS nuestros caminos con el GOZO que SU REVELACIÓN nos concede. Los pastores, en cuanto recibieron el MENSAJE del NACIMIENTO del SALVADOR:
      • Cambiaron su tedio en GOZO.
      • Cambiaron la ruta: pasaron a ver «lo que había sucedido».
      • Empezaron a dar su testimonio: contaban de lo que habían sido partícipes: ¡una verdadera experiencia de gozo único!
      • Convirtieron sus vidas en una alabanza proclamadora: «volvieron …glorificando.v alabando a Dios…».

      ¡Esa es la NAVIDAD; un GOZO que todo lo cambia!

      • Un GOZO que diluye las tristezas…
      • Un GOZO que promueve nuevos caminos…
      • Un GOZO que nos hace portadores de una história única.
      • Un GOZO que nos convierte en gente feliz, que ama a Dios…

CONCLUSIÓN
Recordemos hoy, cuando estamos en los días de NAVIDAD, que el MENSAJE del NACIMIENTO del SALVADOR viene de las alturas y nos es dado en la PALABRA de los ÁNGELES …

Recibamos ese MENSAJE: el mismo es fuente de GOZO, grande e infalible. GOZO que el mundo no puede dar, pero que tampoco puede quitarnos. Porque es un GOZO que nos regala Dios en la persona misma de su Hijo único: nuestro Señor y Salvador Cristo Jesús. «Cristo en mí» llega a ser «la esperanza de gloria». ¡Amén!

AYUDAS HOMILÉTICAS

La palabra GOZO, sin contar sus derivados, ocurre 126 veces en las Escrituras. Siempre que se menciona el GOZO se hace aludiendo al hecho de que el mismo es EXPERIENCIA INTERNA, no sujeta a las fluctuaciones del mundo. El GOZO va por dentro, pero tiene que verse por fuera.

La palabra ángel se deriva del latín «angelus», vocablo que a su vez proviene del griego. En ambas lenguas, añadida la hebrea, un «ángel» es un mensajero o emisario de Dios. Los «ángeles», pues, que se aparecieron a los pastores eran enviados especiales de Dios.

En Lucas 2:18-14 tenemos verdaderamente el primer pasaje bíblico de la proclamación del evangelio. Predicar el evangelio, en efecto, es ANUNCIAR el ADVENIMIENTO de CRISTO como nuestro SEÑOR Y SALVADOR.

La expresión «multitud de las huestes celestiales» es una forma de expresar el PODERÍO SUPREMO de Dios. Expresiones semejantes pueden hallarse en I Reyes 22:19; Salmos 103:20, 21; 148:2 y en varios otros lugares de las Escrituras.

Hay algunos comentaristas que hablan de los pastores como si se tratara de gente de clase inferior; pero, lo cierto es que a través de las Escrituras el oficio del pastor ha sido siempre visto con respeto y significado.

Muy importantes personajes de la nación hebrea fueron pastores: Abel fue pastor de ovejas (Gn 4:2). Pastores de ovejas fueron todos los patriarcas hebreos (Gn 31 :39). Otros pastores famosos fueron: Moisés (Éx 3:1-10), David (1 S 16:11-13), Amós (Am 7:14). Tan digna era considerada esta tarea que David llamó PASTOR al mismo DIOS: Salmo 23. Y Jesús se llamó PASTOR a sí mismo (Jn 10:7-21 ).

Dicen algunos historiadores que el más antiguo sermón de Navidad que se conoce fue predicado por Crisóstomo en Antioquía el 25 de diciembre del año 386. Nosotros creemos que el más antiguo sermón de Navidad predicado —de hecho, el Primero— fue el del ÁNGEL a los PASTORES.

Podrán haber cambiado las costumbres, los métodos y las circunstancias, pero fundamentalmente el MENSAJE es el mismo: ¡OS HA NACIDO HOY EL SALVADOR…”

La experiencia del GOZO es tanto divina como humana. Lea Lucas 15:10 y otros pasajes afines. Nuestro GOZO es recibir a CRISTO. El GOZO de DIOS es que LO RECIBAMOS.