Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

José, el Padre

por César Monge

Tercer lugar del Concurso Literario LOGOI, Diciembre 2008

Aquel día al atardecer, en Nazaret de Galilea, José caminaba presuroso y sin tomar en cuenta que algunas personas al pasar por su lado le saludaban, otros reunidos un poco distantes comentaban del trabajo que realizaba y la buena fama, porque él era justo. Caminaba por las pequeñas calles del pueblo luego que dejara la carpintería; no podía concentrarse en su labor, su mente y su corazón eran golpeados profundamente.

José estaba comprometido para casarse con María, aún no vivían juntos, pero la noticia que recibió era sencillamente fatal: “María esperaba un hijo” y… ¡no era suyo! Él sabía perfectamente la Ley, otro era el padre, se ha quebrantado la promesa formal y la consecuencia debería ser la muerte de ese otro y María1) Deuteronomio 22:23-24. La amaba tanto, no pensaba la posibilidad de que esto pasara aunque él sabía que la Ley era para cumplirla. Él era descendiente directo de grandes personajes en la historia del pueblo judío; Abraham, Judá, Salmón-Rahab, Booz-Rut y hasta el Rey David formaban parte de su linaje. De esta manera, no era un simple conocimiento de la Escritura y la legalidad lo que él tenía, llevaba en su sangre la historia y los propósitos del pueblo hebreo. No obstante, en este momento, todo este conocimiento formaba parte de su inconsciencia porque la tristeza y la decepción  ocupaban su presente.

Llevar una vida justa no era precisamente un seguro contra el infortunio, se sentía profundamente desgraciado. Pensaba en la inmensa bendición que significa tener un hijo, pero el niño que Maria ha concebido no era suyo. Finalmente, en su confusión, llegó a decidir: “no quiero denunciarla públicamente, me separaré en secreto”. Abandonar a María sería lo mejor por cuanto no perdería la vida a causa de la Ley; y cuando la gente se entere, simplemente José abandonó el hogar. Otro niño sin padre no es noticia importante en ningún lugar del mundo ni en ninguna época. Con esta determinación finalizó el día.

Sin embargo, antes de poder conciliar el sueño hizo una oración a Dios pidiendo sabiduría y paz: “Señor omnipotente ten misericordia de mí, que esto no esté sucediendo, que no sea verdad”. Hizo un recuento de sus principios y su fe, no podía obrar de esta manera. En estos momentos influían en José el mundo con la sociedad que al condenar aplastaría su honra; el acusador que esperaba la denuncia, la muerte de María y con ella la muerte del niño; y su propia naturaleza, su orgullo lastimado, su amor frustrado. Quería salir de esto sin ser lastimado, lo menos doloroso posible aún para María que a pesar de todo, la amaba con todo el amor que Dios puso en su corazón para ella.

Tan grande era el dolor y la incertidumbre de José al conciliar el sueño que el Señor envió a un ángel que le habló así: “José, descendiente de David, no tengas miedo de tomar a María por esposa, porque su hijo lo ha concebido por el poder del Espíritu Santo. María tendrá un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Se llamará así porque salvará a su pueblo de sus pecados”. Al despertar ya no había temor, tenía paz y otra era su decisión, aceptar lo que Dios le ha comunicado. Ahora, al poner en orden sus pensamientos, entendía que a Dios no le agrada el abandono de un niño, si esto sucede Él los recoge;2) Salmo 27:10 no podría obrar de la manera en que venía pensando, si era en su honor o gloria, sabía de siempre que esto estaba en manos de Dios3) Salmo 62:7 y no en las suyas.

Este nuevo día al volver José a caminar por el pueblo, su ánimo era diverso, sentía inmensa alegría porque iba a ser padre, su matrimonio seguía en pie y amó más a María. Sobre todo, en estos momentos comprendía las profecías en torno al Salvador, el privilegio de tener la responsabilidad de tener y criar al Hijo de Dios. En su mente veía el cumplimiento de la Escritura en la encarnación y el nacimiento de este Hijo esperado por tantos siglos. Sabía que era el descendiente de la mujer que un día vendría para destruir las obras del mal.4)Génesis 3:15 Las profecías en cuanto al Mesías eran ahora una señal de Dios, esa primera Navidad vendría al mundo a través de la virgen, el Emmanuel.5)Isaías 7:14 El Redentor de Sión 6)Isaías 59:20 y Gobernante de Israel nacería en Belén7)Miqueas 5:2 y le llamaría papá.

A fin de cuentas, ningún padre “natural” es el verdadero padre de ningún hijo. El verdadero y único Padre es el Señor Todopoderoso,8)Isaías 63:16, 64:8; Malaquías 2:10 que da la responsabilidad de criar a sus pequeños obra de sus manos y bendición del mundo. A través de los ojos de José, de su mente y corazón, la Navidad era sinónimo de consolación, alegría, esperanza de salvación. Es así como todo hombre debería ver este acontecimiento y relacionarla con su vida; ¿es tu hijo “natural” el que cuidas? – lo sea o no – es el Señor el que te ha dado esta tarea y un día darás cuenta por él.

Hay un solo Plan de Dios, invariable desde la eternidad y que incluye la Navidad, el nacimiento del Salvador; día de profundo amor demostrado por Dios Padre hacia nosotros sus hijos que creemos en Emmanuel. Pero también está en el Plan de Dios que un hombre pueda gozar de un hijo natural o adoptado, por las circunstancias que fueran ahora te llama “papito” desde lo más hondo de su corazón y con la necesidad más profunda aún de sentir tu amor, ese amor que Dios pone en ti, ese amor que puso en José el cual con sufrimiento y renuncia de sí mismo pudo entender. Aún hay tantos de estos pequeñitos que esperan el cariño de padre, de hogar, de disfrutar el inmenso amor de la Navidad. Quizás el Señor te está dando la oportunidad de cumplir sus planes al ser partícipe de la crianza y cuidado de un hijo. Simplemente Él te llama, si no respondes el privilegio será de otro. José lo sabía, conocía la historia de Ester9)Ester 4:14 y si no aceptaba el honor departicipar en este propósito, Dios con toda seguridad bendeciría a otra persona. Él nos ha escogido para ser padres de “nuestros” hijos.

Después de ese día José ya no volvió a ser el mismo, esperó el cumplimiento del embarazo de María y luego la primera Navidad. Al fin pudo tener en sus brazos a Jesús, fue inmensamente feliz. Como no serlo, hasta los ángeles entonaban alabanzas: “¡Gloria a Dios en las alturas! ¡Paz en la tierra entre los hombres que gozan de su favor!”. Dios quiso que sea Belén el lugar de la Navidad. Simeón y los pastores aumentaban la alegría de José y María porque mencionaban que el niño era el Salvador – “la luz que alumbrará a las naciones”. El momento exigía gozo hasta las lágrimas, José no contenía tan grande emoción, tan grande amor. Amor que recibía, amor que daba.

La vida nunca está libre de sucesos imprevistos, penosos y hasta tristes; gracias a Dios que la fuerza,protección y refugio vienen solamente de Él.10)Salmo 18 José muy pronto tendría que pasar noches en vela para proteger al Niño del peligro de muerte por la persecución de Herodes, sentir temor de las amenazas de Arquelao y saber lo que es angustia cuando se busca a un hijo extraviado. La experiencia de un verdadero padre la tuvo José, los hombres que lo conocían sabían que él era el padre11)Juan 6:42 y siempre estuvo presente cuando Jesús —el niño— necesitó del cuidado humano.

José vio la Salvación, nuestra salvación. Aquella Navidad vio el nacimiento del Hombre Perfecto. Ese amor sigue presente a través de los siglos, uno nunca deja de ser padre para dar siempre amor y nunca deja de ser hijo porque siempre necesitará recibir amor. Para él y para nosotros siempre este acto será Navidad, rebosante de amor incondicional. Al final, el recuerdo y la felicidad de la Navidad alabará al Hijo; la presencia de José tuvo que disminuir hasta ser ignorado para exaltar a Jesús “el camino, la verdad  la vida”.12)Juan 14:6 Sin embargo, por cumplir lo que Dios le encomendó, ahora goza de un lugar especial en la presencia del Hijo.

* Este relato hipotético esta basado en los dos primeros capítulos de los Evangelios de Mateo y Lucas. Todas las referencias se toman de la Biblia en la versión Dios Habla Hoy.

References   [ + ]

1. Deuteronomio 22:23-24
2. Salmo 27:10
3. Salmo 62:7
4. Génesis 3:15
5. Isaías 7:14
6. Isaías 59:20
7. Miqueas 5:2
8. Isaías 63:16, 64:8; Malaquías 2:10
9. Ester 4:14
10. Salmo 18
11. Juan 6:42
12. Juan 14:6