Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

¿Es mi culpa que mi hijo esté enfermo?

Pregunta: ¿Es mi culpa que mi hijo esté enfermo?

Respuesta: Jamás pienses que tú tienes la culpa de los problemas físicos de un ser querido. Una cosa que Satanás utiliza para atacar nuestra fe es hacernos sentir culpables por algo que no podemos controlar. Incluso cuando se trata de nuestro propio pecado, Jesús tomó el castigo, ¡todo el castigo! Si tuviéramos que sufrir por ello una vez más, significaría que lo que Jesús hizo por nosotros no cuenta. No, todos nosotros vivimos nuestras propias vidas y hacemos frente a nuestras propias responsabilidades por nuestros actos. Sin embargo, el dolor de una madre por sus hijos es muy natural y apropiado. Dios mismo usa el ejemplo del amor maternal para mostrarnos su dolor por nosotros (Isaías 66:13). Es por eso que los niños confían en sus padres. Así que, aunque andes en el valle de sombra de muerte por tus hijos, es lo mismo que Dios hace por nosotros cuando sufrimos; ese es otro ejemplo de amor. Pero la enfermedad de tu pequeño no es tu culpa.

Si volvemos al principio, vemos que toda enfermedad viene por la falta de Adán y Eva: fue su pecado el que debilitó nuestros cuerpos naturales, y en la providencia de Dios, unos tienen más enfermedad y sufrimiento que otros. Una vez más, la enfermedad en nosotros los cristianos o en alguien a quien amamos no es un castigo por nuestros pecados personales. ¡Jesús se encargó del castigo por siempre cuando murió en la cruz por nuestros pecados! Eso es parte de ser un miembro de esta raza humana pecadora. En el cielo vemos la respuesta: no hay dolor ni lágrimas, no existe la enfermedad, y no hay pecado de ninguna clase. Pero no hemos llegado allí todavía, así que nos preparamos para vivir con lo que Dios permita, y nos regocijamos de tener un Salvador. Ahora, vive feliz y disfruta de la vida en el nombre de Jesús.

Les Thompson