Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

El Viejo Pascuero, ¿es contradictorio para los cristianos?

PREGUNTA:
Con todo el respeto que se merece, pero no entiendo el por qué se puso el gorro del viejo pascuero…. ¿no es algo contradictorio para nosotros los cristianos? A lo mejor yo soy muy nueva y hay cosas que yo debo aprender. O sea ¿puedo entonces dejar que mis hijos le escriban y que se saquen fotos con el viejo pascuero? Tanto tiempo enseñándoles que el viejo pascuero no existe y que el protagonista de estas fiestas es nuestro Señor Jesucristo… aunque sé que la fecha no es la exacta. Le digo estas cosas porque sé que deben haber algunas personas que piensen así como yo… disculpe, pero la verdad es que me ha sorprendido. Tal vez soy muy débil y hay cosas que me afectan, como dice Romanos 15:1, 1 Corintios 8:9, 1 Corintios 9:22. Yo le escribo no sólo pensando en mi sino en todos aquellos que son débiles como yo empezando por mis hijos pequeños que podrían ver esta página y yo no sabría que decirles.

RESPUESTA:
Me alegro que con tanta sinceridad me expresó su reacción al ver mi foto “con el gorro del viejo pascuero”. Aprecio realmente el esfuerzo suyo al entrenar sus hijos en cuanto al viejo pascuero, y la verdad que el nacimiento de Jesús no fue el 25 de diciembre, y que debemos celebrar en estas fiestas es el glorioso regalo de Dios al mundo al enviarnos al Salvador. Excelente, en verdad la felicito. Ese es nuestro deber como padres cristianos. Ahora, permítame contarle por qué yo con tanta tranquilidad puedo ponerme el gorro del viejo pascuero. Usted tendrá que decidir si acepta mi modo de pensar, o cree que estoy equivocado. En un aspecto yo, como Abraham, Sara, Noé, Enoc, Isaac, y Jacob “soy extranjero y peregrino sobre la tierra” (He 11:13), esperando esa morada permanente que Cristo ha ido a prepararme, donde no hay pecado ni nada abominable. Pero todavía no he llegado a esa patria. Vivo todavía en esta tierra llena de toda clase de inmundicia y desgracia donde tengo que escoger a diario qué vestir, qué comer, y qué hacer —evitando todo aquello que Dios ha dicho en su Palabra que es pecado. Hay muchas cosas en el mundo que son neutrales, que en sí no son pecaminosas, a menos que la convirtamos en pecado por nuestra asociación o nuestro abuso. No siempre escojo lo que otros piensen es lo más apropiado. Pero trato de guiarme por lo dice Pablo en Romanos 14:14: “Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que nada es inmundo en sí mismo; mas para el que piensa que algo es inmundo, para Él lo es“.

Las celebraciones que rodean la Navidad, para su información, en su gran mayoría vienen de nosotros los Protestantes. No vienen de los paganos, ni de la Iglesia Católica. Vienen de los países protestantes y de los mismos protestantes (Alemania, Dinamarca, Holanda, Inglaterra, Estados Unidos), incluso los adornos, los villancicos, las costumbres. No vienen de los ateos, ni de los impíos. Y creo, según nos acaba de decir el apóstol Pablo, que no son inmundas a menos que los convirtamos en inmundas. Si, por supuesto, tienen su parte comercial que puede llegar a ser cosa mala, pero también tienen sus símbolos espirituales (si usted ha leído los artículos que hemos colocado en nuestra página web). Normalmente, los símbolos son buenos.

Si usted leyó los varios artículos sobre Santa Claus (el viejo pascuero), sabrá que ese símbolo viene de la historia, que hubo realmente un “viejo pascuero” y que su nombre fue Nicolás de Mira, y que Él como buen cristiano fue el que nos enseño cómo ser generosos y dar regalos a los pobres y necesitados. Además, en mi libertad como cristiano, me he puesto toda clase de gorros y sombreros. Algunos me han hecho parecer como un gaucho, otros como un indígena, otros como un caballero inglés. Es cierto que cada sombrero simboliza algo, y que cuando me pongo uno, me identifico con lo que la gente asocia con ese gorro o sombrero. Lo que pido de usted es que tenga la bondad de ir a nuestra página (www.logoi.org, al abrirla, encontrará RECURSOS DE NAVIDAD). Con un poquito de paciencia y curiosidad lea los varios relatos. A la vez, no se olvide que son Los Testigos de Jehová los que han levantado todos esos escritos condenando la celebración de la Navidad, porque ellos no creen en Jesús, que Él era en verdad el eterno Hijo de Dios —y no quieren que usted lo crea. Gracias por su carta. Espero haberla respondido con el mismo cariño y sinceridad con la que usted me escribió.

Les Thompson