Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

El llamado de Les Thompson

PREGUNTA:

Dr. Thompson, ¿Cuál es la historia de su llamado?

RESPUESTA:

En 1968 yo fundé esta institución, que hemos llamado LOGOI (palabra griega que quiere decir “palabras”) después de haber trabajado en Cuba unos 8 años (y pedido por el gobierno que me fuera del país a cuenta de mi no conformidad con el gobierno de Fidel Castro), y otros cuatro años en Costa Rica. Fui a Costa Rica —el año fue 1960— para trabajar con una institución de Literatura Cristiana que en aquel entonces se llamaba LEAL (Literatura Evangélica para América Latina). Como coordinador de esa institución tuve que viajar por todo el continente. Cuando visitaba iglesias los domingos, me dio mucha pena escuchar a pastores que no sabían lo que estaban diciendo porque no habían tenido estudios formales de Biblia y Teología. Me di cuenta que el 80 por ciento de pastores no habían tenido la oportunidad de recibir estudios bíblicos formales. En mi corazón se fue formando una preocupación por ellos. En ningún momento pensé que Dios me iba a llamar a hacer ese trabajo, puesto que era músico y periodista, y no teólogo ni profesor. En 1965 hice varios viajes a instituciones amigas de enseñanza bíblica tratando de interesarles en crear programas para estos pastores tan necesitados. No quisieron hacer nada.

Regresé a Costa Rica y poco después renuncié a mi puesto en LEAL. Ahora localizado en Miami con mi familia, inicié una editorial evangélica, publicando materiales para ayudar a pastores y laicos con verdades bíblicas. El primer nombre que usamos fue Publicaciones Juventud y luego, al entrar más en materiales para pastores, cambiamos el nombre a LOGOI.

Mi preocupación por pastores sin enseñanza teológica seguía creciendo. Nuevamente hice otro viaje para hablar con seminarios establecidos, y cada uno me dijo que la idea era interesante, pero que no le pertenecía a ellos hacerlo. Regresé muy desanimado. Recuerdo decirle al Señor: “He hecho todo lo posible, y a nadie le interesa. Quita esa carga de mí.” Pero en mi corazón sentí otra respuesta, como si Dios me estuviera diciendo: “Yo no he llamado a esas organizaciones a hacer ese trabajo, te he llamado a tí. Quiero que tú lo hagas.” De ninguna manera quería yo aceptar esa responsabilidad. No pensé que tenía los dones para hacerlo, ni sentía tener las suficientes capacidades, ni el conocimiento de cómo hacerlo, ya que ese no era mi campo de trabajo. Por unos meses luché contra lo que me pedía Dios, pero El no me dejaba tranquilo.

Un día en 1977 me llegó del sur de Chile una larga carta de una Asociación de Pastores pidiéndome que les fuera a ayudar con un seminario para los pastores de la zona. Hasta el día de hoy no se cómo esa idea se les ocurrió, ni por qué me pidieron a mí ser el maestro. Cuando le enseñé la carta a mi esposa Carolina, ella me dijo: “Ahora Dios te está dando la oportunidad para ver si puedes hacer este trabajo.” Temblando y nervioso me fui a Osorno para encontrar a un grupo de como 125 pastores esperándome en un campamento a las orillas de uno hermoso volcán. ¡Nunca podré olvidar aquella semana! ¡Cómo fluyeron las bendiciones! ¡Qué presente estuvo Dios!

Regresé a Miami persuadido que este era en verdad el llamado de Dios para mi vida, y en lugar de seguir con la editorial, cambiamos el enfoque de nuestra oficina, y todo nuestro ministerio se transformó en servir a los pastores del mundo hispano. Desde ese entonces esa ha sido la misión de LOGOI, y Dios ha mostrado vez tras vez que esta era la voluntad de él para mi vida.

Ahí en breve tiene la historia de mi llamado.

Les Thompson
(1931-2011)

Save