Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

El cuidador del faro

 por Les Thompson

Faro Les Éclaireurs, en el Canal de Beagle

Faro Les Éclaireurs, en el Canal de Beagle

Donde yo vivo, en el soleado sur de la Florida, es difícil pensar cómo se vive en lugares fríos y oscuros.

En la punta de Sudamérica, en la Patagonia (región compartida por Argentina y Chile), el clima es parecido al de Alaska. Sus inviernos son largos y oscuros. Los veranos son cortos, con vientos tan fuertes que la gente tiene que buscar cobijo bajo techo y, si usted sale, tiene que caminar, literalmente, inclinado por la fuerza del viento.

En la parte baja de Chile se encuentra el Canal de Beagle, LOGOl tuvo un grupo de estudio en esa ciudad. Uno de ellos trabajaba en el faro que advierte a los buques de entrada del canal (es tan angosto que sólo puede pasar uno). Su trabajo es mantener encendida la lámpara de gas en la parte superior del faro, sin importar el clima tempestuoso y helado.

En una ocasión, casi pierde su examen a causa de una terrible tormenta. En el día y hora asignados para tomar examen, el coordinador de estudios de LOGOI viajaba hacia la ciudad para reunirse con los estudiantes y dar el examen, el coordinador no volvería hasta dentro de doce semanas. Debido a la tormenta, el coordinador de LOGOl se quedó en la iglesia lo más que pudo, y partió al aeropuerto de Punta Arenas para tomar su vuelo de regreso. Sin embargo, debido a la fuerza de los vientos de la tormenta el avión no pudo despegar.

Cuando el guardián del faro por fin pudo llegar a la iglesia, era demasiado tarde, el coordinador ya había partido para el aeropuerto. El no quería esperar otros tres meses para continuar con sus estudios. ¿Podría ser que el “coordinador” todavía estuviera en el aeropuerto? Luchó contra el viento nuevamente y llegó al aeropuerto y allí estaba el coordinador, ya que su vuelo no había podido partir debido a la tormenta. Para el cuidador del faro, el coordinador no se quedó debido a la tormenta sino por obra de nuestro Señor. Cuando el cuidador del faro se sentó y oró para que el Señor le guiara en su examen, el corazón de nuestro coordinador se llenó de una inmensa alegría al pensar que estaba preparando el cuidador del faro del Canal de Beagle para una doble función: la de prevenir a los barcos de algún peligro y de proclamar a los pecadores el refugio seguro en nuestro Señor Jesús.

¡Qué diligencia, determinación y deseo de estudiar la Palabra de Dios! Que todos nosotros mantengamos nuestras almas brillando para Él.