Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

¿Cuál es tu tormenta?

Un devocional de Steve Brown, de Key Life Network

¿Cuál es tu tormenta? Tal vez sea una lucha contra el cáncer, un matrimonio roto o una pérdida dolorosa. En Mateo 14, los discípulos de Jesús se encontraron en medio de una fuerte tormenta propia, asustados y vulnerables.

Antes de continuar, quiero que noten la razón por la cual los discípulos estaban en una tormenta en primer lugar. Hicieron lo que Jesús les dijo que hicieran. Francamente, eso no me parece correcto. Siempre nos han enseñado que cuando somos fieles, todo saldrá bien. Pero eso es una mentira. A veces, cuando eres fiel, las cosas salen mal.

Si te enfrentas a una tormenta real en este momento y si eres como yo, puede que creas que hiciste algo incorrecto. Y si pudieras hacer algo bien, entonces la tormenta terminaría. La verdad es que tu tormenta podría ser el resultado de haber hecho algo bien.

Ahora, ¿qué pasaron por alto los discípulos durante su tormenta? Es un buen recordatorio para nosotros. Y la ayuda existe.

Guión
Su tormenta tenía un guión. El viento cesó porque había logrado lo que Dios había ordenado. Había una agenda. Había un guión. Y Dios escribió el guión de esa tormenta.

Tu tormenta no es un accidente. Dios lo controla. Él tiene una razón para tu tormenta y, aunque es posible que no sepas la razón en este momento, cuando haya terminado, estará terminada. Cualquiera que sea su tormenta, hay un guión dado por Dios.

Tu tormenta tiene un principio y un final. Está bajo el control total de Dios y realmente puedes confiar en él.

Salvador
Pedro tuvo un problema. Para él, la tormenta era más real que el Salvador. Pedro simplemente no entendió que Jesús era la realidad, no las olas. Por eso, Pedro miró a las olas… en lugar de mirar a Jesús.

Mira a Jesús… no a tu tormenta. ¿Cuál es la realidad? La realidad es que hay un Dios. Él es tu realidad, no tu tormenta. Si mantienes tus ojos en Dios, puedes lidiar con todo lo demás. Los discípulos se olvidaron del Salvador. Asegúrate de no olvidarlo tú.

Solución
Cuando no hay solución, Jesús es la solución. He estado en tormentas sobre las cuales no pude hacer nada. Traté de resolverlas… pero simplemente no sucedió.

A veces confundimos la solución con el problema. Los discípulos hicieron esto cuando confundieron a Jesús con un fantasma. El hecho es que a veces las soluciones vienen envueltas en problemas. Entonces, ¿Qué haces? Si Dios es la realidad y el Salvador, entonces sigues adelante… todo el tiempo confiando en lo que Él está haciendo en tu vida.

Cuando era niño, una vez tuvimos un pájaro que chocó con un árbol. (Ese sí era un pájaro tonto. Las aves deberían ser capaces de lidiar con los árboles.) De todos modos, el pájaro golpeó el árbol, se le rompió un ala y se agitó en el suelo sin poder hacer nada. Traté de levantar el pájaro para ayudarlo, pero él seguía empujándose debajo de los arbustos tratando de alejarse de mí. Yo le seguía diciendo: “Te quiero ayudar… pero sigues huyendo”. Acepta tu tormenta. Puede ser que estar envuelto en tu tormenta sea la solución.

Sermón
Jesús le dijo a Pedro: “Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?” No dijo eso en vano. Jesús acababa de alimentar a 5,000 personas con cinco panes y dos peces. Pedro realmente no debió haber dudado. Pedro debió haberlo sabido, después de haber visto a Jesús realizar un milagro, pero aún tenía sus dudas.

Nosotros también somos así.

¿Recuerdas a Josué 4? Dios detuvo el río Jordán y el pueblo de Dios caminó por el lecho seco del río. Entonces Dios les dijo que tomaran doce piedras y las pusieran en el medio del río y hacia un lado para que la gente pudiera verlas. Más tarde, cuando llegaron sus hijos y preguntaron: “¿Cuál es el significado de estas piedras?” ellos explicaron: “Esas piedras representan el momento en que cruzamos un cauce seco de manera milagrosa porque Dios es el Dios de su pueblo”. Pon tus propias piedras en el medio del Jordán.

Puedo ver a Pedro, años después, yendo a la cruz para ser crucificado al revés por su fe en Cristo. Pedro estaba huyendo de Roma y se encontró con Jesús. Jesús le preguntó: “¿A dónde vas?” Pedro se volvió, recordando lo que Jesús había hecho por él… y luego murió por su fe. Pedro es un buen amigo mío y sé lo que pasó por su mente. Pedro pensó en la fidelidad de Dios en el pasado. Y como conocía al Dios del pasado, podía confiar en el Dios del presente. ¿Dios te ha decepcionado alguna vez? Escribe sus tiempos de fidelidad y recuérdalos. Son las piedras que pones en el medio del Jordán. Y, como Pedro, porque has conocido al Dios del pasado, puedes confiar en el Dios del presente y el Dios del futuro.

Canción
Fuimos creados para adorar, alabar y glorificar a Dios. Ese es nuestro trabajo principal. Esa es la fuente de nuestro significado.
Estamos llamados a cantar… en medio de nuestra tormenta.
Un pájaro no tiene una razón para cantar. Un pájaro canta porque tiene una canción.
Tú también tienes una canción.

Hora de reflexionar
Lee Josué 4 / Salmo 23 / Salmo 139

¿Cuál es tu tormenta? ¿Cuáles son tus piedras? Haz una lista de ejemplos de la fidelidad de Dios en el pasado como un recordatorio en el presente y el futuro. Él fue fiel. Él es fiel. Él será fiel. Realmente puedes confiaren Dios. Tu padre amoroso te abraza, consuela y te ayuda. Y lo ha prometido.