Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

¿Cómo puedo seguir influyendo en mi familia, firme en Cristo?

PREGUNTA:

¿Cómo puedo seguir influyendo en mi familia, firme en cristo, si la mayoría es cristiana desde niños, bautizados, pero sin compromiso? A veces siento que me apago y me son tan indiferentes que no quiero ni verlos. Pero luego me doy cuenta que es sólo Dios con su amor en mí que me hace seguir. Pero es muy complicado, ayúdeme. Quiero ayudarlos.

RESPUESTA:

No me queda claro tu rol dentro de la familia. Por tus palabras, sientes el peso de la condición espiritual de tu familia. Tu lucha tiene dos aspectos, por una parte está tu estabilidad espiritual y por otro la de tu familia. De la primera dependerá tu ayuda a la familia. “Yo soy la vid (Cristo), vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en Él. Éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5).

Es bueno recordar que estamos en una cultura que algunos han llamado pos-cristiana, por lo que muchos creyentes están siendo arrastrados hacia una apatía espiritual. Por tu información pareciera que el resto de la familia son cristianos nominales, tienen el nombre de cristianos porque participan en una iglesia desde pequeños, pero no han experimentado un cambio interno (nuevo nacimiento — Juan 3), para ellos el problema no es de conocimiento sino de vida. O tal vez, siendo renacido, están en una condición de apatía, de falsa comodidad. En cualquiera de los dos casos, mientras tú tengas estos sentimientos, tu familia tiene posibilidades, y tú eres la esperanza para ellos.

Dios te ha puesto allí porque Su amor sobrepasa tu amor hacia ellos. Uno puede afectar al resto y ese uno eres tú. Recuerda estas palabras: —Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Hechos 16:31 —Porque ¿qué sabes tú, oh mujer, si quizá harás salvo a tu marido? 1Co 7:16

¿Qué hacer? Te aconsejo lo siguiente:

  1. Cuida tu testimonio, “para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas“, (1Pedro 3:1)
  2. Evita estarlos sermoneando en cada ocasión, pon el énfasis en tu ejemplo.
  3. No descuides los medios de gracia (oración, comunión con los hermanos, lectura de la Biblia, la Santa Cena), porque a través de ellos Dios fortalecerá tu vida para ser un fiel testigo suyo.
  4. Separa un momento del día, y en quietud lee la Biblia (puedes hacer un plan de lectura).
  5. Ora por tu familia (puedes hacer una lista de peticiones, esto sirve para ir evaluando las respuestas de Dios)
  6. Comparte con algún hermano de tu iglesia que sea maduro en la fe esta situación y pide un compromiso de oración, a la vez tú puedes orar por él, para ser mutuo apoyo.

Por último quiero decirte que comprendo tus sentimientos. Esto sucede porque amamos, y cuando amamos nos hacemos vulnerables al sufrimiento, pero este sufrimiento tiene su consuelo en Dios. Lo peor sería la apatía, la indiferencia. Y la solución también la encontramos en Él: más David se fortaleció en Jehová su Dios. (1 Samuel 30:6)

Bendiciones

Pastor Guillermo Ossandon P.