Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Cómo memorizar la Biblia

PREGUNTA:
Quiero saber cómo poder memorizar la palabra en mi mente y que nunca se me olvide pues no se me hace fácil. Además, tengo con frecuencia sueños y visiones. ¿Es esto normal?

RESPUESTA:
En cuanto a la memorización de textos bíblicos, lo más práctico es copiar varios textos preferidos en unas pequeñas tarjetas, y durante el día ir repitiéndolos. Se prepara un texto para cada tarjeta. En un lado se pone el texto, al otro lado la referencia. Pronto, solo al ver la referencia se acuerda del texto, y visa versa. Algunas personas pegan los textos que quieren aprender en un lugar donde se ven. Cada vez que pasan por el lugar repiten el texto. Una palabra de consejo: lo importante no es aprender un montón de textos de memoria, es comprender el sentido de esos textos —ahí está el valor. En cuanto a sus sueños y visiones, no le preste mucho caso. Es normal soñar… es una función de la mente y todos soñamos. A veces esos sueños nos parecen tan reales que creemos hemos tenido una visión. Para un cristiano lo importante no es lo que uno sueña (tenemos sueños buenos y malos y algunos hasta pecaminosos). Por tanto, no son confiables. Hoy día Dios nos habla por medio de Su Santa Palabra, y no por sueños. En la antigüedad, cuando no había una Biblia, Dios necesariamente se comunicaba a hombres santos por medio de sueños y visiones, pero una vez que se completó la Biblia, ese medio de comunicación desminuyó casi por completo. Lo importante no es lo que uno sueña, y la interpretación espiritual que se le dé. Lo que necesitamos hacer es buscar lo que dice la Biblia y seguir esas palabras inspiradas, puesto que una mala interpretación de un sueño nos puede llevar al error y causar mucho daño. Como ejemplo, abra su Biblia a Daniel 2, y nótese con especialidad los versículos 16-19 y reconocerá lo difícil que es interpretar un sueño. Cualquiera puede soñar, pero si hay alguna interpretación real en esos sueños, solo Dios lo puede revelar. Nótese como Daniel pidió a sus compañeros que orasen por él, ya que era cuestión de vida o muerte. Gracias a Dios que hoy tenemos Su Palabra y no necesitamos ni sueños ni visiones para saber la voluntad de Dios y encontrar guía para nuestras vidas.

Les Thompson