Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Cómo adorar a Dios en estos tiempos

PREGUNTA:

Quisiera que me envíe un tema respecto a Liturgia Cristiana ya que la gran mayoría de los hermanos me preguntan y quieren saber cómo adorar a Dios porque en estos últimos tiempos la mayoría de las iglesias se están convirtiendo en iglesias liberales y alaban a Dios como ellos quieren y no hay temor a Dios. No hay orden en la iglesias.

RESPUESTA:

Aquí le envío, hermano, el material más apropiado que conozco. No es nada moderno, ni mucho menos liberal. Es el material más preciado por la iglesia de la Reforma Protestante del siglo 16. Lo que llamamos, el Catecismo (enseñanzas) de la Confesión de los padres que se reunieron en la Iglesia de Westminster a mediados del siglo 17 para discutir cómo conducir a la iglesia bíblicamente. Al leerlo usted se dará cuenta que lo que escudriñan es lo que dice la Biblia acerca del tema. Por eso cada asunto tiene sus textos de la Biblia. No le dicen al pastor cómo introducir estos elementos (eso siempre queda a la creatividad del pastor), pero sí le indican por la misma Biblia lo que es y significa la adoración correcta y bíblica.

Usted tiene razón al criticar mucho del ritualismo en que han entrado muchas iglesias hoy en día, mucho de lo cual no tiene base bíblica alguna. Hoy en muchas iglesias todo lo que se hace es cantar, por una interpretación equivocada de lo que es la adoración, no dándose cuenta de que se adora a Dios por nuestra actitud, en nuestro corazón, por nuestra obediencia, y por los medios de la canción, de la lectura de la Biblia, y de la predicación de su Palabra. Hoy día hay muy poca predicación, cuando en años pasados era la parte más importante de un servicio. Las oraciones en sí casi todas son por enfermos, como qué si Dios solo controlara un hospital, y no por el alcance del evangelio y la causa general del evangelio, el gobierno, el país, la ciudad (vecinos inconversos, parientes inconversos, los jóvenes de la iglesia, los ancianos, y los obreros). Lea con cuidado cada parte aquí mencionada, ya que esto le dará las bases bíblicas.

Abajo le dará unas breves pautas, pero ahora vea lo que dice la Biblia en cuanto a las cosas que nos ocupan en un culto: CAPITULO 21: DE LA ADORACIÓN RELIGIOSA Y DEL DÍA DE REPOSO

  1. La luz de la naturaleza muestra que hay un Dios que tiene señorío y soberanía, sobre todo; es bueno y hace bien a todos; y que, por tanto, debe ser temido, amado, alabado, invocado, creído, y servido, con todo el alma, con todo el corazón y con todas las fuerzas.
    1. Pero el modo aceptable de adorar al verdadero Dios es instituido por Él mismo, y está tan limitado por su propia voluntad revelada, que no se debe adorar a Dios conforme a las imaginaciones e invenciones de los hombres o a las sugerencias de Satanás, bajo ninguna representación visible o en ningún otro modo no prescrito en las Santas Escrituras.
      xx
      Romanos 1:20; Hechos 17:24; Salmos 119:68; Jeremías 10:7; Salmos 31:23; 18:3;
      Romanos 10:12; Salmos 62:8; Josué 24:14; Marcos 12:33.
      Deuteronomio 12:32; 4:15-20; Mateo 15:9; 4:9,10; Hechos 17:25; Éxodo 20:4-6; Colosenses 2:23.
      xx
  2. La adoración religiosa ha de darse a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y a Él solamente;
    1. no a los ángeles, ni a los santos, ni a ninguna otra criatura;
    2. y desde la caída, no sin algún Mediador; ni por la mediación de ningún otro, sino solamente de Cristo. Juan 5:24; 2 Corintios 13:14; Mateo 4:10.
      Colosenses 2:18; Apocalipsis 19:10; Romanos 1:25.
      Juan 14:6; 1 Timoteo 2:5; Efesios 2:18; Colosenses 3:17.
      xx
  3. Siendo la oración como acción de gracias una parte especial de la adoración religiosa,
    1. la exige Dios de todos los hombres, Filipenses 4:6.
    2.  y para que pueda ser aceptada debe hacerse en el nombre del Hijo, Salmos 65:2.
    3. con la ayuda del Espíritu, Juan 14:13,14; 1 Pedro 2:5.
    4. conforme a su voluntad, Romanos 8:26.
    5. con entendimiento, reverencia, humildad, fervor, fe, amor y perseverancia;1 Juan 5:14.
    6. y si se hace oralmente, en una lengua conocida. Salmos 47:7; Eclesiastés 5:1,2; Hebreos 12:28; Génesis 18:27; Santiago 5:16; 1:6,7; Efesios 6:18; Marcos 11:24; Mateo 6:12, 14,15; Colosenses 4:21; Corintios 14:14.
      xx
  4. La oración ha de hacerse por cosas lícitas,
    1. y a favor de toda clase de hombres que ahora viven, o que vivirán después; 1 Juan 5:14.
    2. pero no de los muertos; 1 Timoteo 2:1,2; Juan 17:20; 2 Samuel 7:29; Rut 4:12.
    3. ni de aquellos de quienes se pueda saber que hayan cometido el pecado de muerte.  2 Samuel 12:21-23; Lucas 16:25,26; Apocalipsis 14:13; 1 Juan 5:16.
      xx
  5. La lectura de las Escrituras con temor reverencial;
    1. la sólida predicación, Hechos 15:21; Apocalipsis 1:3.
    2.  y el escuchar conscientemente la palabra, en obediencia a Dios, con entendimiento, fe y reverencia; 2 Timoteo 4:2.
    3.  el cantar salmos con gracia en el corazón; Santiago 1:22; Hechos 10:33; Hebreos 4:2; Mateo 13:19; Isaías 66:2.
    4. y también la debida administración y la recepción digna de los sacramentos instituidos por Cristo; todas estas cosas son parte de la adoración religiosa ordinaria a Dios; Colosenses 3:16; Efesios 5:19; Santiago 5:13.
    5. y además, los juramentos religiosos, Mateo 28:19; Hechos 2:42; 1 Corintios 11:23-29.
    6. los votos, Deuteronomio 6:13; Nehemías 10:29.
    7. los ayunos solemnes, Eclesiastés 5:4,5; Isaías 19:21.
    8.  y las acciones de gracias en ocasiones especiales, Joel 2:12; Mateo 9:15; 1 Corintios 7:5; Ester 4:16.
    9. han de usarse, en sus tiempos respectivos, de una manera santa y religiosa, Salmos 107; Ester 9:22; Hebreos 12:28.
      xx
  6. Ahora bajo el Evangelio, ni la oración ni ninguna otra parte de la adoración religiosa están limitados a un lugar, ni son más aceptables por el lugar en que se realizan, o hacia el cual se dirigen;
    1. sino que Dios ha de ser adorado en todas partes, Juan 4:21.
    2. en espíritu y en verdad; Malaquías 1:11; 1 Timoteo 2:8.
    3. tanto en lo privado en las en las familias, Juan 4:23,24.
    4. diariamente, Jeremías 10:25; Deuteronomio 6:6,7; Job 1:5; 2 Samuel 6:18-20; 1 Pedro 3:7; Hechos 10:2.
    5.  en secreto cada uno por sí mismo; Mateo 6:11
    6. así como de una manera más solemne en las reuniones públicas, las cuales no han de descuidarse ni abandonarse voluntariamente o por negligencia, cuando Dios por su palabra y providencia nos llama a ellas, Mateo 6:6; Efesios 6:18. 7. Isaías 56:6,7; Hebreos 10:25; Proverbios 1:20, 21,24; 8:34; Hechos 13:42; Lucas 4:16; Hechos 2:42.
      xx
  7. Así como es la ley de la naturaleza que en lo general una proporción debida de tiempo se dedique a la adoración de Dios; así en su palabra, por un mandamiento positivo, moral y perpetuo que obliga a todos los hombres en todos los tiempos, Dios ha señalado particularmente un día de cada siete, para que sea guardado como un reposo santo para Él;
    1. el cual, desde el principio del mundo hasta la resurrección de Cristo, fue el último día de la semana; y desde la resurrección de Cristo fue cambiado el primer día de la semana, Éxodo 20:8, 10,11; Isaías 56:2,4,6,7.
    2. al que se le llama en las Escrituras día del Señor, Génesis 2:2,3; 1 Corintios 16:1,2; Hechos 20:7.
    3. y debe ser perpetuado hasta el fin del mundo como el día de reposo cristiano, Apocalipsis 1:10; Éxodo 20:8,10; Mateo 5:17,18.
      xx
  8. Sugiero que para esta parte lea el capítulo 4 de mi libro, Los Diez Mandamientos. https://logoi.org/es/resource/los-diez-mandamientos/  Este día de reposo se guarda santo para el Señor, cuando los hombres después de la debida preparación de su corazón y arreglados con anticipación todos sus asuntos ordinarios, no solamente guardan un santo descanso durante todo el día de sus propias labores, palabras y pensamientos acerca de sus empleos y diversiones mundanales;
    1. sino que también dedican todo el tiempo al ejercicio de la adoración pública y privada, y en los deberes de caridad y de misericordia, Éxodo 20:8; 16:23,25,26,29,30; 31:15-17; Isaías 58:13; Nehemías 13:15,19,21,22; Isaías 58:13; Mateo 12:1-13

AHORA: MIS PAUTAS:

  1. Se comienza el servicio con la lectura de unos textos breves apuntando a la grandeza de Dios.
  2. Se sigue con una oración, pidiendo particularmente las bendiciones de Dios sobre el servicio y todo lo que se ha de hacer en Su nombre.
  3. Se introducen unos cantos (no es bueno que se repita una canción más de 3 veces, puesto que pierde su sentido, y puede llevar a lo que la Biblia llama; ‘repeticiones vanas’).
  4. Se hacen los anuncios (no permitiendo que absorben todo el tiempo).
  5. Se tienen dos lecturas bíblicas: una del Antiguo Testamento, otra del Nuevo (pasajes que apunten hace el mensaje que se dará).
  6. Otros himnos que celebran la gloriosa persona de Dios: pueden ser por parte de la congregación, o alguno coro, o himno especial
  7. La ofrenda (una vez cada mes, el primer domingo, se celebra la Santa Cena).
  8. Otro himno congregacional
  9. Lectura del pasaje en que se centra el sermón
  10. El Sermón
  11. Himno final
  12. La Bendición sobre el pueblo pronunciada por el pastor. Este es un bosquejo general, el cual se debe variar ocasionalmente, y siempre tratar de mantener vivo y vibrante y nunca cansón.

Les Thompson