Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Calvinismo amigable

por Wilbur Madera

La discusión entre arminianos y calvinistas es una controversia teológica clásica. Los calvinistas tienden a defender la soberanía absoluta de Dios en la salvación, en tanto que los arminianos, la responsabilidad humana. En su dedicada labor de defender sus posturas, ambos dejan de escuchar la preocupación principal del oponente. Pienso que si nos escucháramos más, podríamos entendernos mejor e inclusive, aprender los unos de los otros.

Soy calvinista sin remordimientos. Estoy convencido que es el sistema teológico que mejor resume la enseñanza de la Escritura. Creo, también, que tenemos mucho que ofrecer a nuestros hermanos con quienes discrepamos en ciertos asuntos teológicos. Sin embargo, me incomoda la furia anti-arminiana que percibo en algunos de mis compañeros de postura. Su celo por la soberanía de Dios en la salvación los lleva —consciente o inconscientemente— a casi anular la responsabilidad humana que la Escritura enseña con tanta claridad. El calvinismo que comunican parece más bien fatalismo o determinismo ‘cristiano’, en el que las decisiones y acciones del hombre son irrelevantes o sin peso alguno. Esto, por supuesto, lleva a los arminianos a concluir que los calvinistas implicamos que el hombre no puede ser responsable de sus decisiones porque la soberanía absoluta de Dios las cancela.

Quisiera sugerir que si los calvinistas presentáramos nuestra postura enfatizando, con igual celo, el lado de la responsabilidad humana, los arminianos estarían dispuestos a escuchar las doctrinas de la gracia con mayor apertura. Notarían que los calvinistas no estamos diciendo que la soberanía absoluta de Dios cancela la responsabilidad humana, sino que las dos son realidades espirituales que suceden misteriosamente de manera simultánea y que ambas son enseñadas en las Escrituras. Lo que estoy proponiendo es que en nuestra comunicación presentemos un calvinismo amigable al oído arminiano.

Cómo ser un calvinista amigable
Me gustaría sugerir dos pasos básicos para ser un calvinista amigable. El primero tiene que ver con nuestros conceptos teológicos y el segundo, con nuestra comunicación teológica.

1. Aprender a vivir con el Misterio
Deuteronomio 29:29 nos aclara que Dios no nos reveló todas las cosas. Hay cosas secretas que pertenecen sólo a Él. Pero sí nos reveló lo que, de acuerdo con su voluntad, se requiere para que nosotros y nuestros hijos podamos tener una relación con Él. Entonces, debemos estudiar y enseñar todas aquellas cosas reveladas, sabiendo que llegaremos hasta cierto punto que no podremos sobrepasar porque Dios decidió dejarnos misterios sin explicar.

Uno de esos misterios es cómo confluyen la soberanía absoluta de Dios y la responsabilidad humana. No ocuparemos espacio aquí para demostrar estas dos verdades bíblicas, pues hasta donde se, ningún calvinista o arminiano niegan su autenticidad. Los problemas comienzan cuando al explicar la dinámica de la salvación se elige entre una o la otra, llegando a verlas como mutuamente excluyentes. Los calvinistas enfatizamos la soberanía de Dios casi anulando la autenticidad de la decisión humana. Los arminianos, por su parte, exaltan la decisión humana menoscabando la soberanía de Dios.

Lo que debemos notar es que Dios nos reveló tanto su soberanía absoluta como la responsabilidad humana, pero dejó en misterio la manera en la que estas verdades no son mutuamente excluyentes sino perfectamente complementarias.

La Confesión de Fe de Westminster, documento respetado por la mayoría de los calvinistas, describe el alcance de la soberanía de Dios de esta manera: “Dios desde la eternidad, por el sabio y santo consejo de su voluntad, ordenó libre e inalterablemente todo lo que sucede. Sin embargo, lo hizo de tal manera, que Dios ni es autor del pecado, ni hace violencia al libre albedrío de sus criaturas, ni quita la libertad ni contingencia de las causas secundarias, sino más bien las establece” (CFW 3.1 ).

En este inciso podemos ver presente el misterio de la confluencia de la soberanía de Dios y la responsabilidad humana. Dios ha establecido inalterablemente todo lo que sucede según su voluntad (soberanía) y al mismo a tiempo, no es el autor del pecado, las criaturas no son sus títeres y las causas secundarias no son aparentes sino reales (responsabilidad).

La misma Confesión de Fe de Westminster vuelve a establecer, más adelante, la realidad de las causas secundarias, tales como la decisión humana: “Aunque con respecto a la presencia y decreto de Dios, quien es la primera causa, todas las cosas sucederán inmutable e infaliblemente, sin embargo, por la misma providencia las ha ordenado de tal manera que sucederán conforme a la naturaleza de las causas secundarias, sea necesaria, libre o contingentemente”. (CFW 5.2).

Lo decretado por Dios sucederá inmutable e infaliblemente, pero al mismo tiempo, ese decreto al tocar “carne y sangre” se cumple de acuerdo con la naturaleza de las causas secundarias. Es decir, que las causas secundarias (la oración, el evangelismo, las decisiones, etc.) no son causas aparentes o ficticias, sino que fungen como causas reales de las cosas que suceden. Por ende, nadie puede culpar a Dios de sus decisiones, palabras o acciones personales. El ser humano, como causa secundaria, es causa real de lo que piensa, dice y hace. Es decir, es responsable delante de Dios y los demás.

Los teólogos de Westminster sabían que Dios es total y absolutamente soberano, que no hay átomo, molécula, organismo, evento, historia, voluntad o cosa alguna que escape a su decreto eterno. Pero al mismo tiempo, su estudio de la Biblia no les permitía ignorar la realidad y eficacia de las causas secundarias. Por eso plasmaron ambas enseñanzas en la confesión, siguiendo la pauta del misterio bíblico.

Los escritores de la Biblia aprendieron a vivir cómodamente con el misterio. Por eso no es extraño que hablaran confiadamente tanto de la soberanía como de la responsabilidad humana en el mismo contexto. Por ejemplo, el Apóstol Pablo dice a los Filipenses: “Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Fil 2:12b-13). Esta exhortación a la responsabilidad humana se fundamental en la obra soberana de Dios sobre la voluntad del hombre. En la mente del apóstol no hay conflicto entre estas dos verdades bíblicas. También, del mismo apóstol, tenemos la enseñanza más clara sobre la elección y predestinación soberana de parte de Dios (Ef 1:3-13; Ro 9:6-24) y por otro lado, la enseñanza más clara de nuestra responsabilidad de compartir el evangelio porque es “poder de Dios para Salvación a todo aquel que cree” (Ro 1:16) y el ofrecimiento genuino y real de la salvación a todo aquel que invocare el nombre del Señor (Ro 10:8-13).

Los calvinistas estamos en peligro de enfatizar desmedidamente la soberanía a expensas de la responsabilidad humana. Esto nos volvería títeres de Dios y seríamos víctimas del fatalismo. Por otro lado, los arminianos corren el peligro de poner la voluntad humana por encima de la divina. Esto haría de Dios un ser al que podemos manipular, controlar y resistir. Cualquiera de estos excesos nos estaría llevando fuera de la enseñanza Bíblica. J.I. Packer lo resume así:

Entonces, aquí tenemos dos peligros opuestos. Cada uno es el resultado de una visión parcial de la verdad, la cual significa una ceguera espiritual. Cada peligro revela una falla de enfrentarse directamente con la antinomia bíblica de la responsabilidad humana y la soberanía de Dios. Ambos peligros se unen para advertirnos del riesgo de colocar estas verdades una contra otra o de permitir en nuestras mentes que una obscurezca a la otra. Ambos peligros se unen para advertirnos del error de ir de un extremo al otro del péndulo. Si hiciéramos esto, nuestro postrer estado vendría a ser peor que el primero. Entonces, ¿Qué debemos hacer? Dirigir nuestro curso por el camino angosto que evita ambos extremos. Pero ¿Qué significa hacer esto? Significa que debemos asegurarnos de que creemos en ambas doctrinas con todo nuestro ser y de mantener continuamente ambas doctrinas delante de nosotros para que guíen y gobiernen nuestras vidas.1)Packer, J.I. “El Evangelismo y La Soberanía de Dios”, pp. 16-17

Como dice Packer, si no tomamos las precauciones necesarias acabaremos con ceguera espiritual al no reconocer la fuerza y realidad de cada una de estas verdades bíblicas. Por eso, debemos aprender a vivir con el misterio. Aunque no entendamos completamente cómo van de la mano estas dos verdades, debemos aplicar ambas a nuestras vidas. A veces, será necesario enfatizar la soberanía de Dios, pero nunca olvidando la realidad de la responsabilidad humana. En otras ocasiones, tendremos que enfatizar la responsabilidad humana, pero siempre dentro del marco de la soberanía de Dios. Esta tensión dinámica no nos dejará estar quietos, sino teniendo siempre una relación vibrante con nuestro Dios.

2. Enfatizar simultáneamente en nuestra enseñanza la soberanía de Dios y la responsabilidad humana
Habiendo comprendido la enseñanza bíblica sobre la soberanía de Dios y la responsabilidad humana, debemos ahora pensar en maneras creativas, pero bíblicas, de comunicarnos con los oponentes a la postura calvinista. Para poder ser calvinistas amigables es necesario enfatizar, simultáneamente, en nuestra comunicación del calvinismo tanto la soberanía de Dios como la responsabilidad humana. Esto logrará que los arminianos renuentes estén más dispuestos a prestar oído al otro lado de la moneda que no han tomado en cuenta. Al mismo tiempo, nos dará la oportunidad de explicar los textos “difíciles” para los calvinistas sin necesidad de hacer malabares teológicos con tal de que encajen en el sistema reformado.

Cuando hablemos de la depravación total o incapacidad total humana (soberanía), digamos también que aunque el hombre sin Cristo no puede buscar ni optar por Dios, sigue siendo responsable y culpable de rechazarlo (responsabilidad).

Cuando hablemos de la elección incondicional o elección por gracia (soberanía) hablemos con la misma fuerza de que la Biblia dice que la gente se condena porque no creen en el Hijo (responsabilidad). Es decir, que nadie le podrá echar la culpa de su condenación a Dios, aunque Él es quien elige y sólo los elegidos serán salvos.

Cuando hablemos de la propiciación limitada o sacrificio eficaz (soberanía), digamos también que el evangelio es ofrecido genuinamente a todo aquel que cree. No habrá nadie que en verdad quiera ser salvado por Cristo que no vaya a estar en el cielo. Cristo murió por su Iglesia, sus ovejas. La muerte de Cristo cumplió su propósito, salvó en verdad a las generaciones que creyeron, creen y creerán (responsabilidad). El “todo aquel que cree” no es un ofrecimiento ficticio o aparente, sino real y verdadero.

Cuando hablemos de la gracia irresistible (soberanía), hablemos al mismo tiempo de que nuestra respuesta al evangelio es una respuesta por la que daremos cuenta. Es decir, que seremos responsables por creer o rechazar la gracia de Dios ofrecida en el evangelio.

Cuando hablemos de la perseverancia de los Santos o la seguridad de los elegidos (soberanía), enfaticemos el hecho de que los verdaderos creyentes demuestran su salvación por medio de sus obras y su perseverancia. Que no puede alguien pensar que es verdaderamente salvo, si vive perdidamente. Que los que profesan tener fe deben hacer caso a las advertencias bíblicas en contra de la apostasía y el endurecimiento del corazón, pues pueden ser vulnerables a los engaños del pecado (responsabilidad).

Sé que para algunos calvinistas estas propuestas se oyen un poco extrañas. Pareciera estarse proponiendo que se aceptara una contradicción lógica. De ninguna manera esa es la propuesta. Lo que se sugiere es que abracemos el misterio bíblico de la confluencia de la soberanía de Dios y la responsabilidad humana y que ambas verdades bíblicas se vean reflejadas evidentemente en nuestras vidas y nuestra enseñanza.

Avanzaremos mucho en nuestras conversaciones con los arminianos si exponemos clara y completamente la postura calvinista que no sólo toma en serio la soberanía de Dios, sino también la responsabilidad humana, actuando en confluencia en cada momento, evento y decisión de la raza humana.

Conclusión
No cabe duda de que los calvinistas y los arminianos tienen puntos de partida diferentes, inclusive opuestos. También es cierto que hay puntos irreconciliables entre ambas posturas. No obstante, existen énfasis básicos que tiene cada postura que podrían ayudar a sus oponentes a ser conscientes de realidades bíblicas que están pasando por alto por concentrarse en defender sus énfasis particulares. La preocupación principal de los calvinistas, la soberanía de Dios es muy válida, y muy bíblica. La preocupación principal de los arminianos, la responsabilidad humana, es muy válida, y muy bíblica. Como dice J. I. Packer: “El hombre es un agente moral responsable, aunque también es una criatura controlada por Dios; el hombre es divinamente controlado, aunque es también un agente moral responsable. La soberanía de Dios es una realidad y también la responsabilidad humana lo es”.2)Ibid. p.10 Ser conscientes de estas dos realidades bíblicas, aunque sea un misterio para nosotros como funcionan juntas, nos ayudará a tener una comunicación eficaz de las doctrinas de la gracia para ser calvinistas amigables.

 

References   [ + ]

1. Packer, J.I. “El Evangelismo y La Soberanía de Dios”, pp. 16-17
2. Ibid. p.10