Comienza

Regístrese

Regístrate hoy Hágase miembro y acceda nuestro recurso

Ingresar

¿Eres miembro? Ingrese para acceder su cuenta

Ayudando a las madres a ser buenas madres


Por: T.T. Crabtree

TEXTO: “Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; y su marido también la alaba” (Pr 31:28).

LECTURA BÍBLICA: Proverbios 31:26-31

INTRODUCCIÓN: Es perfectamente adecuado que la Biblia contenga una descripción clásica de la mujer de valor que es también una buena madre.

El escritor, o coleccionador, de los Proverbios preservados en las Sagradas Escrituras cierra este tremendo libro con una magnífica descripción de la buena esposa que es una gran mujer y una muy buena madre.

Estas palabras posiblemente salieron de los labios de la madre de un rey al darle indicaciones sobre cómo debía ser su futura esposa (Pr 31:1). Es natural que la madre de un rey se preocupe por la esposa que tendrá su hijo.

La buena esposa que también es una buena madre es una de las posesiones más preciosas a que el hombre puede aspirar (v 10). La mujer descrita en este pasaje se ha hecho digna de las alabanzas tanto de su hijo como de su marido.

Es fácil ponerse un poco sentimental en el día de la madre, pero resultaría más provechoso para nosotros si fuéramos positivos y constructivos tratando de ayudar a las madres a ser mejores madres.

Las señoras no deberían ofenderse si alguien dijera que no es una gran hazaña simplemente el dar a luz a una criatura. La gran hazaña que merece alabanzas es aquella en que la madre se toma en una buena madre y provee para su hijo la guía y educación que necesita para llegar a la madurez y a la independencia.

LA GRAN MUJER, LA BUENA MADRE, HACE ALGO MAS QUE DAR A LUZ

  1. Aquí se la describe como digna de confianza (v 11). La buena madre es aquella de quien se puede depender. Es de confianza y responsable. Su marido puede poner su confianza en ella. Sus hijos la conocen como alguien a quien pueden recurrir y de quien pueden depender.
    xx
  2. Se la describe como una mujer bondadosa (v 12). El matrimonio se ve aquí como una sociedad en la cual cada socio procura hacer una contribución positiva hacia el bien de su compañera o compañero y de los hijos.La buena madre es buena para su marido y buena para sus hijos. Para ella la palabra amor significa dar. También significa ayudar.
    xx
  3. Se la describe aquí como a una mujer industriosa (v 31). Resulta significativo que en la era pre-cristiana el sabio describa a la buena mujer y buena madre no como una completamente dedicada y confinada a las cuatro paredes de la casa (vv 16,18,24). Se la describe como alguien que trabaja de sol a sol (v 27).
    xx
  4. Se la describe como alguien que tiene una buena imagen de sí misma (v 25). La psicología moderna ha puesto énfasis sobre el hecho de que a fin de ser feliz en la vida uno debe tener una buena imagen de sí mismo. La mujer que se siente a sí misma de poco valor no será capaz de relacionarse en forma positiva y constructiva con otros. La buena mujer se describe en este gran capítulo de Proverbios como alguien que posee una buena opinión de sí misma, “fuerza y honor son su vestidura; y se ríe de lo porvenir” (v 25).
    (xx)
    El doctor James Dobson ha escrito un espléndido libro titulado What Wives Wish Their Husbands Knew About Women (Lo que las esposas quisieran que sus maridos supieran acerca de las mujeres). En este libro el doctor Dobson declara, basándose en su experiencia de consejero a través de muchos cuestionarios, que “una pobre opinión de sí misma aparece siempre en los problemas más difíciles de las mujeres en el mundo moderno”. Nos dice que este problema ha sido creado por una serie de factores diferentes sobre los cuales las mujeres no tienen control. El concepto actual sobre el matrimonio, la maternidad, y los niños han contribuido a este sentimiento de inferioridad. Otro de los factores es el hecho de que la mujer es considerada como un objeto de adorno. Es decir, se pone énfasis en la belleza física. El sistema moderno de educación prepara a las jóvenes no para la maternidad sino para una carrera en el mundo secular. Hay muchos factores que se combinan para que la madre moderna tenga una pobre opinión de su papel como tal.A fin de evitar este peligro, la mujer moderna debe evaluarse a sí misma correctamente y necesita ser reconocida y apreciada por su esposo.
    .
  5. Aquí se la describe como una mujer compasiva (v 20).
    1. Es compasiva o bondadosa para con su marido.
    2. Es compasiva y benigna con sus hijos.
    3. Tiene una actitud compasiva que va más allá del círculo familiar y se preocupa de los pobres y menesterosos.
    4. Usa su lenguaje en forma constructiva (v 26). El libro de Proverbios tiene mucho que decir sobre el uso de la lengua. La lengua puede ser usada como un cuchillo para destruir.  La lengua puede usarse para animar y alegrar como las notas de una trompeta que llevan a la acción. Una buena madre puede ser alguien que continuamente anime a sus hijos cuando tienen que hacer frente a las tensiones del crecimiento hacia la madurez, en un mundo difícil y peligroso.

AYUDANDO A LAS MADRES A SER MEJORES MADRES

  1. La esposa debe comenzar por ayudarse a sí misma para ser una buena madre.
    1. Asegúrate de que realmente eres una buena dádiva de Dios para tu esposo. Dijo: “El que halla esposa halla el bien, y alcanza la benevolencia de Jehová” (Pr 18:22). Lo que Dios nos da es siempre bueno. Dios quiere ayudarte a que seas uno de sus mejores dones para tu esposo, el padre de tus hijos. Solamente tú puedes hacer que en realidad seas el mejor don que Dios ha dado a tu marido.
      xx
    2. Sé el verdadero don de Dios para tus hijos. Tus hijos necesitan que la persona a quien llaman madre sea algo más que un origen biológico de su presencia en este mundo. El que tú te consideres algo menos que un don de Dios para tus hijos, y a tus hijos como algo menos que un don de Dios para ti, es dar ocasión a gran daño emocional para ellos.Cada hijo tiene el derecho de ser deseado, aceptado, y apreciado. Tú puedes comenzar el proceso de transformarte en una buena y maravillosa madre si aceptas a tu hijo como un don de Dios confiado a tu cuidado por el mismo Señor, y si te haces la firme determinación de que en todo momento tú serás el buen don de Dios para tu hijo.
      xx
    3. El esposo tiene mucho que contribuir para ayudar a su esposa a llegar a ser una madre ideal.
      1. Acepta a tu esposa como un precioso don de parte de Dios. Tú elegiste a tu esposa para ser tu compañera y la madre de tus hijos. Ella necesita tu ayuda, tu respaldo, tu estímulo, tu compañerismo. Acéptala y trátala como el don de Dios para tu corazón y para tu vida.
      2. Ama a tu esposa como Cristo amó a la Iglesia, en forma tan sacrificada que estuvo dispuesto a ir a la cruz por ella (Ef 5:25-27). Si bien es el amor romántico lo que atrae a un hombre y a una mujer y los conduce al matrimonio, debe también existir el deseo de sacrificarse uno por el otro si es que han de ser los padres buenos que sus hijos necesitan y merecen.
      3. Ama a tu esposa como a tu propio cuerpo (Ef 5:28-33). El concepto bíblico del matrimonio es la relación de dos formando una sola persona como una unidad perfecta. El marido y la esposa se ven como la unión de dos personalidades en una sola persona completa. Pablo declara que nadie aborreció jamás a su propia carne sino que la sustenta y la cuida. Y aun así el hombre debe amar a su esposa que es la madre de sus hijos.
      4. Trata a tu esposa con reverencia, respeto, y cortesía (1 P 3:7). Pedro declara que un hombre es responsable ante Dios por la forma en que se relaciona con su esposa. Si la maltrata destruirá su comunión con Dios y sus oraciones no serán contestadas. El apóstol declara que un hombre es responsable de ayudar a su esposa a ser una buena esposa y una buena madre.
      5. Sé agradecido con tu esposa (v 28). Tenemos una opinión saludable y positiva de nosotros mismos cuando vemos respeto en los ojos de otros y oímos palabras de aprecio de sus labios. De acuerdo con el Dr. Dobson, la esposa del mundo moderno tiene necesidad apremiante de que su esposo contribuya en su bienestar emocional.
      6. Ora por tu esposa. Ella necesita tu ayuda, como también la ayuda del Señor. Llévala ante el trono de Dios para que él la ayuda en todos sus problemas y necesidades.
        xx
    4. Los hijos deben contribuir a que su madre sea una buena madre.
      1. Deben ser atentos con sus madres. Trátala con la debida consideración. No seas grosero con ella. No des por sentado que allí está ella para servirte en todo.
      2. Que tu madre pueda estar orgullosa y agradecida por tener un hijo como tú. Cuídate de conducirte en forma tal que no la avergüence.
      3. Muéstrate agradecido por tu madre. No seas remiso en expresar tu aprecio a tu madre y alabarla por las muchas cosas que hace para que tu vida tenga un significado y un propósito.
      4. Sé de ayuda a tu madre. Ella tiene muchas responsabilidades y deberes, y tú puedes ayudarla haciendo todo lo que puedas para cuidar de ti mismo y de tus cosas.

CONCLUSIÓN. 

Dios desea ayudar a las madres a ser mejores madres. Jesucristo vino para ser el Salvador de las madres porque ellas también necesitan la salvación como el resto de nosotros.Si tú eres joven, necesitas a Cristo en tu corazón si has de ser una buena esposa y una buena madre de los hijos que un día el Señor te mande.

Si ya eres madre y no tienes a Cristo en tu corazón, permíteme rogarte que lo invites a entrar en tu vida hoy mismo. El quiere ser tu Salvador, tu Maestro, y tu Ayudador.Puedes estar segura de que cualesquiera sean tus problemas y cualesquiera sean tus necesidades, Jesucristo quiere ayudarte y a la vez ayudar a tus hijos por medio de ti. Elige hoy el vivir con la ayuda de él y a la vez cooperar con él para el bien tuyo y el de tu familia.