El discipulado y la iglesia local

Cuando escuchamos la palabra discipulado, solemos pensar en alguien que lleva a otro al Salvador y luego toma al nuevo creyente bajo su protección para enseñarle las doctrinas fundamentales de la fe cristiana. Su objetivo es llevarle a una buena iglesia, una traducción de la Biblia precisa y legible, y cierto sentido de una vida piadosa y cristiana: lectura de las Escrituras, oración, confesión de pecados y testimonio a los demás.

Ahora bien, no todo el mundo puede crear a largo plazo un programa de enseñanza para otro en la vida cristiana. Para esto necesitamos la iglesia, el cuerpo de Cristo. Pero podemos proporcionar al nuevo creyente algunas verdades esenciales sobre las cuales edificar mientras encuentran la iglesia adecuada para ellos. Deben saber que Dios los ama y nunca los abandonará (Romanos 8:31-39; Hebreos 13:5), el Espíritu Santo vive en ellos, los une a Cristo y a otros creyentes y les da poder para la vida cristiana (Romanos 8:1-30; Efesios 1:13-14; 1 Corintios 12:1-14), y que deben participar regularmente en una iglesia local (Hebreos 10:25).

El discipulado adecuado requiere una iglesia local saludable, y una iglesia local saludable sabe cómo discipular. Para ayudarte a pensar en los retos de crecer nuevos creyentes, y diseñar y desarrollar un buen programa de discipulado para la iglesia, Ministerios LOGOI ofrece un curso en línea de 8 semanas sobre el discipulado personal basado en la enseñanza de la Asociación Evangelística Billy Graham. (OFERTA ESPECIAL: Este curso se ofrecerá sin costo hasta el 31 de diciembre de 2020)

Cada curso de LOGOI incluye el libro de texto, la guía de estudio y el examen.