Predica como tú mismo… y no como otro

Cuando pensamos en predicar, algunos de nosotros sentimos que podríamos hacer un mejor trabajo. Otros pensamos que predicamos bien, ¡pero objetivamente, aparentemente no lo hacemos! Realmente, todos podemos—y debemos—mejorar. Pero, debemos mejorar sin convertirnos en alguien diferente cuando predicamos. Sin dudas, podemos ver a los predicadores en la televisión, o escuchar a los ministros en las iglesias locales más concurridas para tratar de aprender de ellos. Pero, no queremos copiarlos, o convertirnos en ellos. Nuestra meta es predicar la Palabra de Dios como nosotros mismos. Logramos esto aprendiendo conceptos, principios y métodos que podemos aplicar con nuestro propio esfuerzo.

El que Dios alcance a otros a través de nuestra propia personalidad, conocimiento y experiencia únicos nos da una razón por la cual no debemos confiar en sermones o bosquejos de otras personas como fuente principal de nuestros sermones. Sí, podemos aprender de la manera en que otros predicadores y maestros manejan un pasaje y así obtener ideas o inspiración de ellos. Sin embargo, los mejores sermones vienen cuando hacemos nuestra propia tarea, armamos nuestro propio bosquejo y predicamos de la Palabra de Dios, con convicciones propias (fruto de nuestro estudio y caminar con Dios), a medida que el Espíritu Santo nos capacita y obra en los corazones de nuestra audiencia.

Lograr este tipo de predicación requiere un proceso que comienza con el estudio de la Palabra y concluye con la comunicación del mensaje el domingo. El curso FLET Predicación bíblica (basado en el libro esencial, Predicación bíblica por Haddon Robinson) lo ayudará a hacerlo al enseñarle lo siguiente, y más:

• Cómo descubrir la “gran idea” o proposición principal del pasaje bíblico que pretendes predicar

• Cuáles son las tres preguntas clave que nos ayudarán a predicar de manera clara, precisa, persuasiva y así cambiar vidas

• ¿Cómo llevamos un mensaje desde las páginas de las Escrituras al manuscrito de un sermón, sin perder el significado que los autores bíblicos comunicaron en la Biblia?

El curso de predicación FLET de ocho semanas nos puede enseñar cómo preparar y presentar un sermón bíblico que, si se aplica, cambiará la vida de nuestros oyentes. Cada curso de LOGOI incluye el libro de texto, la guía de estudio y el examen. Puedes ver el curso aquí.

Por cierto, no tienes que trabajar como predicador o pastor para beneficiarte de este curso. Cualquiera que participe en algún tipo de discurso público aprenderá mucho del libro de Robinson y de este curso.