junio 2018

Es el Día del Padre y, por supuesto, estoy pensando en mi papá. Aunque estoy muy contento de que mis cromosomas hereditarios estén llenos de su ADN, la idea de recibir un carro de lujo o alguna otra herencia financiera de mi padre misionero nunca me vino a la mente.