diciembre 2014

La Navidad nos hace recordar el gran regalo de salvación que Jesús compró a nuestro favor. El pagó el precio de su propia vida a fin de comprar nuestra redención y garantizarnos vida eterna. El prometió “de cierto, de cierto os digo: el que cree en Mí tiene vida eterna” (Juan 6:47).